fbnoscript
26 de marzo de 2020

San Isidro: violencia de género y aislamiento obligatorio

Por Corresponsal
Azul de San Isidro

En el marco de una pandemia, la cual tiene como medida principal una cuarentena que se estima que se extienda hasta el 13 de abril, hay una profundización de la violencia que sufrimos las mujeres, creciendo un 30% en estos días las denuncias al 144, donde cabe destacar las condiciones de precarización en la cual se encuentran las mujeres que atienden en dicha línea y el vaciamiento por parte del Estado sin brindar las herramientas necesarias para poder atender las denuncias pertinentes. 

Bajo este contexto, el Estado consideró, como medida más “eficaz”, aumentar la atención de la línea 144, que brindan tres medios para que la mujer pueda denunciar. Estos son: vía llamada, WhatsApp, correo electrónico y pusieron a disposición los centros con los cuales trabaja la línea mediante una página web. Entendemos que estas medidas son limitadas en varios aspectos, uno de ellos es que se da por sentado que la mujer puede acceder a esos recursos, sin contemplar cuestiones económicas o que el propio agresor la pueda dejar incomunicada, por otro lado en el hipotético caso de que pueda acceder y realizar la denuncia nos encontramos con que la situación puede tornarse aún más violenta y nada garantiza que el accionar sea inmediato para resguardar a la víctima y por otro lado no se brindan los recursos necesarios para que pueda irse del sitio donde se encuentra y en el caso donde hay menores de por medio se dificulta aún más, en un escenario donde las fuerzas represivas tiene camino libre para su accionar, pidiendo documento a cualquier hora del día y hasta llevándose gente detenida. 

Cómo actúa el municipio ante esta problemática 

El municipio de San Isidro es uno de los municipios en que el presupuesto asignado a atender las problemáticas de las mujeres es nulo. 

Cuenta con 3 casas de la mujer (dos ubicadas en Beccar y la otra en Boulogne, de las cuales se desconoce el presupuesto invertido), líneas colapsadas e incluso sin profesionales capacitados para poder brindar el asesoramiento correspondiente, dado que no cuentan con las herramientas necesarias. Esto se agrava en el marco de una cuarentena donde las casas de la mujer permanecerán cerradas, brindando únicamente asistencia telefónica o vía mail y una reunión en caso de que sea considerado un caso “urgente”.

Por otro lado, en el ámbito judicial no se brindó información alguna sobre qué puede suceder con el avance de causas, estado de perimetrales, entre otro tipo de información. Lo único que se informó es que habrá una colaboración entre el juzgado de turno con los ministerios de Justicia y Derechos Humanos y el de las Mujeres, Género y Diversidad Sexual y por otro lado que el único juzgado que permanecerá abierto es el “juzgado de familia Nº 4”. 

Siendo el único juzgado de guardia tratará las causas de los que permanecerán cerrados, generando un colapso tanto por las causas ya en trámite como las que recibe mediante los tres números telefónicos que brinda para que puedas comunicarte vía WhatsApp en caso de que “no puedas comunicarte con la línea 144 “. No solamente se generará un colapso en la atención, si no que desconocemos si aquel que esté en la guardia en ese momento estará capacitado para brindar y asesorar correctamente a la víctima y qué medidas se llevarán a cabo para proceder con las denuncias en curso y entrantes. 

Está claro que las medidas a tomar por parte del municipio en una cuarentena y con las cifras crecientes de casos de violencia, generan más intranquilidad e incertidumbre a las víctimas para poder tomar cualquier medida. Exigimos: 

•    mayor presupuesto para casas refugios y centros integrales de la mujer en condiciones
•    pase a planta permanente para las trabajadoras de la línea 144
•    salario igual a la canasta básica familiar para todas las mujeres trabajadoras
•    un consejo autónomo de la mujer para gestionar las decisiones políticas por parte de las organizaciones de mujeres

 

Compartir

No cars.

Comentarios