fbnoscript
29 de marzo de 2020

Doble femicidio en Lanús: justicia por Cristina y Ada

El pasado miércoles 25 de marzo, en la localidad de Monte Chingolo, Lanús, Cristina Beatriz Iglesias (40 años) y su hija Ada (7 años) fueron reportadas desaparecidas, su hermano Fernando Iglesias realizó la denuncia pública en redes sociales y en la justicia. El sábado 28 por la noche fueron encontradas asesinadas.

Cristina vivía, junto a su hija, en la casa de su pareja Abel Romero, lugar donde luego de su desaparición fueron encontradas pertenencias de una de las víctimas, además de todo un cuarto desordenado, lo que conducía coloca a Romero como el principal sospechoso, habiendo sido visto por última vez el jueves 26 saliendo de la casa.

La noche del 27, luego de las insistencias de la familia para rastrearlo, fue arrestado en la localidad de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown, confesando, el día posterior, haber sido el autor de ambos femicidios.

La responsabilidad del Estado

La hija mayor de Cristina, Dolores, informa haber hecho la denuncia en la comisaria el día 26 por la noche, pero fue por completa desoída, le dijeron que "espere, a ver si aparecía” (Infobae 27/03).

La desestimación de las denuncias por violencia de género, o desaparición de mujeres, es una práctica que se repite sistemáticamente por parte de la policía en todo el país, dejando a las mujeres absolutamente desamparadas. Estamos en presencia de un régimen que sentencia a las mujeres a hacerle frente a un panorama de violencia general, donde el Estado, en sus distintos niveles, continúa garantizando la reproducción de la violencia de género, debido a su carácter de clase, donde las mujeres no cuentan con los medios suficientes para poder distanciarse de estas situaciones y donde las autoridades descartan las denuncias de las mismas.

 

Se trata del quinto y sexto femicidio efectuados desde que se decretó la cuarentena obligatoria y el subsecuente despliegue masivo de las fuerzas de seguridad en las calles, con lo que se pone de manifiesto que su presencia no es impedimento para que se expanda la violencia hacia las mujeres. Es urgente frenar la ola de femicidios que recorre el país.

Reclamamos la redirección de todos los recursos necesarios para que haya viviendas y refugios destinados a mujeres en situación de riesgo, algo que el Estado no hace, dejando a las potenciales víctimas desguarnecidas.

Desde el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero acompañamos y nos ponemos a disposición de los familiares y amigos de Cristina y Ada en el reclamo para que se haga justicia por ambas. Reclamamos la investigación y el castigo de los responsables del hecho, así como del personal policial implicado en la desestimación de la primera denuncia. Ni una menos. Justicia por Cristina y Ada.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios