fbnoscript
22 de mayo de 2020

Mendoza: dos posiciones en Ni Una Menos ante el 3J

Se realizó la primera asamblea virtual del espacio Ni Una Menos de Mendoza, el miércoles 20/5. Desde el Plenario de Trabajadoras, llevamos nuestra propuesta de salir a las calles con barbijo y distanciamiento social. Que usemos barbijo no significa que nos callemos, porque miles de mujeres, infancias y jóvenes, en este contexto, están obligades a convivir con el golpeador o el abusador sin ningún tipo de protección por parte de los gobiernos, más que una línea telefónica de denuncia.

Planteamos que, obligadas a convivir con el violento, el número de mujeres en situación de violencia crece notablemente en las barriadas donde la mujer bajo esta situación no tiene donde ir.

A esto algunas voceras de organizaciones ligadas al gobierno nacional respondieron que "es responsabilidad de cada persona respetar la cuarentena, que sería una irresponsabilidad convocar a marchar por el riesgo al contagio, que no tendría visibilidad por la poca circulación social, que los medios nos colocarían negativamente, que el gobierno tomó las medidas necesarias para garantizar la cuarentena, etc., etc.”. Solo plantean reducir las acciones al ámbito virtual, una acción repetitiva que no frenó las estadísticas ni logró respuestas materiales concretas de los gobiernos.

Solo desde el Plenario de Trabajadoras, junto con Pan y Rosas, defendimos una acción callejera con las medidas de protección correspondientes. Sorprende la actitud de parálisis del MST y de seguimiento de los planteos derrotistas de las organizaciones de mujeres ligadas al peronismo, que rechazaron salir a las calles.

Que no se imponga el miedo y la parálisis

En la asamblea se informó que las madres de las víctimas de femicidio están decididas a salir a las calles a marchar el 3J a las 12 del mediodía, reclamando al Estado responsable por ni una menos.

Esto fue rechazado en la asamblea virtual por organizaciones de mujeres ligadas al gobierno nacional, favoreciendo así al gobierno radical de la provincia. Incluso se llegó al extremo egoísta y de aparato de debatir si las madres podían usar o no la bandera de Ni Una Menos.

El amplísimo movimiento de “NiUnaMenos” ¿tiene propietarias? Si así lo fuera, ¿puede quedar en manos de quienes en la peor situación nos someten al miedo y la parálisis, cuando sabemos que nuestra mayor fuerza está en que juntas y en las calles nos hacemos escuchar?

Solo pueden quedarse en la casa en una jornada así quienes están muy cómodas o tienen condiciones para hacerlo. La empatía y solidaridad características de un movimiento de mujeres callejero, que se autoorganizó ante la desidia del Estado en garantizar las expulsiones de los violentos del hogar, por ejemplo, tiene que expresarse en un momento de crisis mundial que empeoró las condiciones de vida de las mujeres y disidencias.

No quiten la responsabilidad del Estado sobre esta situación

Las medidas del gobierno para garantizar la cuarentena y erradicar el virus son insuficientes y llegan tarde (IFE, los comedores se multiplican sin asistencia de elementos básicos para sostenerlos por parte del gobierno, despidos, suspensiones, etc.). Nos están haciendo pagar la crisis, lo sabemos.

Necesitamos salir con mayor fuerza a reclamar el subsidio de $30.000 para las desocupadas y precarizadas, para todas las mujeres en situación de violencia desocupadas, vivienda y un plan de creación de casas refugios cada 20 mil habitantes.

De salir a las calles bajo cuarentena para reclamar las condiciones mínimas para poder cumplirla, hay una larga data que quizás por seguir a los medios masivos de comunicación, desconocen.

Las mujeres precarizadas de la salud salieron a las calles primero, organizando asambleas en los hospitales denunciando que el gobierno no paga salarios, las pibas y pibes de las APP salieron en todo el país a reclamar contra la precariedad laboral, las piqueteras están en las calles por el reclamo de comida, organizando comedores y asambleas barriales. #SinComidaNoHayCuarentena.

La lucha de las mujeres y diversidad no está en cuarentena

Más que nunca, independientes del gobierno, este 3 de junio recordamos que la principal característica del movimiento de mujeres en nuestro país es que es callejero, que es la forma de hacernos escuchar y que así podemos ganar todos nuestros derechos postergados, basándonos en el no pago a la deuda, para así, priorizar nuestras necesidades y no los intereses del capital financiero. #LaDeudaEsConNosotras #QueLaCrisisLaPaguenLosCapitalistas #NiUnaMenos

 

 

Compartir