fbnoscript
2 de junio de 2020

Córdoba: el FIT presentó un paquete de proyectos en vísperas del NiUnaMenos

En el marco de la convocatoria a la jornada de lucha que tendrá lugar este 3 de junio por un nuevo aniversario del #NiUnaMenos, el Frente de Izquierda mediante la legisladora Soledad Díaz García, presentó un serie de proyectos para que se garantice la Educación Sexual Integral (ESI), la gratuidad de los productos de gestión menstrual y la democratización de un Consejo Autónomo de las mujeres.

Al respecto, es necesario un presupuesto estatal destinado a garantizar la gratuidad de los productos de gestión menstrual como toallitas, tampones y la copa menstrual, con distribución en establecimientos de salud, educativos y clubes. De esta manera, se dará una solución al elevado costo de estos productos que afecta particularmente a las mujeres e identidades diversas que engrosan los índices de desocupación, informalidad laboral y pobreza. Asimismo, el uso de materiales inadecuados para contener el sangrado, la ausencia de educación sexual y de servicios esenciales en zonas de vulnerabilidad, redunda en el aumento de infecciones de todo tipo. Esta situación se agrava frente a la crisis social que deja la pandemia.

Del mismo modo, la falta de acceso a la información científica es una parte central del problema y por ello también se planteó la implementación efectiva de la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos. La educación sexual separada de preceptos morales, oscurantistas o religiosos compone una herramienta esencial para combatir la violencia de género y los abusos sexuales. En el marco de la pandemia y el confinamiento social obligatorio resulta una tarea indispensable y el Estado debe garantizarla.

No obstante, la impostura del nuevo Ministerio de la Mujer -que no ha levantado la voz ni destinado un solo peso a erradicar la violencia de género, mientras millones van al pago de la deuda ilegitima y usuraria- revela la necesidad de crear un Consejo Autónomo con presupuesto propio, electo y revocable por las mujeres y es por eso que este proyecto completa el paquete presentado en la Legislatura y por el que impulsamos la movilización hasta conquistarlo.

A cinco años de aquel primer #NiUnaMenos, el movimiento de mujeres y disidencias volverá a tomar las calles, porque nuestras luchas no están en cuarentena. La deuda es con nosotres, no con el FMI.

 

En esta nota:

Compartir