fbnoscript
3 de junio de 2020

¿Ni Una Menos? Confirman que ninguno de los violadores de la "Manada de Chubut" irá a la cárcel

El fiscal consideró "desahogo sexual" la violación colectiva perpetrada por hijos del poder.

La violación colectiva perpetrada en 2012 por la “Manada de Chubut”, un grupo de seis hijos de políticos y empresarios importantes, fue denunciada pública y penalmente en 2019. A pesar de que los hechos fueron avalados por 60 testigos, los agresores Joaquín Pérez, Ezequiel Quintana, Leandro del Villar, Luciano Mallemaci, Robertino Viglione y Tomás Soriano, gozan de una total impunidad.

El caso volvió a cobrar notoriedad en los medios de comunicación con la noticia de que, a horas de 3 de junio y de un nuevo aniversario del Ni Una Menos, fue dictado un nuevo sobreseimiento. De los seis imputados, uno de ellos ya había sido sobreseído, mientras que a los otros cuatro les ha sido rebajada la calificación del delito de modo tal que ninguno irá preso.

Al respecto, el fiscal Fernando Rivarola declaró que la violación colectiva “es un accionar doloso de desahogo sexual”. Con esta repudiable afirmación, naturaliza la violación y las relaciones de opresión y dominación que sufren las mujeres bajo este régimen social. Ya en el pasado, este fiscal había considerado “razonable” la ausencia de uno de los imputados por estar administrando su empresa en Miami. Esa es la justicia para los hijos del poder.

El caso de la Manada es una demostración más de la responsabilidad del Estado en la situación que sufrimos las mujeres. Chubut es la cuarta provincia con más femicidios a nivel nacional. Durante la cuarentena las denuncias por violencia de género aumentaron un 30%. Las propias fuerzas de seguridad han protagonizado casos de abuso y tortura contra mujeres, que han sido denunciados sin que se aparte a ningún efectivo de sus cargos.

A las vejaciones policiales y los fallos de impunidad se suma la escasez de los refugios para mujeres violentadas. A su vez, el cuadro se completa con los reclamos de las docentes, trabajadoras de la salud y demás estatales por el pago de los salarios atrasados, de las textiles de Sedamil, de las trabajadoras de la pesca y de los medios de comunicación en defensa de los puestos de trabajo, contra la precarización laboral y las rebajas salariales.

Este 3 de junio en Chubut alcemos la voz en las calles y en las redes. Nos sobran las razones.  Vamos por la condena efectiva a los hijos del poder y por la investigación de todos los abusos denunciados contra efectivos policiales. Por presupuesto y casas refugio; por ESI laica en todos los niveles educativos; por el aborto legal y la separación de las iglesias del Estado. Por el triunfo de todos las luchas de las trabajadoras y por la entrega de alimentos y kits de higiene en los barrios.

¡Ni una Menos! El Estado es responsable.

 

Compartir