03/12/1998 | 610

Día internacional de lucha contra la violencia hacia la mujer

La mayoría de los talleres del XIII° Encuentro de la Mujer, en el Chaco, se pronunciaron por actos en todas las plazas públicas el día 25 de Noviembre, en todas las pro­vincias y ciudades del país, para organizar el día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer.


En Rosario, en Tucumán, en Chaco, en Córdoba, en Caleta Oli­va, en Mercedes, en La Plata, se hicieron actos, con importantes agrupamientos y radios abiertas. El Plenario Autoconvocado de Mujeres Trabajadoras fue parte y convocante activa.


En Buenos Aires realizamos un acto a las 17.30 en la Puerta de la Facultad de Sociales, una tri­buna para las luchadoras antes del festival en Plaza Houssay, con otras organizaciones, donde participaron unas 70 compañe­ras de las barriadas y frentes obreros del Gran Buenos Aires. Hubo adhesiones, del Castex, de listas sindicales opositoras, de docentes. Hablaron las compañe­ras del Hospital de Clínicas, de la juventud secundaria, de la Coo­perativa del Moreno, de los Pla­nes Trabajar, de la Comisión de Desocupados de Aguila, contra el ataque a sus condiciones de vida y de trabajo, resaltando la necesi­dad de romper con los partidos patronales, de romper el aislamiento y de confiar en nuestras propias fuerzas. Cerró el acto la compañera Nora Biaggio, dirigente de la Lista Rosa de Docen­tes, planteando que en medio de esta miseria social, económica y política, hay una salida: La orga­nización independiente del movi­miento de la mujer, que junto a los trabajadores ocupados y des­ocupados, y la juventud, constru­ya un partido de la clase obrera y las masas explotadas, para aca­bar con el régimen y sus partidos, con la opresión, la discriminación y la explotación capitalistas. Luego nos encolumnamos al fes­tival.


En Plaza Houssay, se presen­taron conjuntos de rock, lecturas de poemas y diálogos, y teatralizaciones, como la de las compañeras desocupadas que cortan las rutas en Matanza, sufren violencia fa­miliar en sus hogares y cómo se organizan para defenderse. Se de­nunció el “espionaje aeronáuti­co” a las periodistas de Clarín que escribieron sobre el derecho al aborto, por parte de los organis­mos de seguridad y de las escu­chas ilegales contra el Movimien­to de Mujeres en Lucha (MML), Amas de Casa del País y el Movi­miento de Mujeres Agropecua­rias.


La compañera Dora Colodesky pidió la palabra para denunciar que se negó el derecho al aborto en los últimos 4 meses, a una menor, deficiente mental, embarazada por violación. Tres ítems por los que la legislación vigente autoriza el aborto. La menor abortó naturalmente, pasado ya el cuarto mes de embarazo, mientras la justicia dejaba correr la injusticia, en tér­minos ilegales y las jefaturas mé­dicas del Santojanni pateaban el problema para adelante. Dora lla­mó a las mujeres a movilizarse por hacer cumplir los mínimos dere­chos que concede la ley vigente y a extender la organización y la mo­vilización por la despenalización y legalización del aborto.


La compañera Mónica, de la Comisión de Desocupados Inde­pendientes Teresa Rodríguez de Varela, pidió la palabra para de­nunciar la violencia institucional de la Gendarmería y el gobierno provincial, que no vaciló nunca en reprimir los cortes de ruta en re­clamo a la continuidad de los Pla­nes Trabajar, reprimiendo feroz­mente a mujeres y niños, como el lunes y martes previos al acto; que en su organización han com­prendido que es inútil golpear las puertas de radicales, frepasistas, duhaldistas y menemistas, y de la Iglesia de Quilmes; tanto por su defensa física, como por el dere­cho al seguro al desocupado de 500 pesos, negado una y otra vez; que sólo por la movilización y or­ganización independiente, han conseguido 840 planes Trabajar y su prórroga cada 6 meses durante dos años, cortando la ruta; que ese miércoles estaban acampan­do en La Plata, reclamando a Duhalde la efectivización en la Mu­nicipalidad; que la única salida es la organización independiente y de lucha para llevar nuestras rei­vindicaciones a la victoria y para coordinar las luchas.


Estas dos oradoras, fuera de programa, fueron unánimemente aplaudidas.


El previo acuerdo consensua­do de terminar el festival con una marcha no fue anunciado por los micrófonos. Así, más de doscien­tas mujeres presentes se fueron dispersando sin ser convocadas para concretarla. A esa hora los movimientos por los derechos hu­manos, y Madres de Plaza de Mayo, en el Obelisco, reclamaban por el juicio y castigo a Pinochet y a Massera.


Desde Jujuy y Neuquén a Va­rela y Capital en las luchas de docentes y no docentes y jóvenes universitarios, jubilados contra Alderete, en la defensa de los hos­pitales públicos estatales, contra los crímenes impunes, las mujeres engrosaron las movilizaciones y extendieron las luchas. Por eso el 25 fue jornada nacional de movili­zación contra la violencia del régi­men, demostrando objetivamen­te, la maduración de las masas. Hay una salida: la estructuración de un movimiento independiente y permanente de la mujer a nivel nacional y la construcción de un partido de la clase obrera y las masas explotadas.

También te puede interesar:

Entre la interna y el ajuste que no se puede disimular más.
Mientras se anuncia los beneficios para empresarios en la Zona Franca, se desarrollan causas penales a quienes luchan por trabajo genuino.
No al desalojo, basta de amedrentamiento y prepotencia policial.
Al hambre y el ajuste los enfrentamos en las calles y con un plan de lucha.
Gran Campaña Financiera en las asambleas porteñas del Polo Obrero.