07/04/2021

Comienza el primer juicio por abuso eclesiástico en la provincia de Catamarca

Para el inicio del juicio se espera una gran marcha exigiendo condena efectiva y cárcel común.

El 14 de abril es la fecha para el inicio del juicio contra el cura Juan De Dios Gutiérrez, acusado por abuso sexual en el 2015 en el departamento Belén. Este será el primero de los tres curas abusadores en la provincia en sentarse en el banquillo de los acusados. Para el inicio del juicio se espera una gran marcha exigiendo condena efectiva y cárcel común. Las actividades para el juicio fueron coordinadas por organizaciones del movimiento de mujeres, políticas y sociales de la provincia y la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos.

El caso

En el 2015 el cura fue denunciado en la fiscalía de Belén por la madre de la víctima, una niña de 15 años que formaba parte del grupo de jóvenes que dirigía Gutiérrez. Gutiérrez fue detenido por este hecho, y pasó 36 días en prisión logrando después la libertad en la que se mantiene hasta la actualidad.

Posterior a ello, las movilizaciones y la constante exigencia de justicia pusieron en la discusión pública la situación preferencial que tienen los miembros de la Iglesia cuando son acusados. Recordemos un año antes de la denuncia a Gutiérrez, salió a la luz el primer caso de abuso eclesiástico en la provincia, el caso del cura abusador Renato Rasguido en Andalgalá y en el 2018 se sumaba el caso de Moisés Pachado, otro pederasta de Belén. Todo esto demuestra que no son casos aislados y que la Iglesia en cada caso actuó en la protección de los abusadores.

La lucha de la víctima y su familia fue abrazada por algunas organizaciones que desde que tomó estado público el caso denunciamos el echo y la complicidad de la iglesia católica, y con ello, el Estado en su conjunto, que brindaba el respaldo para garantizar la impunidad.

Finalmente luego de 6 años se logra que comience el juicio, mientras que la institución eclesiástica con el Obispo Luis Urbanc a la cabeza, intentaron al principio desestimar la denuncia, luego comprar y persuadir a la familia, después dilatar los tiempos procesales, todo esto con el apoyo de los bloques políticos que gobiernan la provincia poniendo todas sus influencias estatales y con una fuerte erogación de dinero en abogados y artimañas, la iglesia no escatima recursos en la defensas de los abusadores.

El respaldo institucional

La iglesia católica es una institución que posee una enorme riqueza además de una fuerte influencia social y estatal. Los miles y miles de pesos que la provincia y los municipios destinan a subsidiar a la iglesia, sus actividades y a su personal, es una parte pequeña de la riqueza que obtiene. De la misma manera que con los enormes recursos que obtiene mediante el negocio inmobiliario, que van desde las playas de estacionamiento en el pleno centro de la ciudad, a ventas millonarias de terrenos al Estado. No podemos pasar por alto que la iglesia es una de las instituciones con mayor acceso a recursos de acción social, lo que la convierte en una de las mayores dispensadoras de asistencialismo en la provincia.

A los recursos materiales, se deben sumar los recursos políticos, ya que el estado usa la influencia de la iglesia como un dique de contención para los sectores más vulnerables, a los sectores de trabajadores que aún profesan la fe cristiana. A estas tareas el Estado devuelven con dilaciones y encubrimiento de los negocios y los abusos dentro de la iglesia.

Todos los gobernantes y legisladores provinciales brindan honores a la iglesia católica, ya que la influencia de ella puede ser decisiva en una situación electoral o política. Por lo tanto oficialistas y opositores no han llevado medida alguna para esclarecer los casos de abusos eclesiástico. Se ve claramente que la separación de las iglesias del estado, es una reivindicación harto necesaria en la lucha contra la impunidad de los curas abusadores.

El comienzo del juicio ya es un nuevo logro de las luchas en contra de la impunidad en la provincia, ya que tiene como antecedente (contradictoriamente) el caso del intendente abusador Enrique Aybar, que mediante la movilización y la presión logramos una condena, pero que por la complicidad del poder político y judicial sigue en libertad.

En los tres días del juicio lxs militantes del Partido Obrero, del Plenario de Trabajadoras y el Polo Obrero desplegaremos una gran campaña para que Juan de Dios Gutiérrez sea condenado y vaya a cárcel común.

También te puede interesar: