27/11/2016

El 25N en el mundo


El 25 de noviembre se conmemoró el día de lucha contra la violencia hacia las mujeres, a más de cincuenta años del asesinato de las hermanas Mirabal, quienes lucharon contra la dictadura de Trujillo en República Dominicana. Hubo protestas en todo el mundo contra los femicidios, las redes de trata, la desigualdad salarial, la desocupación y por el derecho al aborto legal.


En Turquía, se dio una movilización multitudinaria. Miles de mujeres salieron a las calles de Estambul, coronando los cuatro días de protesta contra un proyecto de ley, por el que hombres condenados por abuso sexual de menores podían ser exonerados si se casaban con las víctimas. La movilización derrotó la inicativa gubernamental.


En Alemania, una multitud colapsó una de las principales arterias de Berlín. Allí sobresalió la presencia de mujeres migrantes, quienes están completamente vulneradas, ya que la ley de ese país le da a el esposo el control sobre el estatus de residencia de la mujer.


En Italia, el caso de Sara -una joven que fue quemada viva por su ex pareja- reunió a cientos de mujeres que decidieron, mediante una asamblea, realizar una manifestación en Roma bajo el lema "ni víctimas, ni débiles ni frágiles".


En Francia, una multitud se congregó en las calles denunciando que más de un cincuenta por ciento de las mujeres han sufrido algún tipo de acoso en la vía pública (esto afecta principalmente a las mujeres musulmanas, doblemente humilladas).


En Irlanda, centenares de mujeres protestaron por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.


En junio, se realizó una campaña contra la criminalización de las mujeres, en la que un dron cargado de píldoras abortivas fue enviado desde la República de Irlanda hacia Irlanda del Norte. En Irlanda del norte, la pena por abortar es de prisión perpetua, mientras que en la república de Irlanda el castigo por abortar es de 14 años de prisión.


En España, una movilización partió de la Plaza de Ópera para concluir en en la Plaza de la puerta del sol. El documento leído nombró a las cuarenta mujeres asesinadas en lo que va del año y denunció al Estado por destinar un presupuesto completamente insuficiente para combatir la violencia hacia la mujer.


En Polonia, donde el recordado "Lunes negro" hizo recular una ley oscurantista que criminalizaba el aborto, aún más que en la actualidad, se realizaron charlas debate sobre la situación de las mujeres en el mundo.


En Estados Unidos, se realizó un acto llamando a movilizar a todas las mujeres en Washington el 21 de enero, día de la asunción de Donald Trump.


En América Latina, hubo destacadas protestas en Argentina, Uruguay y Chile. El Plenario de Trabajadoras, el Plenario de Mujeres Trabajadoras uruguayo y la Unión de Mujeres Trabajadoras de Chile suscribieron un pronunciamiento internacionalista de cara a la jornada (LINK).


Todas estas protestas, movilizaciones y actos, tienen un punto en común: preparar un paro internacional de mujeres para el próximo 8 de marzo de 2017, día internacional de la mujer. Con la consigna "Parar al mundo", el paro internacional de mujeres (PIM) es un movimiento formado por mujeres de diferentes partes del mundo, con representantes de 17 países entre los que se encuentran Argentina, Alemania, Polonia, Corea del Sur, Irlanda, Turquía, entre otros. Este movimiento realizó un informe que arrojó datos impactantes: a escala global, al menos el 50 por ciento denunció haber sufrido violencia física y/o sexual, más de 700 millones mujeres se casaron siendo niñas, 200 millones de mujeres y niñas han sufrido algún tipo de mutilación genital, el derecho al aborto es ilegal en el 70 por ciento del planeta, la trata de mujeres y niñas para la explotación sexual y laboral constituye el tercer negocio ilegal más grande del mundo (más de 32.000 millones al año). Todo estos datos demuestran una cosa, hay que poner en pie un movimiento de mujeres independiente del Estado y del clero, que luche junto a los hombres de nuestra clase por el fin de la explotación.