01/10/1999 | 644

Encuentro de la Mujer en Bariloche

El XIV Encuentro de la Mujer en Bariloche, el 9, 10 y 11 de octubre, sesionará en medio de una inmensa crisis social, que exige de nosotras, la responsabilidad y la audacia de buscar una salida propia de las mujeres explotadas y del conjunto del pueblo oprimido.


Se realiza en el Sur, con las dificultades económicas y de tiempo para trasladarse hasta allí. Pero tenemos que buscar los medios para que, de cada lugar de trabajo, de cada barrio y de cada pueblo, participen las compañeras llevando sus denuncias y sus propuestas: la voz de las luchadoras, desde todos los ámbitos.


Repudiamos a los candidatos del clero y del FMI


Este nuevo encuentro tendrá lugar dos semanas antes de las elecciones. 15 días antes de que el marketing electoral proponga elegir uno de los dos candidatos a ‘gerente’ de los banqueros y del gran capital que aplicará las recetas del FMI. En la reunión de sus futuros ministros de Economía junto a Roque Fernández, ya concertaron entre ellos y recibieron el guión de lo que tendrán que hacer.


Los candidatos patronales ya pactaron con los banqueros: Duhalde no piensa bajar los impuestos sino aumentar la base imponible: que paguen impuestos la salud, la educación y que las provincias tengan su propio IVA (la propuesta actual de Roque Fernández). De la Rúa tampoco piensa bajar los impuestos, si no ya lo hubiera hecho y, en cambio, deja de pagar la antigüedad a los municipales y el reencasillamiento a los médicos.


Los dos están negociando (junto con Cavallo) un acuerdo con el FMI, a partir del cual se eliminará la Prestación Básica Universal (PBU) de las jubilaciones (el Estado no se hará cargo de pagar el mínimo), despedir empleados públicos y, fundamentalmente, bajar el salario de los trabajadores estatales, como ya está establecido por el convenio entre la burocracia sindical de Upcn y Menem. Las patronales ya están reduciendo los sueldos del comercio y la industria. Esta misma política la están aplicando ellos y sus aliados en cada una de las provincias donde gobiernan.


Las mujeres trabajadoras conocemos de sobra sus consecuencias.


No sólo son los candidatos del FMI, también lo son del clero. Duhalde y De la Rúa son opresores de los derechos de la mujer y han jurado a los enviados del Vaticano (a cambio de apoyo electoral) que continuarán prohibiendo el aborto.


Las declaraciones de Zulema Yoma diciendo que interrumpió un embarazo y que Menem la llevó a hacerse un aborto ponen de relieve la hipocresía de los políticos patronales, de Menem, Duhalde y De la Rúa, y el silencio cómplice de Meijide, quien dice que el aborto no es un tema que interese. Pero este tema cobra la vida de 400 mujeres humildes al año que recurren al aborto clandestino mal practicado por falta de recursos.


Las mujeres tenemos la urgente necesidad de buscar una salida


Y tenemos la fuerza para conseguirlo. Las trabajadoras tucumanas fuimos parte de las luchas de los estatales que tiraron a Bussi, poniendo en jaque la Superley de Miranda; las de Neuquén enfrentan a la Gendarmería; las de Córdoba arman hospitales populares en la puerta de los hospitales privatizados; las jubiladas están dispuestas a movilizarse hasta su último aliento; las que enfrentan la flexibilidad laboral y la superexplotación en las fábricas y en el campo; las que defienden los hospitales y escuelas públicas; las que luchan por una vivienda digna; las delegadas y activistas que defienden salarios y convenios; las que se organizan contra la impunidad; las jóvenes contra el recorte educativo, no podemos pasar un año más dispersas, peleando cada una por su lado. Es necesario poner en pie una organización de lucha a nivel nacional, que este encuentro se convierta en una asamblea resolutiva y vote un plan de lucha de conjunto, convocando a las organizaciones de trabajadores y del movimiento obrero, por nuestras reivindicaciones impostergables.


  • Por el reparto de las horas de trabajo entre todos los trabajadores, ocupados y desocupados, sin rebajar el salario.
  • Salario igual a la canasta familiar; según el Indec, de 1.200 pesos.
  • Subsidio de 500 pesos a todo desocupado sin discriminación alguna por sexo o edad.
  • Por una jubilación del 82 % móvil. Jubilación a los 55 años.
  • Subsidio a la madre sola de 200 pesos por hijo.
  • Planes de viviendas populares con cuotas inferiores al 10 % de los ingresos percibidos.
  • Educación laica y salud, gratuitas y equipadas. Derogación de la Ley Federal de Educación, de la Ley de Educación Superior, de la Ley de Autogestión hospitalaria y de la ley de Reforma de las Obras Sociales, que deben ser universales y solidarias.
  • Anulación del indulto, punto final y obediencia debida. Juicio y castigo a los genocidas, al gatillo fácil y a los responsables de la masacre de Ramallo.
  • Libertad a Raúl Castells y levantamiento de las causas a los 2.000 luchadores populares.
  • Por el derecho al propio proyecto de vida.
  • Derecho a la maternidad. Protección social a la madre y a su hijo; fecundación asistida gratuita, métodos anticonceptivos efectivos y gratuitos en hospitales y obras sociales. Educación sexual en las escuelas. Campañas de planificación familiar y prevención del Sida.
  • Separación de la Iglesia del Estado.
  • Legalización, despenalización del aborto y su atención gratuita en hospitales y obras sociales.


En este XIV Encuentro, las mujeres explotadas del país tenemos que poner en pie nuestra organización de lucha, independiente y permanente, para dar una salida a esta situación de crisis terminal del sistema y abrirnos un camino propio junto a nuestros hermanos de clase.


No basta con no votar a los políticos patronales, hay que votarles en contra.


Y luchemos por nuestra organización como clase y la huelga general.


El Plenario de Trabajadoras convoca al Pre-Encuentro el domingo 3 de octubre a las 10 hs., en Saavedra 427, Capital Federal.