04/09/2021

“Es una causa armada, tienen la intención de que la ley no se cumpla”

Habló la doctora que estuvo detenida por practicar un aborto legal en Tartagal.

“Es una causa armada”, denunció en C5N la doctora que estuvo detenida cuatro horas este viernes por practicar un aborto legal en Tartagal, provincia de Salta. La profesional, que es la única en la ciudad y una de las pocas en la zona que no es objetora de conciencia, atribuyó su detención a una campaña de los sectores antiderechos: “tienen la intención de que la ley no se cumpla”, señaló.

“Ellos lo que quieren tratar de hacer es batallar contra la ley que ya existe. No me pueden pedir a mí como médica que no cumpla con la ley, si yo soy médica no objetora. ¿Cómo me van a decir que si cumplo con la ley voy presa?”, expresó, indignada.

La profesional comentó que cuando se comenzó con la ILE de la paciente, recibió un llamado telefónico anónimo desde el hospital donde una voz femenina le reclamaba información sobre la misma y que interrumpiera el tratamiento hasta que la justicia se expidiera, lo que va en contra de la normativa vigente.

Tras la aplicación de la ILE -señaló en la entrevista- empezó una campaña de hostigamiento y amedrentamiento en su contra en los medios de comunicación, que tuvo al frente a la concejal Claudia Subelza, de Salvador Mazza (municipio que integra el Departamento San Martín, al igual que Tartagal), “usándome como instrumento político para sus intereses particulares, que es su militancia en contra de la ley de aborto”.

Una semana más tarde, salió el comunicado del Ministerio Público Fiscal ordenando su detención. “Yo nunca recibí una orden formal de que yo estaba acusada penalmente de algo”, sostuvo.

El pedido de detención fue realizado por el fiscal Gonzalo Ariel Vega, argumentando que la ILE se hizo fuera de término, pero la profesional indicó que “la causal de mi paciente está absolutamente justificada en la historia clínica”. La doctora ni siquiera fue denunciada por la paciente, que es la única con potestad de hacerlo si existiera un delito en este tipo de casos, sino por un familiar. Además, se la detuvo pese a que no presentaba riesgo de fuga.

La doctora trabaja hace dos años en Tartagal y participó de la elaboración del protocolo ante el Covid-19.

En el día de ayer, al conocerse su detención, hubo un pañuelazo frente al Hospital Materno Infantil de la ciudad de Salta y una concentración frente a la Casa de Salta, en Buenos Aires. De este modo, se consiguió su liberación.

Exigimos su desprocesamiento y la aplicación de la ley de aborto legal en todo el país. Frente al oscurantismo clerical, redoblemos la movilización callejera. Por la separación de la Iglesia del Estado.