02/08/2017

Esquel: comenzó el juicio oral a médica que practicó aborto no punible

No a la criminalización de la interrupción legal del embarazo.


En la ciudad chubutense de Esquel, comenzó el 31 de julio el juicio oral y público la médica María Estrella Perramón por el fallecimiento de la joven Keyla Jones, ocurrido con posterioridad a la realización de un aborto no punible.


 


Ya la primera audiencia, con un ambivalente alegato de apertura por parte de la fiscalía, se puso de manifiesto que el verdadero objetivo político del juicio es criminalizar y desalentar la práctica de la interrupción legal del embarazo, consagrada en la Ley provincial XV N° 14 (de “Abortos no punibles”) y en el protocolo nacional de aborto no punible, de aplicación en Chubut.


 


Diversas organizaciones –entre ellas el Plenario de Trabajadoras– se hicieron presentes desde temprano en las puertas del juzgado provincial de la ciudad de Esquel exigiendo la absolución de Perramon y participaron luego de la audiencia . Numerosas organizaciones médicas, de Derechos Humanos y ONG’s, como Amnistía Internacional y el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) se presentaron como amicus curiae a favor de la profesional.


 


La audiencia


 


En el inicio el abogado defensor de la médica planteó la recusación del juez designado, José Colabelli, que cuenta con un historial de casos similares en los cuales hizo primar sus manifestaciones religiosas por sobre las cuestiones de derecho. Así como Colabelli rechazó el pedido, también lo desestimaron los dos jueces constituidos para tratarlo (Martín Zacchino y Hernán Dal Verme), aduciendo que las pruebas y motivaciones esgrimidas no eran suficientes.


 


El fiscal Díaz Mayer fue deliberadamente ambiguo en su presentación: aseveró que “no se investiga el delito de aborto sino el mal desenvolvimiento de la doctora en su actuación”, sin embargo calificó el hecho en debate como “aborto con consentimiento seguido de muerte”, y subsidiariamente como “homicidio culposo por mala praxis”.


 


Por su parte, la querella de los padres de la joven, representada por el Dr. Juan Zapata, sostuvo que el consentimiento informado es inexistente –lo que se contradice con el reconocimiento que de este hace la fiscalía– y afirma que la causal "salud" utilizada para llevar adelante la práctica no se aplica –esto pese a que, previo a la intervención de la médica, se siguieron todos los pasos establecidos en el protocolo. Calificaron el hecho como “aborto punible seguido de muerte”.


 


Finalmente, el Dr Manosalva, abogado defensor, adelantó que pedirá la absolución y señaló que no es posible “acreditar nexo causal alguno entre las prácticas realizadas por la doctora, antes, durante o después del aborto legal” y la muerte de la joven. Y enfatizó que “de este debate no va a surgir la verdadera causa de la muerte”, ya que “faltaron estudios que permitieran acercarse a la verdad” por concentrarse en unir la práctica del aborto con la muerte de la joven, desechando otras hipótesis.


 


La primera jornada finalizó con la presentación de los primeros testigos, que fueron los padres de la menor, y se espera que en los próximos días del debate (que se extenderá hasta aproximadamente el 6 de agosto) desfilen más de 40 testigos.


 


Desde el Plenario de Trabajadoras exigimos la absolución de María Estrella Perramón y justicia por Keyla Jones; planteamos una negativa rotunda a la criminalización de los profesionales de la salud que garantizan derechos y colocamos esta lucha en la perspectiva de la conquista del aborto legal, seguro y gratuito en todo el país.