13/12/2012 | 1252

«La prostitución existe y va a seguir existiendo»

@SuMoralylaMia

Con esta frase, Betty Alperovich tiró abajo todo el arsenal de macaneos con los que el gobierno ensalzó a su ley de "prostíbulo cero", sancionada en agosto pasado. En aquel momento, las denuncias de los testigos en el juicio por la desaparición de Marita ponían al rojo vivo el negocio y a muchos de los responsables de las redes de trata. La "Ley de Prostíbulos Cero” fue impulsada por el alperovichismo, pero tuvo que consensuarla con otro proyecto del bloque legislativo de La Cámpora. En la misma se establece la prohibición de locales en donde se ejerza y se ofrezca la prostitución; además, fija la irrisoria pena de arrestos de hasta 60 días para propietarios y encargados, sin opción de multas. Desde el gobierno promocionaron dicha ley como un instrumento fundamental para combatir el negocio de la prostitución y la trata de mujeres en la provincia.


Puro humo. A menos de 200 metros de los Tribunales de San Miguel de Tucumán -donde se juzgó a los trece imputados por el caso Marita Verón- se descubrió un prostíbulo VIP.


De acuerdo con las denuncias de la fundación que preside la madre de Marita, Susana Trimarco, estos sitios proliferan por el microcentro de la capital tucumana.


Lo que sí sorprendió es que en la puerta de ingreso de ese prostíbulo VIP funcionaba un estudio de una ex jueza, la doctora Silvana Sánchez Tardán.


Casi presentándose como una "perejil", la jueza resumió las relaciones entre la prostitución y los poderes políticos, empresarios y policiales: "me pregunto, las grandes cadenas, los hoteles cinco estrellas, ¿en algún momento hay allanamientos? ¿No tienen preservativos los hoteles cinco estrellas? ¿No tienen books? ¿(La división) Trata de Personas va allí a ver qué pasa, quiénes entran, quiénes son asiduas concurrentes de ese lugar? Van personas de mucho dinero, y no sólo de Tucumán" (La Gaceta, 17/11).


El abogado de la Fundación sostuvo que "estos lugares, al no ser públicos, están fuera de los controles de la ley de Prostíbulo Cero y tienen que actuar los fiscales porque encuadran en la ley de Profilaxis" (ídem, 19/11). Pero los fiscales de la provincia -casi todos ellos con familiares ubicados en el Poder Ejecutivo- no actúan de oficio ni por casualidad. La ley ha sido un simple taparrabos para encubrir a un régimen que promueve el juego privado y que protege a los empresarios, jueces y policías vinculados al negocio prostibulario y de la droga, que son los asientos fundamentales para que se desarrolle el negocio de la trata.

También te puede interesar:

Volvemos a reclamar #NiñasNoMadres.
Los aumentos de la luz en el interior del país.
Entrevistamos a Irene Benito, periodista de La Gaceta perseguida por revelar la corrupción del aparato judicial en Tucumán.
Testimonios en las redes de una movilización de alcance nacional.