14/05/2021

Largas filas para anotarse al Programa Acompañar

A pesar de la nula difusión por parte del Estado se ve como crece la necesidad de las mujeres victimas de violencia.

Desde el mes de mayo el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad viene realizando operativos en distintos barrios para la inscripción al Plan Acompañar. Estas actividades del Ministerio fueron avisadas y organizadas únicamente con las organizaciones que responden al gobierno, y el hecho de que existan se debe a las denuncias que recorren el movimiento de mujeres de la total parálisis que tiene este ministerio ante el marcado incremento de casos de violencia de genero que estamos viviendo.

En estos operativos se observan cuadras de filas con muchísimas mujeres que son victimas de violencia de genero, para reclamar una asistencia económica al estado.
Esta situación es solo la punta del iceberg, son muchísimas más las mujeres que hoy precisan este acompañamiento. Por parte del Estado y del ministerio de las mujeres en particular fue nula la difusión de estos operativos. Contando desde el ministerio con los medios de comunicación masivos, no realizaron ni en las redes sociales, ni en televisión o radio ninguna difusión real que pudiera llegar a las miles de mujeres que están atravesando situaciones de violencia. Las cuadras de fila se debieron a la difusión que  hicieron distintas organizaciones sociales y redes que intervienen en los barrios en los grupos de vecinas y vecinos.

La orientación del ministerio de las mujeres de mantener en la clandestinidad el Plan Acompañar es claro, es por eso que en los últimos 8 meses apenas 800 mujeres se  pudieron inscribir en el plan. 
La ayuda económica del plan Acompañar hoy  es irrisoria. Es equivalente al Salario Mínimo Vital y Móvil que representa apenas un tercio de la canasta de pobreza, muy por debajo de las necesidades que las mujeres pobres de nuestro país tienen.
Rechazamos la discriminación que sufren quienes hoy se encuentran en el Plan potenciar trabajo, que representa un ingreso mensual de $10 mil y unas pocas que perciben un ingreso de $20 mil, que por cobrar estos planes de hambre las dejan sin acceso al Acompañar.

Reclamamos un aumento del Plan Acompañar a 61.000$ para todas las mujeres que lo necesiten y que se pueda extender el plazo por el que se entrega, que es solo de 6 meses. Es fundamental que se otorgue de manera urgente a las mujeres que se encuentran en situaciones de riesgo, hoy se demoran en otorgarlo mínimo 2 meses a quienes logran pasar las trabas burocráticas de inscripción, exponiéndolas a la posibilidad de quedar desalojadas, o quedar sin ningún ingreso familiar.
A su vez, es necesario que el programa contemple un cupo laboral para las víctimas de violencia de género, en función de que puedan acceder a un empleo en planta permanente, y, de esta forma, percibir ingresos económicos todos los meses. Al mismo tiempo, el programa debe incluir la puesta en pie de planes de vivienda para que las mujeres tengan un techo propio y puedan salir de la situación de violencia en la que se encuentran.
Deben garantizar un acompañamiento interdisciplinario para todas las mujeres que se inscriben a partir de incorporar más profesionales, que se encuentren en planta permanente y perciban salarios acordes al costo de vida e indexados a la inflación.

El II Congreso del Plenario de Trabajadoras, cuyas comisiones de debate comenzarán el 26 de mayo, será una instancia fundamental para resolver un programa de lucha que nos permita conquistar todos los reclamos de las mujeres y diversidades, organizándonos de manera independiente al Estado responsable de la violencia que se descarga sobre nosotras.

 

También te puede interesar:

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad recorrió el barrio Las Flores y el vacunatorio de Pami.
Con bombos y platillos el gobierno se exculpa de la violencia, mientras cajonea la Resolución 1.057 de Casas refugio aprobada en la Legislatura hace más de un año.
Ella había hecho la denuncia y contaba con una perimetral.
Las cocejalas del oficialismo nacional esgrimieron propuestas estériles para abordar la problemática.