26/03/1998 | 578

Las mujeres se autoconvocan en Santa Cruz

El 7 de marzo se llevó a cabo en Ría Gallegos el acto- asamblea preparado por el plenario de mujeres autoconvocadas. Asistieron aproximadamente 50 personas. Se inició con las palabras de una compañera que homenajeó y rescató no sólo la lucha de las obreras textiles norteamericanas masa­cradas a fines de siglo, sino la de las mujeres de los anarquis­tas presos en Río Gallegos que marcharon por las calles heladas de esta ciudad y que enfrentaron el poder hasta arrancarlos de la cárcel, allá por el año 1921 y que la historia los recuerda como los héroes de la Patagonia Rebelde. En ese homenaje también estuvo presente la lucha de las Madres de la Plaza y de todas las que enfrentaron y enfrentan el genocidio. Y para no quedarse detenida en la historia reivin­dicó la lucha de las piqueteras, la de las mujeres de Río Turbio que acompañan a sus hombres en las tomas de la mina, de las que se organizan a lo largo y ancho del país contra la policía de gatillo fácil, en la lucha de Ada Morales, de la mamá de Miguelito Brú, de Bulado y de tantos…


Sin embargo remarcó que aún estamos dispersas, por lo cual la única llave para frenar los abusos y terminar con la discriminación es la organización y seguir, para ello, re- uniéndonos por objetivos concretos.


A continuación artistas locales teatralizaron y realzaron la vida de mujeres que no sólo a nivel nacional, sino internacional marcaron caminos de lucha.


Se continuó con una asamblea en la que se debatieron largamente temas como impunidad, flexibilización laboral (en particular, el presentismo), refugio para el caso de violencia familiar, etc., etc.,


Se decidió comenzar una campaña de firmas para exigir al gobierno de Kirchner que abone el monto del refugio adicio­nal por presentismo (en la docencia de 250 pesos, en la administración pública de 120 pesos y en el hospital de 300 pesos) a las mujeres en uso de licencia por maternidad, como así también cuando se quedan cuidando a sus hijos en caso de enfermedad; su descuento es una clara discrimina­ción y la negación del derecho a la maternidad.


Así también se decidió exigir la construcción de un refugio, que sirva de albergue transitorio a víctimas de violencia familiar y social.


La asamblea finalizó con el compromiso de seguir re- uniéndonos para concretar estos temas. Debemos decir con orgullo que en la primera reunión posterior al acto, con la asistencia de 11 compañeras se decidió lanzar la campaña por el pago de adicional por presentismo a las mujeres con licencia por maternidad y atención de hijos enfermos y exigir al gobierno la construcción del refugio.


Nos estamos organizando, ya no estamos tan dispersas y sentimos que el acto del 8/3 no sólo se quedó en la memoria, sino en la construcción de un movimiento de lucha de la mujer trabajadora.

También te puede interesar: