17/05/2021

Menor abusada es empujada a un embarazo por abandono del Estado

Basta de abuso sexual en las infancias.

En Almafuerte una abuela denuncia que su nieta de 12 años sufrió múltiples abusos dentro de su círculo familiar, producto de lo cual quedó embarazada.
La denuncia toma estado público, a raíz de que la Fiscalía a cargo del caso no ha realizado avances en la causa, aún sin imputados. La madre de la menor habría perdido la custodia por maltrato, lo que hizo que su abuela se hiciera responsable. La situación de violación es descubierta por la abuela, cuando la menor fue a una consulta médica.

Actualmente cursa un embarazo de 4 meses, respecto del cual, la abogada del Portal de Belén, María Amelia Moscoso, en diálogo con Canal Doce comentó que “los agentes sanitarios del sistema plantean la posibilidad del aborto pero deben entender que no es obligatorio, la niña quiere continuar con el embarazo y no sería lo más conveniente en ese estado de vulneración de derechos sumarle una situación más, esa niña necesita paz”, aseguró Moscoso. Y luego agregó: «ella siente que algo se mueve en su panza y les planteó a sus abuelos ´no quiero que lo maten por lo que me hicieron los otros; yo no sé cómo ser mamá pero puedo aprender si me ayuda mi abuela».

Lo relatado anteriormente nos convoca a una lucha sin cansancio contra el abuso sexual en las infancias. Este panorama escalofriante encuentra en el Estado a su principal responsable, quien no ha investigado ni imputado a nadie por la violación de la niña. La SENAF (Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia) no actuó al momento de tomar conocimiento de la situación de maltrato que la menor estaba sufriendo. La menor esté atravesando un embarazo de 4 meses, y estando judicializada no se detectó antes.

Esta aberración es fruto de la enorme injerencia que la Iglesia Católica en el Estado, en este caso en el Poder Judicial. La situación de maltrato, abusos y violaciones reiteradas se dan en un contexto de revictimización y abandono. El silencio de quienes nos gobiernan frente a cada uno de los casos es atroz, y les jueces responsables de condenar a las infancias permanecen en sus puestos. En este punto, aparece la necesidad imperiosa que en la Justicia los cargos sean electos mediante el voto popular y revocables.

Cabe cuestionarse qué clase de elección consciente puede realizar una niña que es empujada por el Estado a cursar un embarazo, toda vez que no ofrece educación sexual integral en las escuelas, y fomenta un sistema familiar basado en preceptos religiosos, donde uno debe «honrar a padre y madre», estableciendo así relaciones de poder entre el cuidador principal y el niñe, que cuando son abusivas colocan al niñe a soportar y callar los abusos. Por eso sostenemos la independencia del Estado de la Iglesia, porque las familias son modelos de sujeción a lógicas patriarcales.

 

Por eso convocamos a un 2° Congreso Nacional del Plenario de Trabajadoras, donde trataremos ambas cuestiones, llevando adelante un planteo integral contra la violencia hacia las mujeres, por una educación sexual laica y científica.
Exigimos justicia por esta niña, y le decimos basta al abuso sexual en las infancias.

 

También te puede interesar:

El anuncio de volver a la presencialidad en ciudades de menos de 30 mil habitantes es antisanitario.
El cuadro epidemiológico se agrava, y el gobierno, en lugar de responder reclamos, persigue a trabajadores de la salud.
Se abre nueva sala Covid ante el desborde de casos.
Las llevó adelante el padre de uno de los policías implicados en el asesinato. 
Dramático testimonio de la hija de un paciente de coronavirus que desde hace días espera por una cama en terapia intensiva.