16/05/2021

Mujeres de 14 gremios votan acciones contra el ajuste, el hambre y la violencia de género

Asamblea de trabajadoras de CABA hacia el II congreso nacional del Plenario de Trabajadoras.

Con casi 200 participantes se reunió el Plenario de Trabajadoras de CABA de cara al II congreso nacional de la organización de mujeres, a realizarse entre el 26 y 29 de mayo. Se escucharon importantes testimonios de compañeras que se organizan en diferentes trabajos y gremios, frente al hambre, el ajuste y la violencia de género.

Con un informe inicial de Vanina Biasi, trabajadora no docente y delegada del sector en la facultad de Ciencias Sociales y dirigente de la agrupación Bordó y del Plenario de Trabajadoras, se colocaron los ejes de convocatoria al congreso.

Las características del ajuste que lleva el gobierno de Alberto Fernández y los gobernadores, postrados ante el FMI, quien en gira por Europa ha prometido una y otra vez pagar la deuda externa usuraria sobre la base del hambre de la población trabajadora.

También se refirió a la utilización de la lucha femenina -que tuvo episodios masivos e históricos en la lucha por el aborto legal- para hacer pasar este ajuste, en la medida que las funcionarias mujeres con pañuelo verde representan a un gobierno que subsume toda su política a esta orientación más general.

El otro eje destacado del informe fue cómo encarar la lucha contra la violencia machista, ya que no basta con atender a las prácticas personales solamente, porque estamos hablando de un régimen social que educa históricamente en el sometimiento y discriminación hacia las mujeres. Vanina apuntó a debatir en los ámbitos de trabajo la necesidad de transformar las bases sociales de este régimen capitalista, es decir de ligar la lucha por la mejora de nuestras condiciones materiales a la lucha contra el Estado como garante de este régimen social, una tarea común junto a nuestros compañeros de clase.

Finalmente incorporó la necesidad de pelear contras burocracias sindicales que son los agentes del Estado dentro del movimiento obrero, levantando un programa integral de reivindicaciones inmediatas como las cuestiones salariales, las licencias de cuidado, las obras sociales, los derechos sexuales y reproductivos, las licencias por violencia de género, los convenios colectivos de trabajo y las jubilaciones.

La voz de las trabajadoras

Las docentes que vienen luchando contra el gobierno de Larreta y su presencialidad escolar en pico de pandemia denunciaron la falta de licencias de cuidado, los avances contra derechos laborales de trabajadoras bajo la modalidad del teletrabajo. También hicieron eje en la necesidad de luchar por capacitaciones gratuitas y en servicio en ESI.

Las telefónicas denunciaron la superexplotación laboral, en la medida que el teletrabajo agravó esta situación para las mujeres que asumen todas las tareas de cuidado de hijos o familiar de riesgo. Denunciaron a la dirección de Foetra que no hizo nada para luchar por las licencias y, en cambio, reflejó la lucha entre las propias trabajadoras por este derecho.

Las mujeres que trabajan en la salud denunciaron la paritaria del 20% que recién van a terminar de cobrar en el mes de noviembre, cuando vienen de 15% el año pasado. Con dos sindicatos, como Sutecba y  ATE, avalando esta miseria salarial abiertamente. La precarización laboral está a la orden del día, por ejemplo las trabajadoras de las UFU (unidades febriles de urgencia) son contratadas, enfermeras, médicas, que son maltratadas, en momentos donde la atención en los hospitales está estresada. El pase a la carrera profesional sigue siendo el reclamo fundamental del sector de enfermería contra el gobierno de Larreta, dado que siguen discriminadas salarial y laboralmente.

Las municipales relataron varias cuestiones centrales: la extendida precarización en la ciudad de Buenos Aires, a lo que se suma una paritaria a la baja. Lxs 18.000 trabajadorxs con salarios de 40.000 pesos, a lxs que se les descuenta el pago del monotributo y sin ART en medio de la pandemia

La situación laboral de la línea telefónica 144, de atención a mujeres en situación de violencia de género, que cobran 30.000 pesos, también con descuentos de impuestos del monotributo, que ha generado paros y acciones de denuncia contra el gobierno que actúa con la complicidad de las burocracias sindicales. La situación de los refugios que no tienen insumos para la atención, para las mujeres que recurren a estos espacios por ser víctimas de violencia o de trata.  Y la falta de jardines maternales en la ciudad, dado que los Centros de Primera Infancia no son soluciones porque son tercerizadas con ONG e iglesias.

A su turno, las trabajadoras de casas particulares tomaron la palabra para denunciar su situación y explicar los primeros pasos organizativos que comenzaron a dar bajo la pandemia, dado que es un gremio castigado por la falta de registración, la informalidad laboral, cuyo salario está ligado al salario mínimo, vital y móvil. Estas trabajadoras acusaron a los gobiernos por discriminación en tanto tienen un régimen especial, sin participación de las trabajadoras, con burocracias sindicales ajenas al sector, quienes definen sus condiciones de trabajo. Con un salario por debajo de la canasta alimentaria, sin registro, ni antigüedad, ni obra social y jubilación, las trabajadoras explicaron cuáles son los reclamos actuales que animan la creciente lucha.

Ni el Ministerio de la Mujer, Diversidad y Género ha recibido a estas trabajadoras, relataron las compañeras, que incluso se dirigieron con una carta a la ministra denunciando situaciones de violencia de los empleadores, con lo cual ratifica que es un Ministerio de cartón que gobierna para los intereses de los ajustadores.

La lucha contra la violencia de género dentro de las dependencias estatales también fue motivo de debate, porque las CIOT -comisiones integradas entre la patronal y las burocracias sindicales- son elegidas a dedo, que no solamente no atienden a las denuncias de violencias sino que son armadas para enterrar dichas denuncias dentro del Estado. Las estatales muchas veces terminan siendo despedidas porque denuncian situaciones de abuso y maltrato por parte de personal jerárquico.

La vacunación fue otro de los reclamos de todos los sectores y uno de los temas denunciados por las trabajadoras municipales y docentes, dado que son obligadas a ir a los trabajos y expuestas en su salud y su vida, en la semana donde fallecieron dos docentes por ese motivo.

Finalmente se votaron las delegadas al II congreso nacional del Plenario de Trabajadoras y las siguientes resoluciones:

Marchar el 3 de junio al Ministerio de la Mujer por Ni una Menos.

Realizar una acción frente a la Subsecretaría de la Mujer de CABA por dispensas y licencias de cuidado sin afectar el salario para todas las trabajadoras, y el fin de la violencia contra las trabajadoras de la Dirección de la Mujer y el pase a planta permanente

Vacunación para todxs, intervención del laboratorio del grupo Sigman.

Campaña a 15 años de la ley ESI. Por capacitación gratuita y en servicio para docentes.

Campaña por el fuero único en la justicia y elección de jueces y fiscales.

Impulsar agitaciones en cada gremio del programa de las mujeres.

Campaña para reemplazar las comisiones burocráticas de atención laboral a la violencia de género por organismos democráticos que absorban las denuncias por violencia laboral.

Extender a todo el país la organización de las trabajadoras de casas particulares.

Invitar al II congreso nacional del PdT, con colocación de rasterbator por barrio.

En esta nota

También te puede interesar: