10/09/2020

Neuquén: grave intento de femicidio

Le disparó tres tiros a su esposa y luego se suicidó.

El pasado martes 8 ocurrió un hecho que conmocionó a Neuquén capital, con el intento de femicidio realizado por Pedro Negri contra su expareja, mediante tres tiros en la cabeza. El hombre, creyéndola muerta, se suicidó.

El episodio de violencia tuvo lugar en el interior de la vivienda donde el hombre retuvo contra su voluntad a su expareja y tras una discusión le disparó al menos en tres ocasiones. Los vecinos alertaron a la policía, quienes al asistir al llamado se encontraron con la tremenda escena del crimen: una mujer yacía en el suelo, ensangrentada y un hombre muerto. A su costado, un arma de fuego.

La fiscalía avanza en la reconstrucción de lo acontecido con la fuerte hipótesis de que el intento de femicidio está vinculado al rechazo de Pedro Negri de aceptar la separación de su expareja. La mujer se recupera en el hospital de las heridas que le infligió el violento.

Este nuevo hecho pone de manifiesto la necesidad de continuar nuestra lucha contra la violencia contra la mujer. Es que desde la irrupción del Ni Una Menos, en 2015, bajo el gobierno de Cristina Kirchner, no ha habido ningún progreso en materia de asistencias a las mujeres víctimas de violencia: casas refugio, asistencia económica, trabajo genuino, licencias especiales y una larga lista de demandas que ha levantado el movimiento de mujeres.

Por el contrario, los hechos demuestran la responsabilidad estatal y gubernamental en todos los planos, incluido el Parlamento, donde existe una Comisión de Mujeres y Diversidad, que bajo la orientación general del gobierno, no dispone de ninguna medida concreta que aporte una salida a las mujeres.

A seis meses de iniciada la cuarentena, los casos de violencia contra las mujeres aumentaron en nuestra provincia y el país. Neuquén no escapa a esta dramática realidad y al aumento de la curva de femicidios, en el que la mitad de las mujeres asesinadas son víctimas de sus parejas o exparejas.

Estamos ante una pandemia que se cobra la vida de una mujer por día en nuestro país, con un 2019 que terminó con 330 femicidios, donde en un 67% de los casos los agresores son miembros del grupo familiar.

En la Legislatura de la provincia de Neuquén, la diputada Patricia Jure (FIT-Partido Obrero) presentó un proyecto de resolución solicitando la habilitación urgente de casas refugio para dar alojamiento a las mujeres y sus hijas/os víctimas de violencia de género.

El 29 de abril se votó por unanimidad la Resolución 1.057, pero hasta la fecha no se ha implementado y frente al aumento de los casos de violencia, el gobierno sigue colocando la responsabilidad en manos de las propias mujeres violentadas, que deben iniciar un peregrinar por trámites burocráticos que, en la mayoría de los casos, concluyen con el último eslabón de una cadena de violencia: el femicidio.

Ante esta situación, se pone en evidencia la responsabilidad del Estado y sus instituciones que revictimizan a las mujeres, mientras la Justicia garantiza la impunidad.

Por Consejos Autónomos de la Mujer, con presupuesto propio y con capacidad de decisión, electos por las mujeres y bajo control de las organizaciones de mujeres, con mandato revocable. Pongamos fin a toda opresión y violencia, bajo un programa de independencia de clase.

En esta nota