08/06/2017 | 1461

#NiUnaMenos: masiva movilización de las mujeres en todo el país


La movilización del 3 de junio por Ni Una Menos se ha inscripto definitivamente en la conciencia popular como una jornada de lucha contra la opresión de la mujer y las distintas formas de violencia que el régimen social de explotación capitalista descarga sobre nosotras. Por ello, por tercer año consecutivo, volvimos a ser decenas de miles en las calles y las plazas de todo el país para denunciar que los distintos gobiernos se niegan a dar respuesta a nuestros reclamos.


 


Se destacaron por su masividad las movilizaciones en la ciudad de Buenos Aires, Rosario, Mendoza, Córdoba, y hubo concentraciones en al menos 80 distritos del país. Como en años anteriores, la jornada fue replicada en otros países del mundo.


 


Nuestra organización, el Plenario de Trabajadoras, participó masivamente de la jornada a nivel nacional y fue un canal de movilización para mujeres que luchan, día a día, en las barriadas, los lugares de trabajo y los lugares de estudio. También para mujeres que reclaman justicia y denuncian la protección a los violentos y la impunidad de los femicidas garantizada por el Estado -un común denominador detrás de cada caso, que indigna aún más luego de que la Corte Suprema diera a conocer las estadísticas que indican un incremento de los femicidios en el país.


 


Esta es la denuncia que, por ejemplo, colocó Sarah en la jornada, reclamando justicia para su hermana Suhene, joven estudiante fallecida en 2015 tras brutales golpizas por parte de su pareja. A Sarah la despidieron del Banco Ciudad por tomarse una licencia médica tras el femicidio de su hermana.


 


El reclamo por asistencia a las mujeres víctimas y por el derecho al aborto legal, educación sexual laica y científica, así como la separación de la Iglesia del Estado resonó durante toda la jornada.


 


Las jóvenes fueron de las protagonistas más destacadas de la movilización, con columnas masivas que marcharon desde los colegios y universidades denunciando las zonas liberadas para las redes de trata y los reaccionarios códigos de vestimenta que reproducen criterios oscurantistas dentro de las instituciones educativas -aún en los colegios “laicos” se expresa la injerencia del clero en todo el aparato del Estado.


 


Se destacó, a su vez, el reclamo por la libertad para Higui, presa por defenderse de un intento de violación “correctiva” por ser lesbiana. La consigna por juicio oral ya y justicia para Paulina Lebbos se manifestó también en las plazas de todo el país, en repudio al entramado de impunidad que involucra todos los niveles del Estado tucumano.


Un vasto pliego de reivindicaciones laborales para las mujeres estuvo presente en la jornada, por el desmantelamiento de las redes de trata, en reclamo por la igualdad salarial y salario igual a la canasta familiar para todos, trabajo genuino en blanco y con protección social, jardines infantiles, licencias especiales por violencia de género y la ampliación de licencias por maternidad y paternidad. La importancia de luchar por ellos en las calles y en los lugares de trabajo es clave para enfrentar a un gobierno que promueve la modificación de los convenios colectivos de trabajo para liquidar derechos y precarizar aún más la fuerza de trabajo.


 


El Plenario de Trabajadoras denunció también el ajuste de Macri y los gobernadores, que golpea particularmente a la mujer trabajadora y cuenta con la complicidad de la burocracia sindical que convalida despidos masivos y paritarias a la baja, así como la flexibilización de los convenios colectivos (petroleros, Atilra, etc.).


 


También participaron de la marcha el Bloque de Trabajadoras Migrantes, bajo el lema “ni una migrante menos” y “migrar es un derecho humano”, que están en lucha contra el decreto xenófobo de Macri que refuerza la criminalización y persecución de uno de los sectores más vulnerables dentro de la clase trabajadora.


 


La marcha a Plaza de Mayo en la Ciudad de Buenos Aires fue encabezada por una bandera que reclamaba: “Ni una menos – Vivas nos queremos – El Estado es responsable”, una consigna que expresa la incompatibilidad de un Estado garante de un régimen de opresión de las mayorías populares con la lucha por la emancipación de las mujeres.


El Plenario de Trabajadoras fue un organizador de la jornada en todos los distritos, con una intensa campaña previa que incluyó charlas, reuniones abiertas y agitaciones callejeras y en los lugares de estudio y trabajo. Planteamos que la denuncia a la responsabilidad del Estado -que educa en el desprecio y el sometimiento de las mujeres como mecanismo de disciplinamiento social del conjunto de los explotados- debe dar lugar a reforzar la organización independiente de las mujeres. Por ello proponemos la creación de un Consejo Autónomo de Mujeres, independiente de los gobiernos y con mandato revocable.

En esta nota