07/07/2016

Primer condena por femicidio dictada por un Tribunal Popular en Neuquén


Por primera vez en la provincia de Neuquén, un jurado popular dictaminó una condena por femicidio.


Marcelo Valdez fue declarado culpable del femicidio de Noemí Maliqueo, la joven de 21 años asesinada en el mes de septiembre de 2015.


Desde el primer momento la familia de Noemí se encontró con una pared, la del Estado. Quedó de manifestó la responsabilidad que a éste le caben en este tipo de crímenes.


La lucha de la familia develó a un homicida ligado al delito organizado, así como la inacción de la fiscal en el proceso de instrucción  y su silencio cómplice cuando la defensa de Valdez metió por la ventana un perito trucho y extemporáneo.


Hubo una fuerte pelea para lograr que la causa se caratulara como femicidio. Es que el Estado es el garante general de un régimen social que fomenta la opresión de género y desprotege a la mujer, negándole los recursos y las medidas de protección que le hacen falta.


Gisella Moreira, joven abogada del Plenario de Trabajadoras y Juan Cruz Goñi, actuaron como abogados querellantes en una estrategia jurídica y política unificada con familiares y las organizaciones solidarias en el tribunal y en las calles.


Asistimos a una victoria doblemente importante si se tiene en cuenta  que existía un antecedente negativo, en donde el femicida de Mónica Huircaleo resultó beneficiado con la pena mínima: homicidio culposo. Precisamente, la defensa de Valdez apeló a esta estrategia, cuando afirmó que no fue su intención matarla, que fue un accidente.


La defensa apeló a los prejuicios propios de la educación capitalista respecto de la violencia de género y del lugar de la mujer en la familia. Ligó a la pobreza con la inseguridad para justificar la tenencia de armas de Valdez. E intentó responsabilizar a Noemí por tener parejas violentas y al padre por no haberla cuidado.  


Finalmente, luego de seis días y doce horas de espera en la última jornada, el tribunal con un fallo de 11 a 1, se pronunció por declarar culpable a Valdez por el homicidio triplemente agravado por el vínculo, el uso de armas de fuego y femicidio. El Jurado popular acompañó el reclamo de Justicia y sentó un precedente histórico que recorre el país y llevaremos al Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario. 


Esta resolución se ha logrado por la lucha incansable y sostenida que los familiares y las organizaciones hemos venido dando en forma independiente del Estado.


Irma Tardugno, la madre de Noemí, dijo categóricamente: ¨A la justicia la hicimos nosotros luchando. Ellos bancan a los narcos. La policía y los jueces son parte del negocio¨.


La lucha sigue por María Silvana Barrios de Centenario, cuya familia denuncia que no fue un suicidio, sino un asesinato en manos de su pareja. En el mismo momento en que escuchábamos la sentencia victoriosa por Noemí Maliqueo, Sandra Merino era asesinada en Picún Leufú.


Una conquista y una muerta más, nos reclama la necesidad de una organización independiente en contra del Estado responsable del disciplinamiento social, que se mete en nuestras casas, familias, escuelas, en los lugares de trabajo.


Todo el camino recorrido en esta lucha que nos propusimos desde el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero, ha redundado en esta victoria.


Hoy más que nunca: Noemí Maliqueo, ¡presente!

También te puede interesar:

Desde Prensa Obrera dialogamos con una de sus hijas, Silvina, a pocos días de que comience el juicio contra el femicida de Irma.
La víctima tenía 20 años, el caso se produjo a casi 48 horas la última muerte por violencia de genero.
Presunto femicidio que hacen pasar como suicidio.
Se trata de Silvina del Valle Contreras, de 47 años. El femicida tenía denuncias por violencia de género desde el año 2017.
La violación en manada y el femicidio de la joven de 14 años aún estremece y sacude a la ciudad de Reconquista.