22/11/2021

Salta: concejala oficialista propone que las mujeres víctimas de violencia se defiendan con picanas

Concejala Romina Arroyo

Se trata de la concejala Romina Arroyo, quien ingreso a la política originalmente en la lista de Olmedo, con gorra amarilla y todo, y actualmente preside el bloque oficialista “Sáenz Conducción”.

Según Arroyo, conversando con mujeres en los barrios, se enteró que compran elementos de protección por las redes sociales y dijo que el estado debería contar con un plan “serio y acorde”, que sería bueno que las mujeres que realicen una denuncia penal «cuenten con un kit de protección contra la violencia de género» que tendría que estar compuesto por gas pimienta y un aparato similar a las pistolas Táser.

«Me parece muy bien y me gustaría que sea el Estado quien se lo provea a una víctima de violencia de género», afirmó. «Sería muy bueno que las mujeres puedan estar armadas y contar con esta protección, sería un buen mecanismo que le daría seguridad a las mujeres», dijo Arroyo. Para rematar dijo a los demás ediles, durante la sesión del concejo deliberante «¿prefieren una mujer muerta o una mujer que se defienda?

Con esto, Arroyo busca absolver al poder político del cual ella forma parte, de su responsabilidad de proteger a mujeres y niños de los abusos de los golpeadores. Simula preocupación ante las mujeres de los barrios, porque la justicia y la policía no las protegen. Policía y Justicia responsables de 13 femicidios en lo que va del año.

La política de libre armamento de la población para defenderse, esgrimida por Bullrich y Milei, es la justificación del propio armamento de la derecha para habilitar cacerías de sectores desesperados de la población contra otros sectores de la población. Lo que en definitiva desvía la responsabilidad del estado por la inseguridad por sus intrínsecas vinculaciones con el delito.

En una versión feminizada de esta estrategia, pretende que sean las propias mujeres las que tengan que defenderse de un asesino, relevando al estado de su responsabilidad, siendo las mujeres y los niños el sector más vulnerable de la sociedad. Si solo se tratase de una correlación de fuerzas, y la mujer fuese lo suficientemente fuerte para controlar una situación, quizás ni denunciaría. De hecho muchísimos casos no llegan a la justicia. Desde el 911 informaron que tienen alrededor de 80.000 pedidos de intervención por violencia familiar y de género a través de llamados telefónicos, pero que luego la mayoría de esos pedidos no se convierten en denuncias. Si la perimetral no ha evitado femicidios, lejos están las mujeres de haberse armado de capacidades para defenderse físicamente.

Peor todavía, no hay garantías que se le reconozca de defensa propia a la mujer en un país en donde el rol antiderechos de la justicia siempre inclina la balanza para el lado del abusador. Hace unos días una mujer fue detenida 5 días, por haber roto la perimetral que ella misma había solicitado, porque no tenía con quien dejar a su bebé para ir a trabajar y fue a dejarlo con el padre, denunciado por ella misma. El fiscal Portal alegó que la mujer se puso en riesgo ignorando la prohibición de acercamiento.

El próximo 25N, desde el Plenario de Trabajadoras nos movilizamos por un Concejo Autónomo de la Mujer y la Diversidad, electo y revocable por las propias mujeres, independiente del estado. Marcharemos contra el ajuste de Fernández y Sáenz, y el FM,I que nos llevara a mayor miseria y sometimiento, marcharemos por la separación de la Iglesia del Estado.

A la pregunta de la concejala Arroyo: «¿prefieren una mujer muerta o una mujer que se defienda?” le respondemos: las mujeres que luchamos nos defendemos organizándonos contra el Estado de Sáenz y de Fernández, y contra todos los responsables de la descomposición social y de la violencia, incluida ella.