17/01/2008 | 1024

Sonia Colman: Castigo a sus asesinos


El 29 de diciembre se realizó un gran acto en Del Viso (Pilar) en repudio al asesinato de Sonia Colman a manos de la policía; militante revolucionaria desde siempre, Sonia militaba en el último tiempo en Izquierda de los Trabajadores.


El acto reunió a las agrupaciones de izquierda de Pilar, a las agrupaciones de lucha barriales y de derechos humanos. Estuvieron presentes, además del PO y la UJS, la Correpi, la CTA local, los Suteba de San Miguel y Pilar, delegados de la Universidad de General Sarmiento.


La intervención de Christian Rath, en representación del PO, resaltó la militancia de la compañera, asesinada por un policía que disparó en plena vía pública, sin que mediara un enfrentamiento y persiguiendo a dos jóvenes desarmados que supuestamente habían robado una billetera. Esta es la primera víctima de la política anunciada por Scioli de "aumento de la capacidad de fuego" de la maldita policía. La orden de disparar en forma indiscriminada en plena vía pública no es una casualidad, está dirigida a provocar el miedo. Rath reclamó la separación de todo el personal que participó en el hecho, la disolución de las fuerzas represivas y la formación de una comisión independiente del Estado basada en partidos de izquierda, organizaciones de lucha y de derechos humanos que se encarguen de elegir y organizar una nueva fuerza de seguridad revocable y controlada por ellas mismas.


Esta nueva política, dirigida a revitalizar a la policía asesina, fracasará como fracasaron Solá y Arslanián.


Está planteada una multitudinaria marcha en Pilar frente a la Fiscalía y estamos de acuerdo con Antonio Espasa, el esposo de Sonia, con que debemos marchar también a La Plata frente a la Gobernación, para arrancar el encarcelamiento del teniente primero Benítez.


Repetimos el saludo de Christian Rath al final de su intervención… -Compañera Sonia, hasta la revolución.


 


 

En esta nota

También te puede interesar:

Ya son catorce las víctimas en la provincia en lo que va del año, cuatro de ellas asesinadas por miembros de las fuerzas del Estado.
Uno en Rosario de la Frontera, cometido por un policía, y el otro en Tartagal, cometido por un exconvicto condenado por otro femicidio.
Le disparó con el arma reglamentaria y luego se suicidó.