fbnoscript
25 de mayo de 2018

Tucumán: suspenden a docente abusador, la lucha debe continuar

suspenden por 30 días del cargo a Eduardo Hassan

En medio de denuncias y movilizaciones, las autoridades de la Universidad  Nacional de Tucumán debieron suspender por 30 días del cargo a Eduardo Hassan, docente de la Facultad de Odontología acusado de abusos sexuales. 

El 15 de mayo se produjo una primera movilización, el Ruidazo, para denunciar los abusos y actos discriminatorios que sufrían las estudiantes de la facultad de Odontología y que había reunido alrededor de 400 personas, la mitad estudiantes de la facultad, el resto estudiantes de otras facultades e integrantes de agrupación de mujeres, en especial el Plenario de Trabajadoras. 

Un caso con repercusión nacional

Las denuncias, a través de las redes sociales, hacían referencia a un docente por sus tratos misóginos, discriminatorios en clases, e incluso diversos actos de abusos y acoso sexual. La aparición de un audio fue la gota de credibilidad que faltaba. La denuncia se viralizó en todos los medios locales e incluso en los medios televisivos y gráficos nacionales.

Las denuncias venían ocurriendo desde hace años y las sufrieron estudiantes que se vieron obligados en muchos casos a abandonar la carrera, o en otros casos, luego de soportarlas, hoy son docentes que se han mantenido ocultos por vergüenza y miedo debido a los hechos que tuvieron que vivir en su época estudiantil.

El 22 de mayo, en coincidencia con el paro nacional de la docencia universitaria, se hizo el segundo ruidazo. En esta oportunidad, se reclamó expresamente la separación del cargo de Eduardo Hassan, docente de la cátedra de Anatomía a quien, por fin, los estudiantes de la facultad se animaban a denunciar con nombre y apellido.

Vínculos con el poder

Hassan, además de ser docente, es jefe de cirugía maxilofacial del hospital Padilla, trabaja junto con Sarita Alperovich (hija del actual senador y ex gobernador de Tucumán) y según dice las página del Ministerio de Salud de la provincia es el tercer mejor cirujano del país. Su relación con el poder lo ha transformado en una persona que se considera impune, por eso sin reparos comienza sus clases advirtiendo que “hay tres personas que odia en este mundo: las mujeres, los homosexuales y jujeños”. O que puede llegar a decir que “la mujer no piensa, es como un lavarropas, le tocás un botón y funciona”. Incluso ha hecho ostentación de ir con armas a la facultad.

Frente al giro que fueron tomando las cosas, desde el decanato pactaron con Franja Morada, que dirige el centro estudiantil, una vía para desmovilizar a los estudiantes de la facultad. Primero simularon una toma de la cátedra de Anatomía, luego propalaron que ya estaban actuando, que habían puesto en funcionamiento el protocolo ante violencia de género y estaban recibiendo las denuncias de casos de abuso. Sin embargo, las personas que se designaron para recibir las denuncias, están desde hace años en la facultad, conocían la situación que se vivía con Hassan y nunca hicieron nada.  

El llamado protocolo, fue sancionado hace tiempo por el  Rectorado sin presupuesto y con la orientación de que cada facultad lo aplique como pueda y como crea que lo tiene que aplicar. 
En esas condiciones, el Protocolo hasta ahora nunca se aplicó a pesar que el caso de Odontología es uno de los tantos casos de abusos y violencia de género que se vive en diferentes facultades de la UNT y pesar incluso, según narran algunas víctimas, que ya habían presentado denuncias en jurídico de la UNT y hasta en el Rectorado hace muchos años.

Triunfo parcial

Los Ruidazos, la presentación de varias denuncias con pruebas, ante la comisión receptora de denuncia que se constituyó en odontología, los anuncios de que las movilizaciones iban a proseguir y que incluso se iban a trasladar al rectorado, precipitaron la decisión de suspenderlo a Hassan por 30 días del cargo. Un triunfo parcial de la lucha. Un recule maniobrero de las autoridades calculando que con esto van a poder disipar el clima de movilización. Mientras, anunciaron, se va a dar curso a investigar administrativamente las denuncias.

Ya hay antecedentes de casos anteriores donde se procedió de la misma manera, y se terminó transformando las suspensiones en traslado del docente acusado, a otras esferas de la actividad universitaria.

La consigna del 2do Ruidazo había sido “fuera Hassan de la UNT, fuera todos los abusadores de la UNT”.  Conquistarla implica sostener y extender la movilización que se ha desarrollado. Entonces sigamos por ese camino, que es el único que va a asegurar la victoria.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios