01/04/2004 | 844

«A los parajes, la única prensa que llega es la nuestra»

Por Oso

Durante la campaña para convencionales constituyentes, empezamos a trabajar en la construcción del Partido Obrero y del Polo en Aguaray, un pueblo en el norte de Salta, a 50 kilómetros de Tartagal.


El núcleo del Polo está en un barrio que fue tomado y defendido por una gran lucha de los vecinos y se ha expandido a todo el municipio. Hoy –explica Carlos Sosa, dirigente del PO local– tenemos núcleos en Aguaray, Tuyunti, Piquirenda, Fátima y Yacuy; estas tres últimas son misiones aborígenes. Funciona un cuerpo de delegados del Polo por cada proyecto, y delegados en algunos barrios; los delegados de Fátima y Yuca no son sólo de los proyectos, sino que se encargan de hablar con todos los compañeros de cada paraje.


El Polo y el PO de Aguaray tuvieron su bautismo de lucha en las puertas de Panamercam, para arrancar puestos de trabajo; en las marchas, moviliza cerca de cien compañeros. También se organiza una importante juventud luchadora en la UJS, que se moviliza por las becas y el boleto estudiantil. Carlos Sosa lo define como “un grupo de pibes que van de los 12 años hasta los 20; toda una juventud luchadora que se transforma en revolucionaria”.


Carlos es muy enfático al hablar de Prensa Obrera. “Comenzamos a vender 5 prensas, ahora estamos regularizando más de 30 y tenemos perspectivas de llegar a las 50 en lo inmediato. En un pueblo donde el diario de Romero (El Tribuno) no pasa de 20 lectores, nosotros vendemos más de 30 prensas. En los parajes, el único periódico que llega es el nuestro. Los militantes y simpatizantes leen la prensa pero no todos la venden, en eso también tenemos que avanzar. Cuando lo logremos, el crecimiento va a ser mayor y podremos llegar a colocar más de 60 prensas“.


“Logramos que el PO sea reconocido como los únicos que son capaces de dar una lucha a fondo contra este gobierno y las petroleras. Con todo este avance que hemos tenido en este período reconocemos que nos falta más formación política, organización, asumir más responsabilidades, llegar a organizar a los docentes”, concluye Carlos.


El núcleo de Aguaray es “piquetero-piquetero”. Vencieron todas las limitaciones que el régimen capitalista quiso imponerles; sostienen todas las actividades y se suman con gran combatividad a las jornadas de lucha nacionales y locales

En esta nota

También te puede interesar:

Junto a las luchas, en diálogo con creadoras y creadores y afilando las armas de la crítica.
El martes 25 de agosto vio la luz Workersletter, el resumen de noticias diario de los trabajadores
La Iglesia sigue actuando para proteger al abusador Raúl Sidders.
Más descomposición de Altamira (ahora sobre el archivo de PrensaObrera.com).