23/09/1993 | 402

“Autogestión” de la miseria o movilización por la duplicación del presupuesto

Por P. M.

La visita de los candidatos del PO (FIT) de Capital al Santojanni, coincidió con la del candidato “Chacho” Alvarez del Frente Grande. Pero tuvo características muy diferentes. Mientras el “Chacho” repartía sonrisas y apretones de mano por los pasillos, los candidatos del FIT, Pablo Rieznik, Ricardo Zambrano (cirujano traumatólogo del propio hospital) y Sergio Villamil, distribuían una declaración con la denuncia del plan oficial de privatización de la salud pública y de los hospitales municipales. En la dirección, en los servicios y en la sede de la gremial médica del hospital se desarrolló un interesante y, por momentos, caluroso debate.


Ante el planteamiento del FIT de luchar por la duplicación del presupuesto de salud, contra los aranceles y contrataciones privadas, surgía la posición “realista” de algunos médicos de que se pueden “vender” los servicios del hospital, sobre la base de su optimización con recursos del presupuesto municipal y un eficiente control de gestión de las inversiones privadas que se realicen para enfrentar la situación de deterioro y abandono presupuestario que los regímenes tanto militares como radicales y peronistas han provocado en el hospital público.


A esto se suma la postura de la Asociación de Médicos Municipales, de inspiración mayoritariamente radical, que acuerda con la política de “autogestión” hospitalaria, pero con regulación y control y apoyo presupuestario. Como si la política de autogestión y privatización (aun la parcial o periférica) no tuviera la finalidad de no poner un mango más del presupuesto estatal en salud pública.


En un “esfuerzo preelectoral” (recordar la exigencia de Erman González a Bouer-Cavallo para “maquillar” los servicios antes del 3 de octubre), el secretario Roberto Peluso, de la MCBA, ha anunciado el reparto de 5 millones de pesos entre los 33 hospitales porteños para que “puedan adquirir sus insumos sin depender de la administración central”. El secretario de Hacienda de la MCBA agregó, según “La Nación” (18/9), que “a partir de este momento los directores de los hospitales; y los médicos adquieren ante la comunidad la responsabilidad principal sobre el correcto manejo de los fondos y la adecuada atención de los pacientes”. Queda clarísimo que se destruye el principio de la salud pública centralizada y la responsabilidad del Estado en la materia. Y el fraccionamiento de los hospitales librados a conseguir sus recursos y administrar su financiamiento. Desaparecerán los planes de prevención (reaparecen enfermedades como la tuberculosis, etc.), la investigación, etc.


El punto culminante del debate con la gremial del Santojanni se planteó cuando los candidatos del FIT plantearon como salida la necesidad de retomar la lucha presupuestaria y por la defensa del hospital público de hace un año de los médicos municipales. “En esa lucha nos traicionaron”, dijo un médico, “el Santojanni estaba movilizado y se preparaba para marchar a la gran concentración del Hospital de Niños, cuando la lucha fue levantada”.


El “realismo” que gana a algunos sectores de médicos municipales es el producto de la política de “consenso” y de la desmoralización introducida por la dirección oficial de la gremial, en el marco del fantástico deterioro promovido por los regímenes capitalistas. El FIT, en esta campaña evidencia que quiere reagrupar a los sectores, médicos partidarios de luchar por un incremento del presupuesto y defender un programa integral de Salud Pública. Bajo la bandera de la desburocratización Bouer y Menem promueven la ruptura del sistema municipal para facilitar el mejor avance de las camarillas privatizadoras. Duplicación del presupuesto bajo control de los trabajadores de la Salud.

También te puede interesar:

Daniela Daporta cuenta la elección en Colonia Victoria-Misiones, donde el PO obtuvo el 25% de los votos y es segunda fuerza.
La Renovación gana apalancada en la ley de lemas.
“¡Basta de pobreza, contagios y muerte! Por una salida de las y los trabajadores a la crisis sanitaria y social.”