04/01/2002 | 736

«Con ‘Prensa Obrera’ en la mano»…

El periódico pasado, que pasará a la historia como el del inicio de la revolución, debió haber hecho una mención a la tarea desarrollada por los piqueteadores del periódico.


El jueves 20, en el medio de la represión policial y con los ojos enrojecidos por los gases, un grupo de compañeros vendimos el periódico. No sé cuántos habrán sido en total. Entre dos «piqueteadores profesionales» vendimos más de 40, y había muchos compañeros vendiendo. Al grito de «La Prensa Obrera de hoy: una salida de los trabajadores frente al caos patronal, a cambio de una moneda», el periódico iba a parar al bolsillo de los compañeros que luchaban por ocupar la Plaza de Mayo. Era una proporción de 50 a 1 los que pedían disculpas por no tener la moneda que lo financie, frente a los que opinaban que no era el momento de vender la prensa.


Un compañero opinó que era ridículo tener un periódico en lugar de una piedra, que habría hecho retroceder a los «cosacos». Otro enseguida contestó que el periódico también pega. ¡Claro! Le da una dirección a esas piedras.


En la rebelión popular en la que participamos, es fundamental organizar en cada cacerolazo, corte de calle, marcha a la Plaza de Mayo… un grupo de compañeros con la «Prensa Obrera en la mano».

En esta nota

También te puede interesar:

El martes 25 de agosto vio la luz Workersletter, el resumen de noticias diario de los trabajadores
La Iglesia sigue actuando para proteger al abusador Raúl Sidders.
Más descomposición de Altamira (ahora sobre el archivo de PrensaObrera.com).
En vivo por las cuentas de Instagram @prensaobrera y @radiovillafrancia