13/12/2000 | 692

Estuvo una parte de la Argentina piquetera

El Picnic del Partido Obrero se transformó en una actividad multitudinaria que desbordó todas las expectativas previas. Más de 4.000 compañeros y varios centenares de chicos participaron de una enorme fiesta obrera. En un año, el Partido Obrero casi duplicó la cifra de 2.000 asistentes de nuestro primer Picnic.


Se anotaron 122 equipos de adultos en seis campeonatos de fútbol simultáneos; 22 de fútbol sub-13; 21 equipos de vóley, y 12 de fútbol femenino.


Casi 600 chicos participaron en las actividades de recreación, que contaron con magos, títeres, malabaristas, concurso de manchas y todo tipo de juegos. Hubo 52 inscriptos en el campeonato de ajedrez, ganado brillantemente por un compañero de Varela. Expusieron una docena de artesanos. Hubo muestras fotográficas y una variada librería que fue un gran éxito en materia de ventas. El festival comenzó a las 11 horas y sólo tocaron la mitad de los 16 conjuntos programados por culpa de la copiosa lluvia que se descargó. El buffet fue atendido por decenas de compañeros.


Hubo un participación destacadísima de barrios y frentes que ocuparon un lugar fundamental en todos los procesos de lucha del último año. Para ellos el Picnic fue un punto de reunión. Se encontraron centenares de piqueteros de San Fernando, Laferrere, Pacheco, Varela, Berazategui, Mercedes, Zárate, La Plata. Sólo la zona sur del Gran Buenos Aires llevó mil compañeros, con una destacada participación de Lanús y Avellaneda. De La Plata llegaron casi tres centenares de compañeros. Fue más débil la presencia de grandes grupos fabriles. Se destacaron, sin embargo, el Inti, con dos grupos musicales y decenas de compañeros; los gráficos de La Matanza; el hospital Francés; trabajadores de la Sanidad; la Uocra de Zárate. Esto se debió, en parte, a que los compañeros venían desde sus barrios, lo que se evidenció en que fueran masivas las iniciativas de activistas de fábrica que hicieron equipos mechados entre el frente, el barrio y sus amistades.


Quedamos en deuda


Quedamos en deuda; el Picnic no pudo culminar como queríamos. La lluvia que se descargó alrededor de las 15 horas, obligó a la suspensión de los campeonatos, interrumpió los debates sobre la mujer trabajadora y sobre el arte; no pudo culminar el festival ni el concurso de baile. Tampoco pudo hablar Altamira. Está pendiente el sorteo de una bicicleta, la culminación de los campeonatos y la entrega de todos los trofeos. Queremos, dentro de nuestras posibilidades, cumplir con todas las cosas que quedaron inconclusas. No podemos reprogramar nuevamente el Picnic, por la cercanía de las fiestas. Nuestra propuesta es, con todos los equipos que seguían participando, realizar campeonatos por zona, y luego las finales el 21, en el mismo parque de Pereyra Iraola. Las bandas y grupos musicales que se ofrecieron solidariamente están invitados a participar en las más de 30 fiestas regionales que se realizarán a fin de año en los locales del PO.


La lluvia, sin embargo, no pudo suspender la voluntad de miles de luchadores de participar en una fiesta obrera organizada por el PO. La sensación recogida por la inmensa mayoría de los asistentes, es la de que el Partido Obrero ha pegado este año un salto muy grande en su participación protagónica en las luchas de las masas. El Picnic es la resultante política de esta Argentina piquetera. Casi 5.000 de los 150 mil piqueteros que participaron de la última gran huelga general, estuvieron con el PO.


El rasgo dominante de la participación fue la presencia de más de 2.000 jóvenes trabajadores, estudiantes y desocupados. El acercamiento de ellos a un partido revolucionario es el indicador de la situación política del país. Mientras que miles de jóvenes se alejan de los partidos patronales, una vanguardia se acerca a la lucha y a las posiciones revolucionarias. Esto lo consideramos un gigantesco paso adelante en la estructuración conciente de la clase obrera.


Nuestro agradecimiento a los artistas del festival, a los artistas de la recreación, a los artesanos, a los organizadores del ajedrez y los más de 200 compañeros que participaron de la organización. A todos los esperamos en las próximas luchas.

En esta nota