23/03/1993 | 385

Gira de Altamira por Brasil

Entre el 18 y 25 de enero pasado, el compañero Jorge Altamira realizó una serie de actos-debate en distintas ciudades de Brasil sobre el tema “la crisis mundial y las perspectivas de la izquierda”. El ciclo fue organizado por Causa Operaria y patrocinado por distintos sindicatos, como metalúrgicos y petroleros de Bahía, profesores del Distrito Federal de Brasilia, trabajadores de procesamiento de datos y correos en Belo Horizonte y ferroviarios y bancarios de Baurú, en el interior del Estado de San Pablo.


Altamira fue entrevistado por dos canales de televisión en Salvador; fue recibido por los concejales de la izquierda en la localidad de Belo Horizonte; recibió la primera plana de los diarios del domingo en Bauirú, ciudad en la que también participó en la audición radial del sindicato ferroviario.


En conjunto, participaron de los debates más de 700 compañeros. Altamira trazó un balance de las caracterizaciones y pronósticos del PO en los últimos años. “Lo que se dió en llamar ‘el fracaso del socialismo’ —señaló— no fue más que la política conciente de la burocracia de la URSS para restaurar el capitalismo. Aquí no hubo ningún fracaso. No fracasó la burocracia en un supuesto intento socialista, porque todo lo que hizo fue una política restauracionista conciente. Sin embargo, cuando Gorbachov anunció su política, toda la izquierda mundial, incluído Fidel Castro, declaró su apoyo a la perestroika y al ‘socialismo con democracia’. Fuimos entonces —recordó— la única tendencia mundial, que en medio de una propaganda feroz alrededor de la ‘reforma del socialismo’, dijimos que estabamos frente a una política contrarrevolucionaria, lanzada con el apoyo del capital”. Contra los que proclamaban que la política de Gorbachov era, además, una pólítica viable, que podría resultar exitosa, “para nuestra tendencia las contradicciones entre las masas obreras y la burocracia eran irreconciliables, con tendencia a tornarse explosivas y desembocar en una guerra civil”. Este punto de vista es el que se ha visto plenamente confirmado por los acontecimientos de los últimos cinco años; “la burocracia fracasó en su intento de restaurar el capitalismo pacíficamente, y entonces existe la posibilidad de una lucha de clases aguda, realmente para imponer el socialismo”.


Altamira reivindicó “la caída del muro de Berlín (que) fue un acontecimiento revolucionario, (porque) provocó una quiebra de las relaciones que estaban transformando a un país llamado socialista en una simple colonia financiera del capital occidental y unficó a las masas en una lucha directa contra toda esta opresión”, algo que pusieron de relieve las huelgas estatales del año pasado y las actuales huelgas y manifestaciones de los metalúrgicos. El ascenso obrero que parece comenzar en Europa es un síntoma de que “la caída del muro de Berlín es un episodio de la revolución europea”.


En relación a las perspectivas de la izquierda en este cuadro, Altamira señaló que “La crisis se va a profundizar en todos los países y las luchas van a ser cada vez más feroces, y ante esta situación, de un modo general, la burguesía va a llamar a la izquierda al gobierno para frenar las movilizaciones obreras, como ocurre en Brasil entre Itamar y el PT”. Pero mientras el 95% de la izquierda mundial utiliza el llamado “fracaso del socialismo” para justificar su política de ingreso a los gobiernos burgueses y asumir directamente las posiciones de la burguesía y el imperialismo, para nuestra corriente la conclusión es radicalmente distinta, pues se acentuarán las características revolucionarias del período abierto con la caída del muro de Berlín y la desintegración del stalinismo.

En esta nota

También te puede interesar:

No importa el programa; solo es oportunismo electoralista.
Brasil - Estado español - Chile
Bolsonaro organiza marchas. Lula llama a “no perder la esperanza”.
Mientras la juventud piquetera ocupaba el ministerio en defensa de su derecho a la educación.