07/01/2004 | 832

La confraternización y la paz de los piqueteros

La burguesía y sus escribas no van a los pic-nics del Partido Obrero. Si lo hicieran, se derrumbarían buena parte de las diatribas e infamias que disparan cotidianamente sobre los "piqueteros duros", sobre el BPN y sobre el Polo Obrero. Porque lo que más asombró a muchos que venían por primera vez a esta fiesta de la familia obrera, fue el clima de camaradería, de confraternidad entre miles de luchadores presentes, de los que todo el año bailan con la más fea, que no arrugan ni ante la más feroz represión, ni ante las apretadas, ni ante los cantos de sirena del poder, ahora disfrazado de palmípedo "progre" y locuaz. Muchos de esos concurrentes primerizos destacaron la alegría y la paz reinante entre los que disputan la dirección de la clase obrera piquetera y de las amplias masas oprimidas del país a los burócratas, punteros y demagogos de todo pelaje.


Al éxito del Pic-nic contribuyó un hermoso día que logró el milagro de dejar hecho una joya al predio del Parque Pereyra Iraola tras la tormenta que sacudió al Gran Buenos Aires hasta las dos de la mañana del domingo 28.


Pero lo que más ayudó fue, como siempre, el trabajo de los centenares de compañeros que desde el sábado y durante el domingo garantizaron los escenarios, las carpas, las instalaciones, el buffet, los puestos y exposiciones, las actividades y espectáculos. Y –fundamental– el de los que en los barrios, los comedores, las empresas, los gremios organizaron la concurrencia y salvaron los escollos económicos y de todo tipo para concurrir. El Pic-nic se preparó como se prepara un 1º de Mayo, un 20 de Diciembre; con la misma conciencia clasista, socialista.


Así se garantizó, sin un solo incidente, el transcurso de la jornada.


Con cinco campeonatos de fútbol mayores que involucraron 100 equipos, casi mil compañeros; con 200 chicos participando del sub-13 y sesenta compañeras en el campeonato de fútbol de mujeres. Con decenas en el ajedrez, con 500 chicos en las actividades de recreación. Con multitudes que recorrían los puestos de los artesanos y de los microemprendimientos del Polo Obrero, la exposición de los cuadros de Maximiliano Kosteki (un agradecimiento especial a Vanina Kosteki por su ofrecimiento y su empeño), con un mar de jóvenes de todas las edades siguiendo los espectáculos.


El clima festivo no era, con todo, "light". La gran venta de libros y publicaciones, y en especial el cierre, evidenciaron un marcado interés por los planteamientos políticos.


El punto culminante del Pic-nic fue la intervención de Jorge Altamira, que –precedido por Pedro Gez, del Partido de los Trabajadores de Uruguay, y el diputado salteño Pablo López– acaparó la atención de una multitud que en oleadas se volcaba al predio del escenario principal.


Todos recordaban que en ese mismo lugar, el 16 de diciembre de 2001, se anunció el Argentinazo y la caída de de la Rúa-Cavallo, bajó la frase "la rebelión popular ya comenzó". Hoy, Altamira desenvolvió un pronóstico respecto de la evolución de la lucha de clases y el papel clave del movimiento piquetero, y en éste, del Polo y del Partido Obrero. La expectativa excedía incluso al propio orador; se manifestaba una inquietud respecto de los próximos pasos que debe dar un partido que ya tiene importantes responsabilidades en esa lucha de clases.


El Pic-nic del Partido Obrero se ha convertido en una tradición política de las muy buenas que tiene este partido. Una jornada de fiesta que para miles es la única oportunidad en el año de disfrutar con los hijos una salida, y la tienen recontramerecida después de 365 días de lucha. En medio de las campañas de la burguesía y su gobierno contra el movimiento más consciente y combativo de la clase obrera, a una semana de la bomba criminal, en vísperas de un año clave para la independencia política de la clase obrera, el Pic-nic ha sido una nueva victoria.

También te puede interesar:

En conferencia de prensa se anunciará la primera gran jornada de movilizaciones y cortes.
En ella se pretendía tratar el Proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria y el manejo del Parque Aguiar.
Fuera el FMI, por una salida obrera y socialista
Las organizaciones piqueteras reclaman por trabajo genuino y aguinaldo completo.