Prensa Obrera, el periódico de la Marcha Federal

La Marcha Federal desafió al poder político; Prensa Obrera fue su vocero. En medio de la hambruna argentina, a riguroso un peso el ejemplar, la Columna Norte, por sí sola, vendió 624 periódicos del Nº 784 en sus cuatro días de marcha, desde Salta hasta la quinta de Olivos. La cifra puede sufrir todavía alguna variación, porque faltan informes de Salta y Resistencia.


Como en el fútbol, ciertos resultados hablan por sí mismos, pero no es menos importante el desarrollo del juego. Particularmente para quienes creemos que la conciencia política y la construcción de un partido revolucionario son palancas fundamentales de la transformación social.


Se vendieron 16 periódicos en los siete minutos que demoró una ronda alrededor de la plaza de Santiago del Estero a las dos de la tarde, una hazaña si se tiene en cuenta que nadie creyó haber visto más de veinte personas bajo ese sol.


En Tucumán se batió todo récord conocido con una venta de más de 100 ejemplares en un acto que terminó a las 10 de la noche, luego de una breve marcha.


En Córdoba festejamos la venta de 59 ejemplares sin contar los que vendieron los marchantes, llegando a 100.


La tapa del Argentinazo fue exhibida por los canales zonales, porque marcó el debate político de esos días. El interés por Prensa Obrera atravesó otras fronteras, como en Salta, donde había tres policías, de nada discreta consigna, a la vuelta del local del PO, y uno leía Prensa Obrera de manera menos discreta todavía. La escena se repitió una y otra vez, con el patrullero de guardia en Villa Constitución y con los canas que vinieron a saludar a los manifestantes en Tucumán, algo similar a lo ocurrido con el patrullero enviado a escoltarnos antes del Roldán, uno de cuyos integrantes manifestó que muchos de ellos pensaban que el futuro del país depende de lo que hagamos los piqueteros.


En una localidad tan pequeña como Arroyo Seco, el periódico se vendió como pan caliente. Lo compraron numerosos comerciantes de Rosario y proporcionalmente tal vez más comerciantes en Zárate, donde la venta estuvo a la altura de la recepción, la de mayor cantidad de organizaciones y la de mayor conmoción popular. Pero esa escena se repitió por doquier en el paso de la Columna Norte por la Av. Santa Fe, en la Capital, al otro día, ya con el nuevo periódico. Si tomamos en cuenta la cantidad de automovilistas que compraron la prensa en todos los puntos de la marcha y piquetes, es evidente que la prensa fue un termómetro de la simpatía por la Marcha Federal y por la convocatoria al 19 y 20 entre las clases populares medias.


En Zárate se dio el caso de que la prensa fue adquirida por el cura de la iglesia más próxima y también por la persona que atendía el local del PJ menemista de la calle que conduce a la plaza de la Municipalidad. Por falta de tiempo, nos perdimos en esa ciudad a los obreros de la Papelera del Plata que nos esperaban organizados por el Sindicato Papelero local, donde un paro triunfante fue apoyado por el Polo Obrero regional. Allí iremos con el próximo periódico como parte del apoyo del Polo a la nueva huelga contra el despido de tres delegados.


En pequeñas localidades como Gálvez, Rosario de la Frontera o Arroyo Seco, o en grades ciudades como Santa Fe, Rosario, Córdoba, Tucumán, la propia Salta o Resistencia, Prensa Obrera fue la prensa del Argentinazo. Sus títulos y su contenido forman parte de las jornadas revolucionarias protagonizadas por los trabajadores y explotados en todo el país.


De acuerdo a los informes de las otras columnas, del Sur y del Oeste, la venta de la prensa en la Marcha Federal superó largamente los 1.000 ejemplares y llegó a 4.000 luego de la venta del día 20 mismo en Congreso, en la Marcha y en la Plaza de Mayo, a la par de la venta en todos los actos simultáneos en todo el país (todo eso al margen de la venta y suscripciones regulares).


Este “resultado” es indicativo de un fenómeno político de mayor alcance. Tal vez pudo apreciarse horas antes del comienzo de la Marcha Federal, cuando en el programa “Periodistas”, Slotowiajzda, tomó un ejemplar en sus manos y explicó a la cámara que se trataba de “Prensa Obrera, el periódico semanal del Partido Obrero, cuyo brazo piquetero es el Polo Obrero”, para mostrar sus consignas: “El 19 y 20 vamos por otro Argentinazo”.


Prensa Obrera, alguna vez reconocido en la intimidad de la mesa nacional del Bloque Piquetero como el periódico del movimiento piquetero en la Argentina, por su actualidad y su contenido, está respondiendo a la avidez política en relación al desenlace de la situación política y a la posición que el Partido Obrero, activista y animador de la rebelión popular, aporta para ese desenlace.


Las posiciones de Prensa Obrera nos arman a todos nosotros con una caracterización y con una salida, en todos los frentes de la lucha cotidiana, y por eso comienza a provocar la avidez de los hombres y mujeres más inquietos de nuestro pueblo. Tengamos en cuenta que se trata sólo de aquellos que tienen la moneda en el bolsillo para solventar su costo. Vamos, compañeros del PO, vamos por los 10.000 semanales; hagamos esa contribución a la lucha por un gobierno de los trabajadores.