05/12/2002 | 783

Reportajes

"No hay que flexibilizar el mensaje"

Hector (Orán)

«No hay que flexibilizar el mensaje»


¿Cuánto hace que estás militando en el PO?


En el PO estoy hace seis meses, en el Polo hace ocho meses; me integré a principios de año.


¿Cómo fue que te integraste al Polo y al Partido?


Yo estaba en una organización de lucha y después tuve contacto con la gente del Partido en Orán. Y a partir de ahí empecé a organizarme con el Polo y después, rápidamente, tuvimos una charla sobre el Partido: el diputado Pablo López nos dio una especie de introducción, y a partir de ahí empecé a concientizarme, a tener un conocimiento claro de cuál era el propósito del PO y todas esas cosas.


¿Qué ventajas encontrás en militar en el PO?


La ventaja es que adquirís conocimiento. Yo siempre tuve ese pensamiento de que el pobre alguna vez tiene que dejar de ser pobre. Dije, en un momento de mi vida, «nací pobre, pero no me voy a morir en esta situación». Y en el Partido encontré la respuesta a esa pregunta que siempre me hacía: «¿Hay alguna manera de que esto cambie?». Y la propuesta del PO reúne las condiciones que yo siempre me propuse.


¿Qué conclusiones te llevás?


Principalmente, afianzar lo que uno viene pensando, esto de que tomar el poder porque es la única salida que se presenta a la crisis del capitalismo. El mensaje a la gente de Orán, a mis compañeros, de inculcarlos más en la lucha; en Orán, en las últimas asambleas, se va tomando el camino correcto. Yo creo que para construir un partido las cosas no se tienen que flexibilizar, uno tiene que ser correcto en el mensaje, en la metodología, en las posiciones de acuerdo a los problemas de cada pueblo. En eso tenemos que ser duros, tenemos que ser exigentes con nosotros mismos y así la gente no se confunde con el asistencialismo, principalmente en el Polo Obrero. Yo quiero poner en claro esto: acá el mensaje ha sido claro, ha sido directo. Estos tres días han sido una verdadera escuela para mí y lo bueno de esto es que uno puede ir, comentarlo con la gente allá que lo está esperando, con la gente que confía, y principalmente en Orán, donde se está llevando a cabo una lucha que para nosotros, para Orán, es inédita, porque nunca hubo tanta oposición ni una postura definida, ni una política definida con respecto al oficialismo. En Orán hemos logrado ser una oposición.


 


Vanesa (obrera de Zanon, Neuquen)

«Que la sociedad sea puesta bajo control obrero»


¿Trabajás en Zanón, no?


Sí, trabajo en Zanón producto de una decisión que tomaron los obreros hace cinco meses, de abrir diez nuevos puestos de trabajo, que se repartieron entre las organizaciones de desocupados en reconocimiento del apoyo que han brindado, ya que se ha podido sostener la ocupación y la gestión obrera de Zanón gracias a este apoyo. Nos dieron un puesto al Polo Obrero y lo dividimos en dos: somos dos compañeras del Polo Obrero en la fábrica.


¿Cómo es la experiencia de trabajar en una fábrica que está bajo control obrero?


Yo nunca trabajé en una fábrica antes, pero lo que te puedo decir sobre trabajar sin patrones es que es hermoso, es inexplicable. No sabría bien cómo desarrollarlo, pero el espíritu que hay en la fábrica cuando uno ingresa es otro. Lógicamente, hay problemas, como el de no tener capital para comprar los insumos, para organizar. Los obreros antes trabajaban ocho horas y se iban, pero ahora no, porque ahora tenés la responsabilidad de organizar la producción; las decisiones son tomadas de conjunto, ya no hay un trabajo en función de que alguien se lleve la parte del león, sino que hay un trabajo en función de todos los que estamos ahí, que ponemos un poquito para hacerla funcionar.


¿Cuál es la posición que expusiste en el plenario hace un rato?


La propuesta que nosotros traíamos es la de conformar un equipo del PO que siga el trabajo de las fábricas ocupadas recuperadas en todo el país, como Zanón, como Grissinópoli, como Brukman, en función de plantearnos un plan de trabajo de conjunto y desarrollar la posición del PO. En Zanón, por ejemplo, hay una gestión obrera, pero en otras fábricas la gestión obrera tiene las características de una cooperativa. La cuestión de una fábrica puesta a funcionar bajo control obrero es muy importante, y nosotros, desde el PO, planteamos que sea la sociedad la que sea puesta bajo control obrero; por eso sostenemos que debemos formar un equipo de trabajo que analice los distintos casos y que nos permita una visión de conjunto para mostrarles también a los trabajadores de las fábricas ocupadas cuál es el camino, y también a los trabajadores de las fábricas que no están ocupadas pero que a su vez están sufriendo los ataques, producto de la bancarrota, ya ampliamente desarrollada en este Congreso, del capitalismo en la Argentina y en el mundo.


¿Qué evaluación hacés de este Congreso?


Este el primer Congreso del PO en que yo participo como congresal, y la verdad es que otros compañeros me habían contado cómo era, pero no me imaginé que fuera una experiencia tan importante: el debate de ayer en la comisión de Movimiento Obrero fue muy rico. Lo que me llevo son elementos que a mí y al resto de la regional de Neuquén nos van a ayudar para construir el PO y el Polo allá; además de lo que me puedo llevar para aportar en la lucha de Zanón, y mostrar que el camino no está en tratar de sacar adelante Zanón solamente, sino que está en la unidad con los piqueteros, con las asambleas populares, y está en plantearnos la cuestión del poder.


¿Qué cosas de la organización de la producción vos y tus compañeros están discutiendo?


El problema principal ahora, y creo que pasa también en otras fábricas, es el del capital. Hay que comprar insumos, hay que pagar salarios, hay que pagar la luz, el gas. Zanón no podría funcionar sin luz. Se presenta una gran problema porque la guita que ingresa ahora es la de ventas. Pero se vende poco, no se vende lo que podría hacer funcionar la fábrica, y el planteo que nosotros hacemos es que la fábrica sea expropiada bajo control obrero y que reciba un subsidio estatal que permita ponerla a funcionar con toda la fuerza. Porque una parte importante de la producción de fábrica, que es el porcelanato, estaba subsidiada; fue desarrollada gracias a los subsidios que dio el gobierno neuquino a la patronal. Nosotros planteamos que Sobisch le dé a Zanón un subsidio no reintegrable para organizar la producción de acuerdo a las necesidades reales: Zanón es la cerámica más grande de Neuquén y planteamos que el Estado la contrate como proveedor privilegiado para elaborar un plan de obras públicas, construir escuelas y hospitales, que es lo que necesita Neuquén y también el resto del país.


 


Gustavo (Tucumán)

«La presencia gravitante del Polo y el Partido»


¿Qué conclusiones te llevás de este Congreso para compartir con tus compañeros?


Concretamente la riqueza política e ideológica, la experiencia de lucha que uno viene siguiendo a través de la prensa, desde un tiempo a esta parte, desde que nuestro partido ha copado el escenario mediático (en el sentido de que aunque no quieran nos tienen que dar participación). Hoy, el Polo Obrero, el Partido Obrero tienen una presencia dominante y gravitante en la escena política. Esto se ha ratificado; se ha dado una aprobación de todo lo actuado, haciendo balances con déficits y aciertos que hacen al desarrollo de toda agrupación que está haciendo su propio metabolismo, su propia ruta.


Me hubiese gustado, en lo personal, hacer algún tipo de contacto individual con compañeros de la sanidad para ver de qué manera intercambiando experiencias, podían ayudarme a encarar una lucha más efectiva, pero no se dio la oportunidad. Porque tengo la intención de librar una batalla política e institucional allá, en el caso concreto del Colegio Médico y diversas instituciones. Así como nos hemos propuesto, como regional Tucumán, ganar la Federación Universitaria de la provincia después de los resonantes triunfos en Psicología, Filosofía, Artes, incluso en escuelas universitarias de nivel medio; también es una propuesta, una cruzada, un desafío personal mío librar una batalla, sea con el método del frente único o como se pueda, crear una consciencia, una vanguardia de la clase media profesional de la sanidad, que es tan explotada, quizás más que cualquier trabajador de cualquier gremio industrial.


 


Aurelio Díaz (Chaco)

«Un partido que mira a las masas»


¿Qué balance hacés?


En realidad es mi primer Congreso dentro del Partido Obrero. Vinimos con otros compañeros y estamos –no sé si el término es justo– impresionados. Yo soy militante en el campo sindical (en la construcción), y en los congresos muchas veces se resolvían llevando a diez compañeros custodiándoles la espalda y con una barra bastante fuerte para imponer determinados criterios; en los que te metían palo o directamente no te dejaban entrar. Hay otros congresos que vienen amañados, que vienen acordados desde las cúpulas y no se abre el debate. Esto me hace acordar a muchas acciones de asambleas deliberativas en las obras de 400 obreros donde se debatía el problema, donde los compañeros exponían sus puntos de vista y se sacaban conclusiones y se pasaba a la acción.


Y acá he visto cómo, por ejemplo, en cuestiones internacionales, un compañero expone, otro compañero no está de acuerdo con determinados puntos, y debaten con un respeto, un determinado nivel (no el encono, el enojo, porque haya una posición contraria al compañero que expuso).


La reflexión que hacemos es la siguiente: uno avanza mucho más cuando la posición de uno está equivocada, sabe escuchar, se reflexiona en conjunto y se avanza. Esto es lo fundamental que nos llevamos de este Congreso. El grado de argumentación y fundamentación que tienen los compañeros es muy fuerte. Lo que sacamos como conclusión de acá es que es un partido muy fuerte en la faz teórica y que cada punto lo discute al milímetro, colectivamente, y entonces la posibilidad de error es ínfima. En cambio, en aquellos congresos en los que yo participaba se hacía rosca por arriba, acuerdos, y terminaban por lo general al poco tiempo con una línea equivocada.


¿Cuál es el mensaje que les llevás a los compañeros de Chaco?


La idea al ir al Chaco es explicarles a ellos, relatarles cómo un partido pequeño, un partido numéricamente chico, cuando tiene una línea política correcta y mira a las masas tiene la posiblidad real de un gran crecimiento. Es decir, en este país hasta hace cinco años estaban las organizaciones piqueteras diseminadas en todo el país, estaban desconectadas unas de otras: Tartagal del Chaco, Chaco de Cutral Co, de Córdoba, de Catamarca. La gran virtud que tuvo este partido es haber unificado todo eso a través del Polo Obrero, que empujó la conformación del Bloque Piquetero Nacional y que hoy está en el centro de la escena política. Si comparamos con las dos centrales sindicales, éstas quedaron reclamando en el plano reivindicativo. Esto es resultado de unificar a todos los sectores que estaban desconectados en una organización nacional, y haber elevado el nivel de confrontación al plano político; hoy se está pidiendo la continuidad de la lucha del 19 y 20, que echó a De la Rúa y terminó con estos dos partidos políticos que han gobernado al país.


El gran mérito es mostrar que con la línea correcta se puede llegar al triunfo, y esto lo logró el PO: vio en su momento que el movimiento de desocupados tendía a ser un factor en la política, un elemento de confrontación abierta al sistema; lo unificó nacionalmente desde su lucha reivindicativa hasta llevarlo hoy al planteo de que se vayan todos, por pan y trabajo y por una Constituyente, que es la pelea que está librando el PO en todo el país. Pero lo central de esto es haber unificado a esas masas que estaban desunidas, disociadas, por lo tanto sin energía, sin fuerzas, y hoy tienen una enorme fortaleza. El 19 y 20 es la continuidad de la pelea, y a lo mejor en navidad estemos pisando el poder, o todavía tengamos que decirles a los compañeros que hay que acumular más fuerza.


 


Blanca (Colonias Unidas/Resistencia, Chaco)

«Desde que entró el Polo se aclararon las cosas»


«Yo vengo de una militancia de 15 años en el PJ», nos cuenta Blanca.


¿Qué diferencias encontrás entre la militancia en el PJ y la del Polo o el Partido Obrero?


Yo estaba con un movimiento de desocupados independiente y encontré en el Polo Obrero lo que realmente buscaba, o sea, el camino concreto a la lucha: lo que nunca encontré ni en el PJ ni el otro movimiento independiente.


¿Cómo es el trabajo en Colonias Unidas?


Colonias Unidas está a 140 km de la capital del Chaco. Hace más o menos dos meses que se abrió el movimiento del Polo Obrero y estamos preparándonos para largar la asamblea popular del Partido Obrero para dentro de poquito. Y estoy militando en Resistencia, tengo una delegación de 168 compañeros que estamos en la lucha, una lucha muy agitada porque tenemos mucho trabajo.


¿Qué conclusiones te llevás de este XIII Congreso del PO?


Bueno, es la primera vez que participo de un Congreso, y es una muy buena experiencia, muy bien alimentada políticamente; me llevo más ganas de trabajar, es algo que a mí me hacía falta: me alimentó mucho la parte política para seguir luchando y para llevarle a mis compañeros algo concreto. Algo me faltaba, algo me faltaba completar y lo conseguí.


Me habías comentado que en Colonias Unidas tenían un espacio en una FM…


Colonias Unidas es un pueblito muy chico. Tiene un intendente, y ahí se hace lo que el intendente dice, la gente le tiene mucho miedo al intendente. Desde que entró el Polo Colonias Unidas se aclararon muchas cosas: la gente se va dando cuenta de a poquito, va perdiendo el miedo. Inclusive abrimos dos FM: primero la lucha fue porque el intendente no les dejaba a los chicos hacer el programa porque la radio la maneja él, pero los chicos a pesar de eso lo hicieron, y ahora tenemos una hora por día en cada FM. Se le manda la prensa todas las semanas y es todo sobre el Polo Obrero: los debates, las actividades, todo sale; sirve como difusor de las ideas del Polo. Porque nosotros tenemos más compañeros, más gente del Polo integrada en la zona rural, gente del campo, y la información se transmite a través de las FM. Cuando convocamos a una asamblea o algo ellos se enteran a través de la radio y vienen al pueblo.


Aparte, el Polo encaró una lucha muy frontal con el intendente porque pagaban los planes de Jefas y Jefes a 70 km del pueblo y el intendente nunca quiso que los planes se pagaran ahí en el pueblo. El llevaba a la gente en un camión de la Intendencia y le cobraba 10 pesos a cada uno por llevarlos y traerlos; aparte la gente iba todo el día. Y el Polo logró que los planes se paguen en el pueblo. Pero fue una lucha muy intensa porque el gerente del banco decía que sí y el intendente que no. Era una lucha muy frontal. Nosotros lo conseguimos, lo logramos: el Polo lo logró, va y saca la plata del banco y paga. Nos llevamos muy bien con el gerente del banco, nos tiene mucha confianza a la gente del Polo, nosotros ayudamos al pagador, con lo cual estamos en la parte del pago de los planes Jefas y Jefes.


 


Alejandro (Córdoba)

«Nos proponemos un salto en la Juventud»


«Soy de Córdoba, estoy estudiando ahí hace cinco años, y estoy en el Partido hace uno. Soy de una fracción que salió del Pts y entré el año pasado a militar en el PO, con toda la crisis de López Murphy», cuenta Alejandro.


¿Cuál es el eje de intervención del PO en donde estás militando?


Es el eje de todos lados: la Asamblea Constituyente, la cuestión del poder. En la universidad, el eje es la crisis de la Franja Morada, que se derrumbó este año y perdió la Federación y la cabeza de las elecciones. En los barrios es la construcción del Polo Obrero como una herramienta de lucha para los desocupados, y también la Asamblea Constituyente, o sea la necesidad de una salida de poder para los trabajadores.


¿Cómo resultó esta experiencia del Congreso?


Espectacular. Es un laboratorio, o sea, la cabeza te va avanzando al calor de todo lo que fuiste desarrollando a lo largo de todo el año y encontrás un anclaje político para seguir laburando de acá en adelante. Este congreso, es un instrumento totalmente necesario para el Polo, para el Partido, para la regional y para mí; es un arma que me ha potenciado mucho para las tareas que tengo de acá en adelante, sobre todo la de preparar el 20 de diciembre: estamos apostando a traer más o menos cinco o seis colectivos. Potencia mucho esta tarea todas las caracterizaciones y todas las resoluciones que se están tomando, especialmente para la Juventud: nos estamos planteando dar un salto, empezar a conquistar los Centros y las Federaciones para poder unirlos a las luchas piqueteras y derribar al gobierno de Duhalde (alguien que no le va a dar salida a la universidad). Es un planteo fundamental.


¿Cuál es la idea fundamental que les llevás a tus compañeros de Córdoba?


Una: compañeros hay que construir el PO a full. De ahora en adelante a full sin parar.