fbnoscript
12 de diciembre de 2013 | #1297

Los artistas y la nueva etapa

Cultura y política, mesa-debate en el Picnic del PO

Convocada bajo el título "Cultura y política. Los artistas y la nueva etapa", la charla en la que participaron Ricardo Bartis (actor y director teatral), Mariano Ilinas (director del film "Historias Extraordinarias") y Gabriel Solano (dirigente del PO), contó con la participación de cerca de 200 personas.

En su intervención inicial, Bartis se definió como peronista y señaló como un avance cultural y político (y al mismo tiempo como un desafío) la realización de un picnic de la izquierda en un barrio como Palermo. Bartis reivindicó al recientemente fallecido actor Alejandro Urdampilleta, en tanto habría producido una fractura cultural enorme, al ampliar el texto y de ese modo desbordarlo. Consideró que una mirada de izquierda en el teatro es aquella que produce interrogación, crítica, duda, y no una mirada anquilosada. En este sentido, señaló que detrás de un discurso izquierdista, muchas veces se encubre un procedimiento artístico conservador. Criticó fuertemente al secretario de cultura porteño, Hernán Lombardi.

El teatro alternativo, dijo, emerge entonces como un arte casi defensivo frente a lo que sería el teatro oficial. Ilinas señaló que el cine es la disciplina artística más ligada al dinero. El cine independiente sufre una permanente impugnación por parte del cine industrial, algo que no ocurriría en el caso del teatro. Denunció a aquellos que conciben al cine como un negocio. A su vez, criticó al secretario de Cultura nacional, Jorge Coscia, por su defensa de las grandes productoras y la asfixia progresiva del cine independiente, y criticó en el mismo sentido las últimas gestiones del Incaa.

Gabriel Solano denunció la política de cooptación del kirchnerismo en el terreno cultural, que forma parte de una política más amplia de cooptación. Apuntó, asimismo, que como socialistas promovemos la más amplia libertad en el arte. Cuestionó a Lombardi, pero denunció también a Coscia, que en uno de los aniversarios del crimen de Mariano Ferreyra se encontraba armando muestras culturales con la Unión Ferroviaria -la burocracia sindical es la negación de la libertad al interior del movimiento obrero, y por tanto del arte, que presupone la existencia de la más amplia libertad de expresión.

Finalmente, Solano señaló como un desafío del PO y el Frente de Izquierda el impulso de un gran movimiento cultural, destacando a la cultura como un poderoso medio de llegar a las masas trabajadoras. Una modalidad insustituible, porque llega al corazón de las masas con modos más simples y con una sensibilidad que al lenguaje político le cuesta igualar.

En esta nota:

Compartir

Comentarios