fbnoscript
19 de octubre de 2017

Jaime García, adiós a "un amigo del camino"

Por Gustavo
La semana pasada falleció, a los 82 años, Jaime García Calderón. Sus restos fueron cremados.
 
Lo conocimos durante una agitación en las puertas del Coto del Abasto, en el 2007 o 2008. De mirada vidriosa y triste, la primera vez que ingresó al local que el PO de Almagro tenía en la calle Palestina se conmovió al ver el retrato de León Trotsky. Aunque militó dentro del partido poco tiempo, permaneció ligado a él casi hasta el final de sus días como “un amigo del camino”, según le gustaba decir. Asistía a las movilizaciones y actos del partido y del FIT.
 
De origen ecuatoriano y simpatías por el trotskismo desde joven, Jaime tuvo una pintoresca vida que lo llevó a vivir en México (donde estudió Ciencias Políticas), en Polonia (donde hizo un curso de especialización) y finalmente en Argentina.
 
Quizás porque tuvo en nuestro país una vida de bajísimo perfil, casi no se supo que en los '80 escribió la novela La tarde del antihéroe, que relata el descompuesto periplo de Javier Gómez, personaje que se debate entre su carrera como capitalista y el liderazgo de la revolución social. En cierto modo es un retrato de sus propias preocupaciones y dilemas por su pasado de empresario. En ella, la figura del militante abnegado que Jaime admiraba aparece en la sobria figura de Sandaval.
 
La tarde del antihéroe formó parte de la Biblioteca de Literatura Ecuatoriana que publicaron Editorial El Conejo y Editorial Oveja Negra.
 
También produjo, en épocas de mayor fortuna económica que sus austeros días en la Argentina, la película Nuestro Juramento (1980), un largometraje sobre la vida del popular cantante ecuatoriano Julio Jaramillo.
 
Adiós Jaime. Nuestro recuerdo para vos.
 

En esta nota:

Compartir