fbnoscript
17 de mayo de 2018

Unas palabras de homenaje al Colo

De Roberto Gramar, desde París
Por Roberto Gramar
desde París

Quiero dejar unas simples palabras de homenaje al Colo, porque nos conocimos en el PO durante muchos, muchos años y porque compartimos un trabajo intenso en el último período.

Tenía un enorme mérito. Era constante, tozudo, disciplinado y trataba de llegar al objetivo que se había fijado, cualquiera que fueran las dificultades a afrontar y los atajos a tomar. Fue un gran constructor de Política Obrera y del Partido Obrero. También sabía reflexionar sobre el trabajo cotidiano, plantearse interrogantes y afrontar nuevos desafíos y tareas, acordes a las necesidades de cada etapa política: militante sindical, agitación callejera, libros y artículos sobre la historia argentina, educación política.

Gracias a su perseverencia, me incorporé al trabajo de publicación de los artículos sobre la Revolución Rusa (con Andrés Roldán) y colaboré en la preparación del Seminario del mes de noviembre. Nadie mejor que el Colo para personificar la continuidad del trabajo polítco y por eso nadie mejor que él para insistir en la necesidad de la reflexión, el examen teórico, el debate programático entre los revolucionarios. Leer, leer, leer (como dijo en una sesión del Seminario) y militar, militar, militar, junto y en el movimiento obrero y popular y en el partido revolucionario.

Gracias a su esfuerzo, fue una buena síntesis, de lo mejor que produjo la izquierda argentina de los años 60 y 70. Personalmente, en estos meses recientes, me transmitió esta exigencia del trabajo individual y colectivo. Colaborar con él -y a través suyo  con el partido- fue una palanca, una nueva posibilidad de arranque.

Gracias Colo. La lucha continúa.

Roberto Gramar, París, 17 de mayo del 2018

Compartir

Comentarios