fbnoscript
13 de junio de 2018

Falleció Susana Aguad, una gran militante

Toda una vida dedicada a la defensa de los explotados

Nuestra compañera Susana Aguad falleció el pasado jueves 7 a raíz de un golpe en la cabeza, producto de una caída accidental. Susana nació en 1934 en Tulumba, un pueblito cordobés y estudió Derecho en la Universidad de Córdoba, donde militó en el Partido Comunista.  


Rompió con el PC en 1968 y participó en la formación del PCR, destacándose como abogada de los sindicatos clasistas y combativos donde ese partido tenía inserción gremial, particularmente en el Smata de Córdoba, junto a nuestro también querido “Colo” Rath. 


A raíz de su intensa actividad política, en 1969, embarazada, estuvo seis meses detenida en medio del Cordobazo. Comprometida en la defensa de presos políticos, para quienes presentaba los habeas corpus sin distinción de pertenencia, se ganó el respeto de amplios sectores de la vida política cordobesa. 


En 1974 fue nuevamente detenida por un año y medio en la cárcel de Devoto, bajo el gobierno de Isabel Perón, hasta que apenas un mes antes del golpe militar pudo partir a Francia en un exilio que duró hasta 1984. 


Desde los suburbios de Paris, Susana trabajó en la MRAP, movimiento francés contra el racismo, el antisemitismo y por la amistad entre los pueblos. Al regresar al país, se integró a la flamante Conadep y participó en la elaboración del informe Nunca Más. 


Se desempeñó también como docente en el CBC y ejerciendo la profesión en el Ministerio de Trabajo. Desarrolló asimismo una profusa y exitosa carrera literaria que se inició en 1970, cuando publicó con Daniel Moyano y otros autores “Memorias de pequeños hombres”. Por sus novelas y libros de cuentos obtuvo numerosos premios y distinciones entre los que se destaca el Premio Municipal por su novela Lejana y Oscura (2010).


A raíz de una reunión con el “Colo”, luego del picnic del 2015, se interesó por las posiciones y actividades de nuestro Partido. Con una entrega que llevó hasta el límite de sus posibilidades físicas, participó de las actividades de Jubilados Clasistas contribuyendo a su desarrollo con su experiencia, entusiasmo revolucionario y alegría contagiosa, hasta el último momento de su vida.


Sus hijos, familiares, nietos, bisnietos y amigos despedimos sus cenizas en el Parque de la Memoria. Hasta la victoria siempre, Susana.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios