fbnoscript
9 de diciembre de 2004 | #880

Tucumán: La funcion del Estado y el Picnic

El Picnic principal que se estaba realizando en las instalaciones de la Facultad de Educación Física, que había reunido a unos 1.500 participantes (otro Picnic se concretó en Alberdi con más de 300 compañeros), y que estaba teniendo un extraordinario desarrollo de participación y organización, se vio frustrado por un ataque masivo de abejas que picaron a unos 400 compañeros (adultos y niños), y obligó a hospitalizar a más de 40 (un joven del Polo, Roberto Córdoba, quedó internado).
 
Cuando se produjo el hecho, la respuesta de los bomberos fue: “No tenemos equipamiento para enfrentar a las abejas, llamen a Defensa Civil”; cuando lo hicimos, dijeron que en esos casos... llamaban a los bomberos. Vino, sí, la policía, pero no a combatir a las abejas (los canas no salían de los patrulleros) sino a ver si se llevaban a alguien detenido por el tumulto que había provocado la situación. Mientras esto ocurría, los responsables del Partido y el Polo pudieron dar una respuesta a las circunstancias, armando hogueras, atendiendo desde la enfermería que se había montado para el Picnic los casos más graves, y de manera urgente se comenzó a llevar a la gente más afectada a los hospitales (varios enfermeros sufrieron numerosas picaduras).
 
Las ambulancias llegaron con más de media hora de retraso, a pesar de que el lugar del Picnic está a unas 10 ó 15 cuadras de los hospitales más cercanos.
 
En conclusión, cuando hay una marcha piquetera, se hace presente todo el aparato del Estado, policía, bomberos, ambulancias, etc. Está dispuesto para intimidar y llegado el caso, reprimir. Cuando hay un hecho, de los que cotidianamente ocurren, como son las inundaciones, los accidentes en las rutas, o esta vez el ataque masivo de las abejas, todo ese aparato no aparece o es inservible, el pueblo se tiene que arreglar por las suyas, con su ingenio y solidaridad.

Compartir

Comentarios