fbnoscript
11 de diciembre de 2018

La Campaña financiera pone segunda

Al cumplirse tres años de la asunción del gobierno de Cambiemos, los trabajadores sufrimos un ataque de una magnitud escalofriante. El 2018 ha sido, sin dudas, un año en el cual la carestía y la inflación destrozaron el poder adquisitivo del salario, al tiempo que el acuerdo con el FMI explicita el grado de colonialismo al que buscan someternos.

En este marco, la respuesta de la clase obrera estuvo presente constantemente en defensa de los puestos de trabajo y del salario, a pesar del papel de la burocracia sindical. La lucha de Siam y la ocupación de Interpack son el reflejo de una tendencia que se vivió a lo largo de todo el año como fue el Inti, Posadas y la rebelión educativa, entre otras.

En la Campaña Financiera es notable el nivel de aceptación que viene teniendo el planteo en nuevos compañeros que a lo largo del año compartieron una experiencia de lucha con el PO, sacando conclusiones muy valiosas sobre la importancia de que exista una organización militante que interviene decididamente en la lucha de clases.

El reflejo de las luchas

En la Capital Federal hubo a lo largo del año distintos movimientos que le dieron una impronta agitada. Es lo que ocurre con los terciarios, que luego de una batalla muy extendida contra la Unicaba se preparan para pasar a una nueva etapa de lucha, contra la aplicación de esta política anti educativa y el cierre de los institutos.

Al calor de otra lucha, la de salud es que la Campaña Financiera se prepara para pegar un salto. La combinación de la actividad parlamentaria con la movilización callejera tiene un impacto directo en la presencia de Tribuna de Salud y del Partido Obrero en los hospitales. Luego de la campaña por las seis horas, los trabajadores de enfermería están al pie del cañón en defensa de su título y compartiendo con todos los profesionales de la salud.

Por otro lado, el Polo Obrero en general y el de CABA en particular,  sigue siendo una parte muy activa en esta campaña. Igual que ocurriera en las últimas veces, los compañeros demuestran, una vez más,  una tenacidad enorme a la hora de pelear por los recursos para continuar poniendo en pie una organización socialista entre los desocupados y los trabajadores más precarizados.

Picnic, una jornada clave

La movilización de miles de compañeros al Parque Sarmiento el próximo domingo es una instancia fundamental para la concreción y recolección de aportes. Las charlas y actividades funcionan como un polo de atracción para jóvenes y trabajadores que se acercan al partido y materializan en la campaña financiera su simpatía política.

Se destaca particularmente la charla organizada por el Plenario de Trabajadoras, sobre lo que fue una de las batallas más significativas del año: la pelea por la conquista del aborto legal, seguro y gratuito. El movimiento de mujeres tiene grandísimos desafíos por delante y la presencia de importantes referentes le da atractivo a una actividad muy importante. 

En resumen, el aporte de los trabajadores y los sectores populares a la Campaña Financiera del PO, es una muestra de que un sector de la vanguardia comprende la necesidad de construir un partido que se coloque como alternativa política a todos los bloques patronales, para que la crisis la paguen los capitalistas y por un gobierno de trabajadores.

Compartir

Comentarios