fbnoscript
12 de agosto de 2019

Informe sobre la Reunión Consultiva Internacional sobre la crisis del PO en Atenas, del 22 al 25 de julio de 2019

El presente texto fue elaborado por las organizaciones EEK (Grecia), DIP (Turquía), MTL (Finlandia), con posterioridad a la reunión desarrollada en Atenas del 22 al 25 de julio que abordó la crisis en el Partido Obrero. Una respuesta de la Comisión Internacional del PO a este texto puede consultarse haciendo click aquí.

Resumen del informe

La reunión de Atenas, convocada por las secciones griega y turca de nuestra corriente internacional basada en el programa de 2004 de la CRCI, tenía como objetivo principal detener la rápida escalada del conflicto en el PO, así como el de evitar una ruptura del partido. Las etapas iniciales de la reunión consistieron en deliberaciones que incluyeron la presentación de los puntos de vista de ambas partes, preguntas formuladas por los partidos hermanos para tener mayor claridad, y las críticas presentadas hacia ambos lados por parte de los partidos hermanos. Los partidos hermanos del PO presentes en la reunión, es decir, DIP, EEK y el MTL finlandés, dirigieron una cantidad equilibrada de críticas tanto a la mayoría (el CC del partido), como a la Fracción Pública. En el tercer día de la reunión, los partidos hermanos presentaron un proyecto de resolución, llamado "Armisticio de Atenas", firmado por ellos tres, sentando las bases para un primer acuerdo entre los dos bandos a fin de detener la escalada y de reducir el conflicto en ciertos aspectos, dejando muy en claro que este acuerdo no podría resolver todas las diferencias, que tendrían que ser objeto de deliberaciones entre las dos partes en una atmósfera de mayor camaradería creada por este "armisticio".

El informe de la reunión publicado en Prensa Obrera tergiversa algunos de los hechos y crea la impresión de que los partidos hermanos sólo criticaban a la minoría y se ponían del lado de la mayoría. Esto no es cierto. Las críticas fueron, en cada momento, hacia ambos bandos y, las que se hicieron a un solo bando, fueron equilibradas. El proyecto de resolución se examinó detenidamente. Ambos bandos propusieron muchas enmiendas, lo que es normal, pero en general dijeron explícitamente que este proyecto podría ser la base para un acuerdo. Así que estuvimos muy cerca de firmar un acuerdo que podría servir para la reunificación del partido. Por eso, se decidió un último receso durante el cual ambos bandos podrían consultar con Buenos Aires y proponer sus enmiendas formalmente. La mayoría regresó con la formulación de ciertas enmiendas concretas, y declararon explícitamente que estaban dispuestos a firmar el borrador. La minoría, por otro lado, afirmó en esta última ronda que las "limitaciones" del borrador les hacía imposible firmarlo e invitaron a los partidos hermanos a elaborar otro texto que superara las "limitaciones" del "Armisticio de Atenas", con un nuevo texto basado en una verdadera comprensión de la naturaleza de la crisis del PO, que para ellos se trata de que "La fracción es, en las actuales condiciones políticas, un gigantesco esfuerzo por salvar la unidad de acción partidaria, iniciar la recuperación política del Partido Obrero y rescatar también a miles de militantes del desasosiego y la desmoralización a la cual conducen el aparatismo, el electoralismo y el conservatismo derrotista".

Así pues, la reunión de Atenas no logró su objetivo inmediato de poner fin a la escalada del conflicto dentro del PO y a la amenaza de una escisión definitiva del partido. Esto no significa que los partidos hermanos no continuarán persiguiendo el objetivo de conservar la unidad del partido a través de otros medios. Valoramos demasiado al PO como para renunciar a nuestros esfuerzos por preservar la unidad del partido y crear un ambiente donde las diferencias existentes puedan ser discutidas en forma más camaraderil.

 

Introducción

En Atenas, Grecia, comenzando el 22 de julio y terminando en la madrugada del 25 de julio de 2019, tuvo lugar la Reunión Consultiva Internacional de los partidos y las organizaciones basadas en la Programa del Congreso de Fundación de la CRCI de 2004, para discutir la crisis del PO, con la presencia de los representantes de ambas tendencias en conflicto, el Comité Nacional recientemente electo en la 26º Congreso del PO, y la tendencia por minoría liderada por los Camaradas Jorge Altamira y Marcelo Ramal, ahora constituida como "Fracción Pública Internacional del PO".

La convocatoria de esta reunión fue realizada inicialmente el 29 de mayo de 2019 por parte del EEK (Grecia), a la cual se unió el DIP (Turquía) y fue apoyada por todas las secciones y simpatizantes de nuestro movimiento revolucionario internacional en todo el mundo. Ambos bandos en el PO lo aceptaron y participaron en la reunión, el CC, representado por los Camaradas Rafael Santos, Guillermo Kane y Juan García, y los delegados de la Fracción Pública, Camaradas Marcelo Ramal y Jacyn. Aparte del EEK y del DIP, también estuvo presente una delegación de la MTL, nuestra sección en Finlandia. El PT de Uruguay, a pesar de que acordaron y apoyaron el llamamiento del EEK y del DIP, no pudieron hacerse presentes debido a los costos financieros de un viaje a Europa en este período en particular.

El Llamamiento que consta en la Resolución de mayo de 2019 formuló claramente los objetivos de esta Reunión Consultiva Internacional: "Esta Reunión de Emergencia de las fuerzas basadas en el programa y la lucha de la CRCI ayudará, en primer lugar, a clarificarnos a nosotros mismos acerca de los problemas políticos desarrollados y, posiblemente, a trazar una salida, no en favor de una u otra tendencia, sino en beneficio de la lucha de la Cuarta Internacional.

En este contexto también podríamos examinar las graves acusaciones formuladas por el Camarada Marcelo".

A finales de junio de 2019, al compás del drástico agravamiento de la crisis, un llamamiento urgente del DIP y del EEK, el 30 de junio, pidió a ambos bandos que evitaran hechos consumados, medidas administrativas, expulsiones y, sobre todo, una división del PO, realizando un "alto al fuego" temporal, al menos hasta el encuentro internacional de julio en Grecia. Concluyó reafirmando: "Si el PO tiene que sufrir una división, ¡que su causa sean las diferencias políticas, no las peleas organizativas!"

Antes que nada, es en el marco de estos objetivos políticos explícitamente formulados, y basados en principios leninistas, que se debe juzgar el resultado de la Reunión Consultiva Internacional de julio de 2019 en Atenas.

 

Informes - Preguntas y respuestas - Discusión (22-23 de julio de 2019)

El Encuentro Internacional comenzó el 22 de julio con los informes, primero del Camarada Rafael Santos, en nombre del CC del PO, presentando sus puntos de vista y, luego, por el Camarada Marcelo Ramal, presentando el punto de vista de la Fracción Pública del PO.

Más tarde, la delegación del CC presentó un archivo con diversos materiales y, en la medida en que la reunión fue avanzando, se presentaron también declaraciones escritas en las que se resumían las opiniones y propuestas de ambos bandos (el CC y la Fracción Pública). Todos los documentos fueron distribuidos a todos los participantes.

El camarada Sungur, en nombre del DIP, propuso tres importantes cuestiones a ser clarificadas, relacionadas con las inquietudes de nuestra sección turca, y con las advertencias sobre los peligros de las presiones ejercidas por la política de seguidismo a la pequeño burguesa. Cuáles son las posiciones específicas del PO como un todo y las diferencias entre los dos bandos con respecto a:

1. Feminismo

2. El movimiento LGBTQI+ y la "cultura queer"

3. La legalización de las drogas, incluyendo las políticas de partido en relación al consumo de drogas por parte de miembros del PO. La foto en Prensa Obrera de una pancarta del PO en defensa de la legalización de la marihuana apareció como evidencia en el cuestionamiento.

No se recibieron respuestas claras ni convincentes.

En nombre del EEK, el Camarada Savas planteó dos preguntas centrales a ambas tendencias:

a. ¿Existen o no existen divergencias estratégicas entre las dos tendencias?

Un delegado del CC (Juan García) afirmó que existen diferencias políticas importantes con la Fracción de Altamira/Ramal, pero que no son estratégicas; Savas preguntó si las siguientes diferencias, mencionadas por Juan en su intervención, son o no diferencias sobre la estrategia revolucionaria:

 

  • Acerca del debate sobre el artículo 'Panorama Mundial´, de Jorge Altamira, publicado tanto en En Defensa del Marxismo como posteriormente republicado en World Revolution/Revolución Mundial, la cuestión de si "la burguesía tiene o no la iniciativa estratégica", ¿es o no es una cuestión estratégica?
  • ¿Cuál es la conexión dialéctica entre la crisis capitalista mundial y la lucha de clases, si la conexión hecha por la Fracción Pública es "mecánica"?
  • La evaluación sobre la relación entre la crisis mundial del capitalismo en declinación y la restauración capitalista en Rusia y China, ¿es o no es importante para una estrategia revolucionaria?

No se dio una respuesta adecuada.

Por otro lado, el Camarada Ramal destacó que, detrás de las diferencias políticas sobre las consignas adecuadas a ser planteadas en 2018 y 2019, un año electoral, ("Fuera Macri, Asamblea Constituyente libre y soberana, Gobierno de los Trabajadores" versus "Fuera el régimen del FMI, Que la crisis la paguen los capitalistas, Por una salida obrera y de la izquierda") se expresaban posiciones estratégicas divergentes. Contra el punto de vista de la tendencia mayoritaria, la Fracción Pública insiste, en primer lugar, en que la crisis económica mundial produjo una crisis de régimen en Argentina bajo el gobierno de Macri, con el colapso del peso y la intervención del FMI, y, en segundo lugar, en que se necesita una agitación constante sobre la lucha por el poder obrero, incluso en períodos en los que la clase obrera aún no está madura para luchar por apoderarse del mismo.

Luego, el Camarada Savas planteó una crítica y una pregunta como consecuencia de la respuesta anterior: si las divergencias eran tan profundas y tienen un carácter estratégico, ¿por qué ambas tendencias en conflicto han votado por unanimidad la Resolución de Situación Internacional del 26º Congreso del PO, redactadas por los Camaradas Pablo Heller y Rafael Santos?  Nuestros análisis y orientaciones internacionales, ¿son o no son la base de una estrategia revolucionaria? Trotsky insistió en que, sin una estrategia revolucionaria internacional, no hay una política revolucionaria en un solo país, ya que es imposible el socialismo en un solo país. Según el representante de la EEK, este documento incluye puntos débiles y errores, en ocasiones graves, en su análisis y método.

b. La segunda pregunta planteada en forma directa a los delegados de ambos bandos del PO, por parte del EEK y con el pleno apoyo de los delegados del DIP y de la MTL, fue ¿por qué esta crisis dentro del PO fue mantenida en secreto a los partidos hermanos de la CRCI durante tanto tiempo, justo hasta el último momento antes de su explosión en abril-mayo de 2019?

El camarada Dimitris Mizaras, representante de la MTL de Finlandia - una sección fundadora de la CRCI durante el Congreso de Fundación de 2004 - protestó que, incluso después de que la crisis del PO se hiciera pública en mayo de 2019, la única información que les llegó fue por parte del EEK, mientras que el PO los ignoró por completo... En su protesta, mencionó que la MTL estaba luchando en un país sin tradición trotskista y siempre, después de 2004, se remitía al importante papel desempeñado por el PO. (Este último punto de protesta por parte de la MTL, en el reciente artículo de R. Santos, G. Kane y J. García, está tergiversado, como si la sección finlandesa estuviera elogiando al PO actual... Nos extenderemos sobre ese punto más adelante).

Incluso ahora, después de tres días y medio de intensas y agotadoras discusiones, no tenemos una idea clara de cuándo comenzó la crisis en el PO: ¿hace dos años, como dijeron, la mayoría de las veces, todos los delegados del PO?, ¿o con la derrota del candidato presidencial del PO en las PASO de 2015, como a menudo decían los delegados del CN?, ¿o incluso antes de esa fecha? Por ejemplo, una vez se mencionó el año 2014…

Aunque los delegados del DIP y del EEK percibieron vagamente algunos signos de crisis cuando participaron, en 2017, en el 24º y, especialmente, en 2018, en el 25º Congreso del PO, seguimos ignorando lo que ocurría tras bastidores. En la Conferencia Internacional de nuestra corriente en Buenos Aires, que siguió al 25º Congreso Nacional del PO en 2018, los representantes del PO, que ahora se identifican como representantes de bandos opuestos en el Partido, mantuvieron una posición monolítica y unida frente a sus camaradas internacionales, ocultando cualquier diferencia existente o en desarrollo.

Incluso en una fecha tan avanzada, febrero de 2019, sólo dos meses antes del 26º Congreso del PO, todo se mantenía en la oscuridad. En Estambul, el DIP había organizado una conferencia internacional muy exitosa, de un día de duración, para el Centenario de la Internacional Comunista, con una asistencia de 400 personas, incluyendo representantes de fábricas en lucha y oradores de ocho países, incluyendo oradores de las secciones de la CRCI. La delegación del PO, sólo ahora podemos resignificarlo, estuvo compuesta por representantes de las dos tendencias opuestas -los compañeros Jorge Altamira y Pablo Heller- y mantuvo un silencio absoluto sobre la crisis en curso en el PO, que pronto llegaría a su clímax. En la reunión cerrada de la CRCI, a continuación de la reunión pública y, después de una reunión internacional abierta con los otros invitados extranjeros, los camaradas dirigentes del PO no revelaron ni informaron nada a sus camaradas internacionales, aunque los informes de las secciones se presentaron de acuerdo con la agenda convenida. Sólo en dos ocasiones nos sorprendieron las diferencias que surgieron entre Jorge y Pablo: en primer lugar, cuando cada sección proponía dos miembros cada una para integrar el Consejo Editorial de nuestra revista internacional, y el camarada Pablo Heller propuso, en nombre del PO, a sí mismo y a Rafael Santos, excluyendo la elección obvia, para nosotros, del camarada Jorge Altamira; en segundo lugar, cuando discutimos cómo firmar nuestras Resoluciones Internacionales sobre el Día de la Mujer Trabajadora y el 1 de mayo, dada la cuestión aún abierta acerca del nombre de nuestra corriente internacional, si sería o no denominada CRCI, el EEK había propuesto una solución de compromiso temporal (Partidos y organizaciones basadas en el programa del Congreso Fundador de la CRCI de 2004), que fue aceptada por todos los delegados de los Partidos, incluyendo al Camarada Altamira, pero no por el Camarada Heller, quien pidió consultar primero a su Comité Nacional antes de llegar a un acuerdo...

Estos dos incidentes, cuya significación sólo podemos entender en retrospectiva, fueron superados por un tercero, mucho más importante: desde los tiempos del Movimiento por la Refundación de la IV Internacional (MRCI) en 1997 y del Congreso Fundador de la CRCI en 2004, ¡por primera vez el Partido Obrero no invitó a sus partidos hermanos a su Congreso Nacional, que se celebraría sólo dos meses después, en abril de 2019! Sólo se nos pidió que enviáramos saludos para la ocasión…

Cuando este último e importante punto fue destacado en la Reunión de Atenas, tanto por el DIP como por el EEK, después de intentar negarlo, finalmente, la única respuesta del portavoz del Comité Nacional, el Camarada Rafael Santos, fue: "habíamos invitado al... PT de Uruguay, ¡pero no vinieron!" ¿Y bien? ¿Qué significa eso? ¿Por qué no invitaron al DIP y/o al EEK al 26º Congreso, como lo hicieron en el pasado? Obviamente, porque se preparaban para tratar los conflictos internos del PO a espaldas de la CRCI.

Uno de los principios fundamentales de nuestra corriente revolucionaria internacional que lucha por la refundación de la IV Internacional desde los años 90 -y una de sus principales características de atracción política- fue y es el rechazo del modelo estaliniano de todas las sectas internacionales que se proclaman "trotskystas": un "partido madre", relativamente mayor, en torno al cual giran, como satélites o clones parasitarios, otros grupos nacionales menores que imitan a su "partido madre". La CRCI no es y nunca quiso convertirse en una réplica, tal como lo hacen los fragmentos del morenismo (LIT, UIT, FTCI, etc.). La CRCI no puede y no debe reducirse al PO y a otros grupos más pequeños de seguidores en otros países. Sin faltar el respeto al legado histórico del Partido Obrero, y manteniendo intacta nuestra alta admiración por sus logros, consideramos que la lucha por la Internacional revolucionaria es más importante que cualquier miramiento nacional, y más que la suma de sus partes nacionales.

Esta es la razón por la que insistimos, en muchos momentos cruciales del Encuentro Internacional de Atenas, en las preguntas planteadas por el representante del EEK a ambos bandos del PO: ¿Reconocen la autoridad de la reunión consultiva del Comité Directivo Internacional de nuestra corriente internacional, el órgano responsable de instruir y dirigir el camino hacia el próximo Congreso o Conferencia Internacional?  ¿O lo consideran sólo como un club de discusión para sumar puntos faccionales a nivel internacional, destinados al uso nacional? ¿Es o no es el Encuentro Internacional de Atenas algo más que la suma de sus partes nacionales?

Estas preguntas, que quedaron sin respuesta, no tienen nada que ver con ningún intento por parte nuestra de imponer las opiniones del Comité Directivo Internacional al PO, como en un momento dado afirmó el Camarada Santos. Por el contrario, se relaciona estrechamente con el hecho de que, durante años, se les haya ocultado a los camaradas internacionales del PO la crisis en la sección más fuerte de nuestra corriente internacional, lo cual debe considerarse como el núcleo de la crisis en la sección argentina: el nacional-trotskysmo.

 

Tercer y último día (24 de julio - primeras horas del 25 de julio de 2019)

El tercer y último día, primero el CC del PO y luego la Fracción Pública, presentaron su caracterización del conflicto y sus demandas indispensables para una solución a la crisis. Esto llevó a que los partidos hermanos formularan una propuesta de mínima, susceptible de ser alcanzada en el poco tiempo restante, a fin de promover el desarrollo de las deliberaciones en un ambiente de mayor camaradería entre ambos bandos que, según se esperaba, allanaría el camino hacia la solución de los problemas más importantes. El documento para este acuerdo de mínima, firmado por el DIP, el EEK y la MTL, fue llamado el "Armisticio de Atenas". Este título tenía el propósito explícito de dejar en claro que este documento sólo pretendía detener la escalada y desescalar la intensidad del conflicto. La paz definitiva sólo podrá lograrse como resultado de prolongadas deliberaciones camaraderiles entre los dos bandos. Si el título no es suficiente para dejar esto en claro, nos remitimos al artículo 4 de la resolución propuesta:

4. Una vez cumplidos plenamente estos compromisos y aplicadas todas las medidas que les corresponden, ambas partes acuerdan en que con un nuevo clima de cese de hostilidades y mejora de la cooperación entre camaradas, tratarán de desarrollar todas las medidas adicionales que reduzcan los desacuerdos en el seno del PO y lo conviertan nuevamente en un partido unido y en funcionamiento.

Además, el representante del DIP, que realizó una exposición al incluir el proyecto de resolución en el orden del día, afirmó explícitamente que, si bien no se trata de un "alto al fuego" que, por lo general, detiene el conflicto en curso durante un período limitado de tiempo, no se trata, tampoco, de una "paz" plena. Simplemente, se trata de un "armisticio", es decir, un alto al fuego que incluye ciertas condiciones que sientan las bases para seguir llevando a cabo ulteriores deliberaciones entre los bandos, con el fin de llegar a la paz.

Esta era la naturaleza del acuerdo propuesto.

 

El informe de la reunión en Prensa Obrera

Ninguna parte de esta secuencia de eventos fue expuesta con claridad en el informe de la reunión de Atenas publicado por la mayoría en Prensa Obrera. El texto aborda directamente las diferentes etapas de la discusión en torno al borrador de resolución, sin detenerse en las etapas previas. Luego, retoma las razones por las cuales se convocó la reunión. Hay varios pasajes en los que se critica a la Fracción Pública sobre la base de argumentos que se vuelven recurrentes, debido a que la mayoría, al utilizarlos tantas veces, los ha naturalizado. Desafortunadamente, los mismos son intercalados con comentarios y críticas realizadas durante la reunión por los partidos hermanos, es decir, el EEK, el DIP y la MTL, de modo que el lector se queda con la impresión de que todos los participantes de la reunión coincidieron en señalar los errores de la Fracción Pública, a la vez que evitaron realizar críticas hacia la mayoría. Si el informe de los tres compañeros del CC hubiera hecho un compendio de todas las críticas, incluyendo aquellas dirigidas no sólo contra la Fracción Pública, sino también contra la mayoría, entonces emergería un panorama muy diferente.

Durante el segundo día, cuando os partidos hermanos formularon preguntas y realizaron críticas, el cuestionamiento latente en las preguntas y en las críticas fue dirigido, algunas veces, hacia ambas partes en simultáneo. Y, en cuanto a las críticas dirigidas hacia uno solo de los bandos, tanto las dirigidas hacia el CC como las dirigidas hacia la Fracción Pública, fueron formuladas, aproximadamente, en idéntica cantidad. Para citar dos ejemplos con respecto al primer tipo de cuestionamiento, los partidos hermanos cuestionaron severamente la motivación de ambos bandos al evitar siquiera insinuar, hasta el estallido mismo, el conflicto que había estado sacudiendo al PO por lo menos durante los últimos dos años, si no más. Ninguno de los dos bandos dio una respuesta satisfactoria. Los partidos hermanos también cuestionaron la línea que el partido parecería estar adoptando con respecto al feminismo, a la cuestión LGBT y a la problemática de las drogas como un todo. De nuevo, no se dieron respuestas totalmente satisfactorias.

No hay necesidad de entrar en ejemplos sobre las críticas que se han formulado hacia uno solo de los bandos. Basta decir que, tanto el EEK como el DIP, han cuestionado la declaración del CC del PO titulada "Altamira y su grupo rompen con el PO" desde el primer momento y luego, las exclusiones instantáneas consiguientes, que han sido impuestas a un número muy elevado de militantes en todos los niveles del partido. Queremos dejar esto en claro: no hubo ningún sesgo a favor del CC y en detrimento de la Fracción Pública en las críticas expresadas por los partidos hermanos en la reunión de Atenas. Los dos bandos fueron criticados: unas veces, al mismo tiempo y, otras veces, por separado, casi al mismo nivel.

El informe de Prensa Obrera de la reunión no sólo da la idea equivocada de que los partidos hermanos le echaron toda la culpa a la Fracción Pública, sino que, además, presenta algunas de las críticas concretas en forma distorsionada. Citamos un ejemplo sorprendente. En un momento dado, el informe dice lo siguiente:

"Entre los planteos de las organizaciones internacionales, el DIP destacó su rechazo al principio expresado por Jorge Altamira, contrario a basar la agitación política en una caracterización del estado de ánimo de las masas ("el oído pegado a las masas"), caracterizando esta posición como contraria al marxismo. Este debate ya viene desarrollándose al interior del PO mucho antes del Congreso y por supuesto, constituyó un eje también del mismo."

Esta es una clara distorsión. El representante del DIP dijo, casi en forma textual, lo siguiente:

"El camarada Jacyn citó aquí múltiples y diversas luchas para demostrar que hay un alto nivel de actividad y conciencia dentro de las masas, que haría que la inexistencia de un llamado a una asamblea constituyente y a un gobierno obrero fuera un error, y que justifica el llamado a tales demandas. ¿Por qué? Porque las consignas y las reivindicaciones de un partido revolucionario no se pueden decidir al margen de la conciencia y el nivel de combatividad de las masas. Sin embargo, en el debate pre-congresal, el Camarada Altamira insistió en que, para este propósito, no es necesario, ni siquiera importante, tomar el pulso de las masas. Desde un punto de vista metodológico, esto va en contra del método de los marxistas. Le da la espalda al imperativo de Lenin sobre el análisis concreto de las situaciones concretas. El Camarada Altamira es uno de los marxistas vivos más consumados a nivel internacional. No es correcto que defienda este tipo de metodología para ganar una discusión. No es ese el legado que debe dejarles a las generaciones más jóvenes".

¿Por qué el relato volcado en el informe de Prensa Obrera es de una terrible distorsión? ¡Porque hace decir al representante del DIP exactamente lo contrario a lo que dijo! El representante del DIP dijo que Altamira era un "marxista consumado". ¡El informe dice que su posición es "contraria el marxismo"! Un reporte debe escribirse en un estilo que mantenga la neutralidad y redactado escogiendo mejor las palabras. El informe de Prensa Obrera está escrito para sumar puntos y para insinuar que el DIP, en este caso, y otros partidos hermanos, en otros casos, estarían del lado de la mayoría. Esto no es verdad.
No es cierto, pero no porque el DIP o el EEK o la MTL no tengan una posición sobre las cuestiones debatidas. Cada uno de ellos evitó, durante aquella reunión, presentar sus propias posturas acerca del debate político que se desató en el PO, con el fin de concentrar sus esfuerzos en crear un clima de confianza entre ambas parte, y un compromiso de reacercamiento de algún tipo.
El camarada Savas, en nombre del EEK, dijo varias veces que el EEK prepara una Resolución de su CC bajo el título de "La continuidad histórica de la lucha por la Re-fundación de la Cuarta Internacional", que versará sobre las raíces históricas, teóricas y políticas, y sobre el desarrollo de las dimensiones internacionales de la actual crisis del PO. Este documento, una vez que sea ratificado por el CC del EEK, se girará, para su consideración, a todas las secciones y simpatizantes de nuestra corriente internacional. Por el momento, el EEK consideró más urgente apoyar una declaración común, que sea capaz de crear las pre condiciones necesarias para darle continuidad a las discusiones internacionales, que detenga el proceso destructivo en curso que conducirá a una división prematura en el PO, la cual traerá aparejado un impacto devastador en la CRCI, cuyas secciones y militantes, mantenidos en la ignorancia durante tanto tiempo, no están, en este momento, en absoluto preparados para una comprensión real de lo que está sucediendo.
El DIP, por su parte, casi ha completado el material con el cual tomarán posición sobre las cuestiones políticas que son el centro de la disputa en el conflicto del PO, así como también sobre asuntos más generales de la lucha de clases y la revolución mundial, que están conectados a esos asuntos particulares. Sin embargo, cree que, en este momento, detener la escalada entre los dos bandos es un deber de prioridad absoluta para los partidos hermanos, y desenvolverá su posición política cuando la situación haya cambiado.
Los tres partidos hermanos, el DIP, el EEK y la MTL, de hecho, trataron de mantener una actitud distante e igualmente crítica hacia ambos bandos, para demostrar que su primera prioridad es la preservación de la unidad del PO. Distorsionar este hecho, haciendo parecer que uno o varios de los partidos hermanos se pusieron de parte del CC, no logrará nada positivo.

La crítica que estamos realizando no sólo es válida con respecto a los comentarios generales vertidos por los partidos hermanos en relación al conflicto en el PO, sino también con respecto al desenvolvimiento de la reunión. Con respecto a la narración de los eventos realizada en Prensa Obrera, existen varios elementos que no se condicen con lo efectivamente sucedido, o bien, que están malinterpretados. Citemos algunos de ellos: primero, el borrador de resolución no aboga por "la reintegración de todos los camaradas a sus órganos correspondientes", sino que solo estipula que aquellos camaradas que habían sido nombrados anteriormente para "comisiones y comités de alto nivel" deben ser reintegrados. En segundo lugar, el informe genera la idea de que la fórmula de "el nombramiento de apoderados comunes" habría sido propuesta en el borrador de resolución. Pero el problema no reside en considerar si esa es la fórmula adecuada. El problema es que los partidos hermanos no estaban al tanto de esta nueva fórmula cuando se redactó el borrador y, por lo tanto, no podrían haberlo propuesto. La manera con la cual el informe transmite esto, por completo imprudente, podría incluso hacerle pensar a la minoría que los partidos hermanos consultaron con el CC antes de redactar el borrador de resolución. Dado el extremo cuidado con el cual los partidos hermanos han demostrado sostener una muy honesta línea de neutralidad, aquella perspectiva hubiera sido criminal. En tercer lugar, el siguiente destacado es un claro ejemplo de cómo tratar de beneficiarse de una crítica que el EEK hizo hacia el PO en su totalidad, con el fin de ridiculizar a la minoría:

Mientras que en la reunión tuvimos la crítica al nacional - trotskismo, expresando la necesidad de que todas las organizaciones demuestren una prioridad al trabajo de construcción revolucionaria internacional, ¡Ramal propuso una doctrina para el “trotskismo provincial”!

La cuestión, de nuevo, no es si la crítica formulada por el CC contra el camarada Ramal es válida o no. La cuestión es el intento de asociar a los partidos hermanos con las críticas del CC hacia la minoría, dando a entender, así, que la CRCI como un todo y el CC, habrían estado en la misma sintonía contra la Fracción Pública. Este es el más importante leitmotif distorsionador del informe de Prensa Obrera.

Sumen puntos en otro lado, camaradas, no cuando están balanceando una reunión destinada a frenar la escalada de la crisis del PO.

Después de la última pausa de la reunión, para permitir que cada delegación del PO discutiera el borrador propuesto y consultara a Buenos Aires, los delegados del CN fueron los primeros que regresaron, proponiendo una serie de enmiendas. Para algunos de los otros partidos hermanos, particularmente para el EEK, estas enmiendas tenían el mismo carácter ultimatista que la primera declaración escrita. Equivalían a la autodisolución de la Fracción Pública, sometiéndose incondicionalmente a la disciplina del Comité Nacional.

 

La actitud de la Fracción Pública

Dicho esto, consideramos que la actitud de la Fracción Pública hacia el final de la reunión, en relación al borrador de la resolución, también obstruyó la posibilidad de sellar un acuerdo preliminar, que habría sentado las bases para futuras deliberaciones entre las dos partes, además de darle fuerza a la perspectiva de salvaguardar la unidad del partido. Tenemos que ser claros en los siguientes puntos.

1) Es un hecho innegable que los Camaradas Ramal y Jacyn acordaron, antes de la última ronda de consultas de cada lado con sus camaradas en Buenos Aires, que el borrador de resolución podría constituir la base para un acuerdo. Al final de un largo receso, que duró más de una hora, probablemente una hora y media, regresaron con una actitud que excluía cualquier negociación adicional.

2) Es, de nuevo, un hecho incontrovertible que, en su intervención en esta última ronda, los Camaradas Ramal y Jacyn no propusieron ninguna alternativa de ningún nivel, es decir, ni enmiendas a los artículos y párrafos individuales del borrador, ni a nivel general. Simplemente, declararon que el borrador de resolución tenía "limitaciones" que hacían imposible que ellos pudieran firmarlo. La suya no fue una actitud constructiva, sino obstructiva, de cara a cerrar un acuerdo preliminar.

3) La mayoría de sus objeciones no resisten una evaluación crítica y se revelan como excusas poco convincentes. Citaremos algunos ejemplos. En primer lugar, hay muchos errores fácticos en la crítica al borrador. A veces, adopta la forma de entrecomillar palabras, haciendo parecer que el borrador de resolución utiliza palabras o frases que nunca utilizó ("prohíbe una campaña electoral independiente y paralela que ataque las políticas del PO", la palabra "prohibir" no figura en ninguna parte del texto). Frecuentemente, adopta la forma de afirmar que, en su redacción, el borrador de la resolución acepta o asume que lo que dice la mayoría es cierto, mientras que el borrador del texto sólo hace declaraciones vinculantes sobre el futuro, nunca sobre el pasado. Muchas de las objeciones de este tipo levantadas por la Fracción Pública no se ajustan a los hechos. No obstante, hay un caso instructivo que prueba que el borrador de la resolución se redactó de buena fe, no para acusar a la minoría, sino para establecer un modus vivendi para el futuro. Este es el punto sobre las "organizaciones paralelas" (#3d). La redacción original era la siguiente: "Que la fracción disuelva las organizaciones paralelas en diferentes campos de actividad como el movimiento obrero, la mujer, la juventud, etc.". La Fracción Pública se opuso, diciendo que no existían tales organizaciones paralelas. A pesar de los reclamos de la mayoría, de que había pruebas de la existencia de tales organizaciones paralelas, durante el último receso el comité de redacción cambió la formulación de la siguiente manera: "Que la fracción disuelva las organizaciones paralelas existentes en diferentes campos de actividad como el movimiento obrero, la mujer, la juventud, etc.”. Esto, en un lenguaje claro, significa que las organizaciones paralelas se disolverán si es que existen, en un claro intento de no sesgar ninguna de las afirmaciones opuestas de los dos bandos.

En segundo lugar, hay ocasiones en que la crítica de la Fracción Pública hace que el borrador de la resolución diga cosas que, simplemente, no dice. Tomemos el siguiente caso: "El retorno a los 'organismos donde militaban previamente' no puede ser decretado." Pero no existe tal "decreto". El borrador de resolución lo limita explícitamente a las "comisiones y comités de alto nivel", y hace que la restitución de los camaradas dirigentes a aquellas posiciones sea incumbencia del CC, y no dice nada sobre la responsabilidad de los camaradas de la minoría en relación al retorno a aquellas posiciones.

4) Al menos en dos ocasiones, la Fracción Pública se dispara en el pie. La primera es la cuestión del procedimiento que debe seguirse en relación con el así llamado caso de "espionaje". Esto es lo que dice el borrador original:

f. Que se admita la petición de Marcelo a la Comisión de Control para que dicho organismo investigue de manera integral el llamado caso de “espionaje”, y que ambas partes acuerden que al final del “procedimiento judicial” intrapartidario, los órganos de dirección de la CRCI sean informados del resultado y decidan si van a intervenir o no como instancia de apelación en dicho procedimiento.

En primer lugar, fue el Camarada Marcelo quien informó a los partidos hermanos, desde el primer día, que había hecho personalmente una presentación a la Comisión de Control de que, como requisito previo a su investigación, este organismo investigara el asunto del "espionaje". Por lo tanto, ¡la primera parte es una repetición de la demanda del Camarada Marcelo! En segundo lugar, una "instancia de apelación" significa, sin rodeos, un "tribunal de apelación". El término "instancia" es un término legal, en el que los tribunales de primera instancia son apelados a través de tribunales de instancia superior. Para que los problemas de idioma no se interpongan, un representante del DIP lo explicó claramente a todos los presentes. La distinción entre una "corte" y un "tribunal" es, al menos en inglés, irrelevante para este propósito. Así que ésta es, de hecho, la aceptación por parte de la CRCI de la primera demanda que le hizo la minoría, cuando el camarada Marcelo Ramal escribió a los partidos de la corriente internacional para exigir un "Tribunal con participación internacional". La única diferencia es la propuesta, estipulada en el borrador de resolución, de que, antes de la conformación del tribunal internacional, se proceda a la deliberación en la Comisión de Control del PO. Pero ¿es tan difícil de percibir la intención de esta disposición? El borrador de resolución pretende poner a prueba la justeza de la actitud de la Comisión de Control del PO cuando esté examinando este asunto. Por lo tanto, hay una ventaja adicional en la formulación del borrador de la resolución. Y abajo exponemos esa versión, con ciertas enmiendas añadidas durante el último receso:

f. Que se admita la petición de Marcelo a la Comisión de Control para que dicho organismo investigue de manera integral, con la participación de dos veedores a ser nominados por la fracción con derechos plenos a examinar toda evidencia, con participación en las deliberaciones de la Comisión de Control y la publicación de su informe al terminar el trabajo de dicha comisión el llamado caso de "espionaje", y que ambas partes acuerden que al final del “procedimiento judicial” intrapartidario, los órganos de dirección de la CRCI sean informados del resultado y decidan si van a intervenir o no como instancia de apelación en dicho procedimiento, con el derecho a presentar sus resultados al 27º Congreso mediante la intervención de sus representantes.

Habría que estar ciego para no ver la seriedad con la que los partidos hermanos se han tomado la cuestión del asunto del "espionaje".

El segundo ejemplo de que la Fracción Pública se dispara a sí misma en el pie es la cuestión del 27º Congreso (artículo 6 del proyecto). La Fracción Pública replica que necesitan preparar la agenda completa junto con la mayoría. Esto no se excluye en absoluto en el borrador de resolución, y es solamente una cuestión a decidirse por medio de las deliberaciones entre los dos bandos, luego de que se restablezca cierta confianza gracias a la resolución, que ahora es rechazada por la minoría. La importancia del artículo 6 es la siguiente: (1) Defiende la idea de un congreso convocado lo antes posible. (2) Estipula una especie de supervisión del congreso por parte de la CRCI. ¡Ambas son garantías que se ofrecen en beneficio de la minoría! Por lo tanto, las objeciones a este artículo son simplemente incomprensibles. Hay que añadir que este, por así decirlo, congreso anticipado y supervisado, nunca estuvo entre las demandas de la Fracción Pública, sino que fue insertado en el texto con el propósito deliberado de proteger a la minoría, debido a que es una minoría. ¡Esto demuestra que el proyecto de resolución es muy serio en su intento de defender los derechos de la minoría!

5) El nivel de crítica alcanzado en relación al artículo que establece un Boletín Interno Internacional está totalmente fuera de lugar. La minoría levanta la demanda de que esto se combine con su reconocimiento como una tendencia internacional, con pleno derecho a participar en la vida de la CRCI. Se trata de una exigencia desacertada, ya que ese debate debe llevarse a cabo en un marco mucho más amplio. Los partidos hermanos plantearon, el primer día, la cuestión de cómo puede ser que se forme una fracción o tendencia internacional sin la producción, en simultáneo, de un documento que justifique y desarrolle tal formación, lo cual es una regla directriz en la tradición y concepción del marxismo revolucionario. No se brindó respuesta a esta pregunta sencilla, pero decisiva. Por lo tanto, la exigencia de que se combinen las dos cuestiones, un Boletín Interno Internacional, necesario en lo inmediato y con el cual todos los participantes están de acuerdo, con la cuestión mucho más compleja de una tendencia internacional, es simplemente poner una barrera artificial.

6) Sin embargo, todo esto es secundario. El verdadero problema está en otra parte. El documento presentado por la Facción Pública comienza con la siguiente aseveración: "...considerado en su conjunto, [el borrador] presenta limitaciones insalvables para la superación de la presente crisis." Sólo al final del documento explica lo que esto significa. Esto es lo que dice:

"... las limitaciones que hemos señalado no obedecen solamente a desinformaciones o errores formales. Estamos ante un abordaje formalista de la crisis del PO, donde, con disposiciones administrativas, se pretende llenar la ausencia de una comprensión real respecto de las cuestiones políticas y estratégicas que envuelven a este debate.... La fracción es, en las actuales condiciones políticas, un gigantesco esfuerzo por salvar la unidad de acción partidaria, iniciar la recuperación política del Partido Obrero y rescatar también a miles de militantes del desasosiego y la desmoralización a la cual conducen el aparatismo, el electoralismo y el conservatismo derrotista. Los convocamos, en suma, a rever esta propuesta, y a elaborar un texto que supere las limitaciones del que han sido presentadas en base a una real comprensión de la naturaleza de nuestra crisis".

¡Esto es, sencillamente, pedirnos a nosotros, los partidos hermanos del PO, que aceptemos, inmediatamente e incuestionablemente, los puntos de vista de la Fracción Pública! ¡Nada menos!

La superación de las limitaciones del borrador de resolución está atada al debate sobre los fundamentos políticos del conflicto que está sacudiendo al partido hasta sus raíces y que, en la reunión, fue caracterizado abiertamente por todos, incluyendo a la fracción, como "la crisis del PO". La intención del borrador de documento presentado era la de detener el daño causado por esta crisis y por la guerra fratricida, no la de decidir quién tiene razón, en un plano político y organizativo. A esta altura y en tres cortos días, esto era lo único que se podía conseguir. Por lo tanto, intentamos, con la mejor de las intenciones y sin sesgos a favor de ninguno de los bandos, poner fin a este proceso destructivo. Los delegados de la Fracción Pública se opusieron a nuestro enfoque. No se puede adoptar una posición tan negativa después de haber dicho, como lo hizo el camarada Marcelo en términos muy claros durante la primera discusión del borrador de resolución, mientras proponía enmiendas específicas a muchos de los párrafos, que el Artículo 4 es correcto. ¡Sin objeciones! Este artículo define la esencia del procedimiento que se está discutiendo en el Armisticio. Lo citamos arriba, pero, debido a su importancia, lo citaremos de nuevo:

4. Una vez cumplidos plenamente estos compromisos y aplicadas todas las medidas que les corresponden, ambas partes acuerdan en que, con un nuevo clima de cese de hostilidades y mejora de la cooperación entre camaradas, tratarán de desarrollar todas las medidas adicionales que reduzcan los desacuerdos en el seno del PO y lo conviertan nuevamente en un partido unido y en funcionamiento.

Al cabo de casi dos horas, posteriores a un largo receso, el Camarada Marcelo dijo que todo este enfoque estaba viciado.

Para ser claros, formulemos el contraste entre los dos enfoques de otra manera: las "limitaciones" que esgrime la Fracción Pública no podrán ser superadas quedándonos en el camino de una primera aproximación internacional que establezca las bases para un mayor acercamiento entre los dos bandos, bajo la égida de la CRCI. El resto de las organizaciones de nuestra corriente internacional (la CRCI) se niegan en este momento, cuando recién estamos dando los primeros pasos hacia una verdadera clarificación política en el seno de nuestro movimiento internacional, a intervenir ciegamente en la guerra fraccional en curso, en el seno del PO, o, dicho de otro modo, a arrojar a la CRCI misma hacia el abismo de la confusión y de la autodestrucción.

Así, las tres organizaciones de la CRCI insisten en su enfoque del conflicto: expresado en el documento (en su versión con enmiendas realizadas por el DIP, el EEK y la MTL, después de la primera ronda de discusión): Primero, detener la escalada de la crisis, luego desescalarla, y luego, sentarse y buscar un método de debate menos destructivo, a fin de evitar una escisión en puertas, al mismo tiempo que se abordan las cuestiones más candentes, como el "espionaje", de la manera más equitativamente posible.

 

Conclusión

La reunión de Atenas de julio de 2019 no logró sentar las bases para la unidad del Partido Obrero ni tampoco crear un entorno que permita una discusión más camaraderil entre los dos bandos. Sin embargo, el desarrollo mismo de la reunión es un testimonio de la importancia de enfocar la cuestión desde un punto de vista internacionalista. Durante la reunión, los dos bandos se tornaron mucho más atentos a los argumentos del otro y se creó una atmósfera mucho más camaraderil. Además, la reunión se esforzó por dar un paso preliminar hacia el establecimiento de un marco internacional, tanto para ambos bandos como para los partidos hermanos y su posibilidad de abordar en forma constructiva la crisis en el PO. En este sentido, fue lo mejor que se podría haber hecho por el PO y por la CRCI desde que estalló el conflicto.

No es correcto, conforme a nuestra valoración, que la Reunión Consultiva Internacional de Atenas haya sido un "esfuerzo inútil" o un "mero fracaso", culpando a un bando o al otro por ello. No fue el final del camino, sino un punto de partida necesario.

Hemos llegado a un punto en el que no podemos, en esta fase, continuar avanzando. Por lo tanto, todos los participantes aceptaron la propuesta de elaborar un Boletín Interno Internacional N. 1, que incluirá todos los materiales escritos de la reunión: las dos declaraciones iniciales del CN y de la Fracción Pública, las dos versiones del borrador para un "Armisticio de Atenas" (la inicial y las enmiendas realizadas por las tres organizaciones después de la primera ronda de discusión), las enmiendas a este último borrador propuestas por la delegación del CN y, en forma escrita, la última intervención oral realizada por la delegación de la Fracción Pública y presentada como texto a la mañana siguiente.

Es una documentación importante para el trabajo político futuro.

Los partidos hermanos no tirarán la toalla y, en unidad, trabajarán para restablecer la unidad de nuestro partido más fuerte, el Partido Obrero, y para desarrollar la lucha por la Internacional revolucionaria que la clase obrera mundial necesita urgentemente...

 

EEK (Grecia), DIP (Turquía), MTL (Finlandia)

 

5 de agosto de 2019                                                                           

En esta nota:

Compartir

Comentarios