15/03/2012 | 1214

Altamira en Balvanera

Hacia el Congreso del Partido Obrero

El viernes 2 de marzo, Jorge Altamira participó de la inauguración de un nuevo local del Partido Obrero de la Ciudad, en el barrio de Balvanera. Frente a un auditorio colmando de más de 120 personas, en especial de vecinos del barrio, trabajadores estatales y numerosos jóvenes, presentó el libro El ascenso de la izquierda.

Altamira explicó de entrada que el libro -un balance de la campaña electoral del Frente de Izquierda y del desarrollo de la crisis mundial- está al servicio del debate del Congreso próximo del Partido Obrero, y de una campaña de esclarecimiento político y reclutamiento. Destacó el método político que preside este debate, que involucra al conjunto de los activistas y de la juventud. Rechazó que los congresos cuartainternacionalistas se desenvuelvan en ámbitos o círculos cerrados, aun cuando el debate central y las decisiones son responsabilidad e incumbencia de los cuadros del partido y de los delegados electos. Para que el partido pueda desarrollarse es necesario que involucre a los activistas más allá de las luchas cotidianas; debe involucrarlos en la estrategia política de la vanguardia obrera y en el proceso de su elaboración y debate. Esto no es viable en condiciones de clandestinidad, insistió, y dio como ejemplos los congresos del PO bajo la dictadura, dentro de Argentina, el único partido que hizo sus congresos partidarios regulares. Pero esto es indispensable en condiciones de libertades democráticas, para producir un partido y no una secta, cuyas posiciones no resisten la luz del sol. Nada es blanco y negro, por supuesto, por lo que el partido debe asegurar su protección contra el espionaje del Estado. Lograr el interés y la participación de la clase en la agenda de un partido revolucionario es, en definitiva, un arte. Altamira ha iniciado una gira nacional para impulsar esta metodología.

Altamira explicó que El ascenso de la izquierda es una caracterización del momento, un desafío y un pronóstico. Describe los resultados de la campaña electoral, expone los problemas para que se consolide como tendencia (en especial el sectarismo y la autoproclamación) y asegura, por último, que ese será el resultado final en la condiciones de bancarrota del capitalismo, a condición que la izquierda desarrolle una estrategia revolucionaria; o sea, que actualice el programa a partir de esta bancarrota capitalista y del balance de la restauración capitalista en los Estados obreros creados por grandes revoluciones sociales.

En el debate intervinieron vecinos que denunciaron la expropiación de sus viviendas por parte de mafias vinculadas con la especulación inmobiliaria y trabajadores del Centro Gallego, que luchan contra el vaciamiento del instituto. Sobre este tema el local ha largado una campaña hacia el barrio. También se abordó, a partir de la introducción del tema por Altamira al comienzo de su exposición, la lucha contra el gatillo fácil, que se cobró la vida de Jon Freitas, y que hace estragos a partir de la Comisaría 8ª, denunciada en muchos casos y en el que hizo la Fuba por la agresión a estudiantes mujeres.

Ante las inquietudes acerca del desarrollo del nuevo local, Altamira colocó el tema de la defensa del espacio, a la vista de los ataques que están sufriendo otros locales por parte de patotas oficialistas; propuso la realización de un gran festival, para masificar la conciencia política en el barrio. En relación con el desarrollo de un partido único de la izquierda revolucionaria, como expuso en especial en una entrevista con Página/12, Altamira respondió que se trata de una hipótesis política, que clarifica, por un lado, la raíz del sectarismo en la izquierda como resultado de un largo período de retroceso internacional y de atomización, y que expone, por el otro, un método para superar esa dispersión sobre la base de principios y discusión del programa, en las condiciones del desafío que representa la bancarrota capitalista y la secuencia en ascenso de rebeliones populares. Insistió en que lo que importa, antes que nada, para desarrollar esta perspectiva, es derrotar las tendencias que se oponen a un desarrollo sistemático del Frente de Izquierda, y una iniciativa constante del Partido Obrero: el reclutamiento de nuevas fuerzas, y su crecimiento y fortalecimiento.

La actividad finalizó en un clima intenso y militante, y un ejemplo práctico positivo de lo que se pretendió hacer: motivar la atención de los trabajadores hacia el Congreso del PO y hacerlos parte de sus debates, conclusiones y tareas. El local de Balvanera, que tanto esfuerzo costó poner en pie a los compañeros, está llamado a jugar un papel importante.

En esta nota

También te puede interesar:

Importante actividad para desarrollar una gran agitación política en los barrios de la zona centro de la ciudad.
Defendamos la escuela infantil N° 6 del Distrito Escolar 6°
Defendamos la escuela infantil N° 6 del Distrito Escolar 6°
Que el triunfo de los vecinos de Balvanera no se convierta en un nuevo atropello contra los de Saavedra.