15/04/2004 | 846

Comisión de Desarrollo Partidario

Reclutar luchadores y formar cuadros

Esta comisión fue la más numerosa del Congreso. Casi todos de los más de 100 delegados que, hicieron uso de la palabra con aportes al borrador original. La Comisión se abocó a delinear los ejes de la organización, los métodos y la acción partidaria para el próximo período. De conjunto, a partir de los datos de crecimiento del partido, el eje del debate fue el desarrollo del PO con relación a la situación política, que se caracteriza, de un lado, por el empantanamiento de los planteos del gobierno capitalista de “la causa nacional” y, del otro, por el desarrollo de una conciencia de independencia de clase entre las masas en lucha y los cambios en el movimiento obrero que se han expresado en las huelgas de Metrovías y de los petroleros del sur del país. En este marco, concluimos en la necesidad de reforzar el carácter de masas del movimiento piquetero y su relación con el conjunto de la clase obrera.


Analizamos las principales experiencias del desarrollo partidario, como las que se están produciendo en Tucumán y en el NOA, en San Lorenzo y en varios distritos del Gran Buenos Aires. “Colocar al periódico como eje de la discusión y la planificación de las actividades terminó con la charlatanería”, señaló un delegado de Campo Santo (Salta). Una compañera delegada de Hurlingham, que señaló que era la primera vez que participaba en un Congreso del PO y estaba muy nerviosa, hizo una de las mejores intervenciones en la comisión, porque transmitió su propia experiencia, a la cabeza de un comedor, relatando cómo se dio su politización. Su integración al partido, dijo, tuvo como vaso comunicante el periódico, su lectura y su profunda comprensión; ahora pasa 30 periódicos y ello le abrió las vías para el reclutamiento de nuevos compañeros. Una experiencia similar, pero a escala de un círculo barrial, lo volcó una delegada de Tucumán, que explicó de qué modo la vida del círculo se ha ido politizando y con ello el fortalecimiento del Polo, por un lado, y el reclutamiento de sus mejores activistas a las filas partidarias, por el otro.


Estas experiencias concentran gran parte de la problemática que tenemos que enfrentar. Nos referimos a la planificación del trabajo militante orientado detrás de objetivos políticos de reclutamiento, con la prensa como herramienta. En la comisión surgió nítida la relación entre el crecimiento del trabajo con el periódico y el reclutamiento, y también la relación entre la calidad del trabajo con el periódico, o sea su discusión en las direcciones y los círculos y los talleres de discusión en las filas del Polo para que una venta creciente se asiente en la comprensión de su contenido por parte de quienes tienen que difundirlo.


En relación con el propio reclutamiento, establecimos la necesidad de convencer y reclutar a los mejores luchadores, que luego harán su progreso político personal en la propia tarea de construir el Partido Obrero. O sea, en el trabajo organizado, en la discusión semanal del contenido de la prensa, en el balance de las experiencias militantes. La comisión rescató el contenido de un enérgico documento partidario que establece la relación entre el Polo y el Partido, como la necesidad de la planificación cuidadosa de las reuniones de círculo, a donde los dirigentes no deben ir a improvisar. En el plano de la formación teórica, se destacó la importancia de los cursos en un sentido integral, el agrupamiento de la periferia a reclutar para su formación básica, la politización de toda la militancia, la consolidación ideológica de los cuadros.


Hubo importantes aportes para mejorar la calidad de esta actividad, desde la utilización de medios audiovisuales (videos, grabaciones, etc.) hasta la necesidad de alfabetizar para facilitar el aprendizaje para los compañeros que no han tenido escolarización.


En definitiva, la comisión recorrió numerosos aspectos vitales de la construcción partidaria para el próximo período: recursos, la cuestión de los locales, la regionalización del partido, las tareas para completar la legalización y apertura del trabajo en algunos distritos; e inclusive se formó una subcomisión que se abocó a presentar una serie de modificaciones al estatuto partidario que quedará como antecedente para el próximo congreso.


En la opinión de numerosos delegados, a pesar del cansancio, el debate colectivo en la comisión ha sido una rica experiencia, que ha servido a cada delegado y que ha permitido que contribuyera para el conjunto del partido.

También te puede interesar:

Son el resultado de su política de ajuste y su incapacidad para resolver los reclamos de la población.
Huelgas, corte de rutas, conformación de una “aduana social”, enseñanzas para encarar la lucha contra la pandemia.
El informe internacional del 26 Congreso del PO a la luz de las luchas actuales.