14/10/2020 | 1607

Desarrollar una masiva fracción clasista en el movimiento de los desocupados

Conclusiones del debate en la comisión del Polo Obrero en el Congreso XXVII del Partido Obrero.

El XXVII Congreso del Partido Obrero prestó especial importancia a la tarea de desarrollar una intervención decidida en el movimiento de desocupados, ante un crecimiento a niveles históricos de la pobreza, la desocupación y la miseria, y en medio de un cuadro político signado por la fisura de la contención del gobierno de Alberto Fernández, de la mano del crecimiento de las luchas por la tierra, la vivienda y contra el hambre.

En este punto, las intervenciones y la elaboración de la comisión, donde participaron unos 40 delegados y delegadas, rescataron la acertada orientación de haber construido, bajo un escenario adverso, un frente único de independencia política de clase en el movimiento de desocupados, a través del Frente de Lucha Piquetero, que reúne a distintos grupos piqueteros de distintas vertientes y donde el Polo Obrero juega un papel significativo.

Este proceso, resuelto en anteriores congresos del Partido Obrero, fue un factor determinante en la incorporación de una fracción clasista del movimiento de desocupados en el Plenario del Sindicalismo Combativo, uniendo a obreros ocupados y desocupados en la acción y solidarizándose con las distintas luchas obreras, como la del Sutna (sindicato del Neumático). Más aún en una etapa signada por la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo, que van a engrosar las filas de  los desocupados.

Un partido inserto en las luchas de los más explotados

La comisión del congreso también dejó de manifiesto la presencia del Polo Obrero y el Partido Obrero en las principales luchas populares y de los explotados, desde la pelea contra el hambre, por trabajo genuino y la represión contra la juventud en los barrios, hasta la pelea por tierra y vivienda tan vigente en la actualidad.

En este sentido, Horacio, delegado de la recuperación de tierras de Guernica y militante del Polo Obrero, participó del congreso señalando que “este es un gobierno que se pinta de progresista y no lo es […] Están tirando para el lado de las inmobiliarias privadas. Se agravó mucho la situación. No nos quedó otra que venir a ocupar un pedazo de tierra […] Es un gobierno que tira siempre para el lado privado y nunca para la clase trabajadora”.

Mientras el congreso sesionaba, tuvo lugar el preencuentro por tierra y vivienda en Guernica, que se ha convertido en un punto de reagrupamiento de los distintos procesos de lucha por la tierra en todo el país contra la orientación represiva del gobierno nacional y los gobernadores, y al cual el congreso se dirigió con una resolución específica y un planteo que parte de considerar el carácter social de la tierra, que ha sido expropiada por los distintos grupos capitalistas, para proponer un programa de salida.

Los delegados y delegadas no dejaron de señalar el crecimiento del Polo Obrero al ritmo que crecen las necesidades populares más elementales. Actualmente, el Polo cuenta con unos 400 comedores populares en 187 localidades de todo el país, lo que lo coloca como una fuerza nacional en ascenso, con instalación en los lugares donde más urgen las necesidades.

La conformación de la Juventud del Polo Obrero en las vísperas de un agravamiento de la represión policial y el gatillo fácil contra la juventud también se mostró como un gran acierto para organizar a miles de jóvenes contra el intento de regimentar las barriadas obreras y por el Fuera Berni y el desmantelamiento de la Policía bonaerense ante la desaparición seguida de muerte del joven Facundo Castro.

Lo mismo vale para las reivindicaciones de la mujer, ante un crecimiento de los casos de femicidios durante la pandemia y el estrechamiento de la realidad material de las víctimas de violencia de género que muchas veces se ven obligadas, como se ha visto en Guernica, a retirarse de sus hogares sin ningún sustento. La intervención del Polo Obrero choca con el oscurantismo evangélico y católico que defienden una orientación reaccionaria y sabotean los derechos de las mujeres en los barrios.

También se destacó el trabajo realizado con la reciente conformación de la Agrupación de Trabajadoras de Casas Particulares, que nuclea a uno de los sectores laborales más vulnerados y golpeados por la pandemia, que han dado un salto en su organización y acción en el último período.

Un polo de independencia de clase

El documento elaborado por la comisión señala que las “reivindicaciones más elementales […] son incompatibles con el curso fondomonetarista del gobierno y del conjunto del régimen donde la oposición de la derecha actúa como garante de esa orientación”.

Esto se expresa en los planteos engañosos de Grabois y la burocracia sindical de “repoblar el país” y crear empleo, que son la tapadera para formalizar la precarización laboral bajo el planteo de desarrollar la “economía popular”.

La comisión del Polo Obrero reafirmó el planteo de la lucha por el trabajo genuino y el pase a convenio y/o planta permanente de todos los compañeros, sobre la base de un plan masivo de obras públicas orientado a satisfacer las necesidades obreras y populares insatisfechas.

La lucha por la independencia política del movimiento de desocupados trasciende, incluso, las barreras nacionales. El congreso también discutió el acierto y el valor de la constitución de la Agrupación de Trabajadores Bolivianos (Atrabol), que sirve como reagrupamiento de la comunidad boliviana en el país, para enfrentar el golpe imperialista en Bolivia e intervenir en el proceso boliviano para separar a las masas explotadas, campesinas y trabajadoras, del nacionalismo burgués claudicante.

El Congreso del Partido Obrero se colocó el desafío de conquistar la conciencia política de miles de trabajadores desocupados que salen a luchar todos los días contra el gobierno de Fernández y el régimen del FMI. Lo que deja planteado la tarea de “impulsar una alternativa política de los trabajadores frente a la crisis creciente del gobierno peronista y el papel antiobrero de la derecha que viene de fracasar con Macri”, como señala el documento aprobado.

También te puede interesar:

El debate estuvo nutrido por las vastas experiencias de lucha que abonan las conclusiones.
Un frente único de organizaciones sociales realizará acciones sobre las rutas ante la falta de respuestas del gobierno.
La iniciativa forma parte de una campaña nacional por la recuperación de tierras.