05/08/2015 | 1375

Gran pasantía interdisciplinaria en Formosa

Vamos por la unidad de campesinos, originarios, estudiantes y trabajadores


La pasantía interdisciplinaria de la UJS en Formosa se transformó en un hecho político provincial. Los medios locales siguieron de cerca los pasos de los casi 90 estudiantes universitarios que durante una semana recorrimos las comunidades del interior y organizamos con campesinos, originarios y trabajadores formoseños, una movilización a la Gobernación en reclamo de tierra, trabajo y salario.


Los compañeros de las distintas facultades hicieron un relevamiento de la situación de la salud, infraestructura y la contaminación de la tierra y el agua. El resultado es contundente: los trabajadores del campo y la ciudad viven con bajísimos salarios y en condiciones paupérrimas; el sistema de salud y educativo, los caminos y las telecomunicaciones se encuentran en un grado de atraso brutal. Claramente, el gobierno de Gildo Insfrán, apoyado en un régimen de patotas e instituciones monolíticas, beneficia a un puñado de terratenientes y banqueros que depredan la tierra y hunden la provincia en el máximo atraso. Los compañeros que acamparon en Colonia Muñiz sufrieron, otra vez, los aprietes y amenazas de los punteros gildistas.


El objetivo de los estudios era profundizar y perfeccionar un programa para los explotados formoseños, colaborando con la plataforma del Partido Obrero local. La campaña por «Altamira presidente» sumó al conjunto de los estudiantes que viajamos y a nuevos compañeros campesinos y trabajadores, sumando fiscales y adhesiones en Pirane, Las Lomitas y la capital.


La lucha por organizar un movimiento de mujeres en la provincia merece una mención aparte. Realizamos comisiones, asambleas y charlas con compañeras originarias y campesinas. Se discutió sobre violencia, aborto, trata y la situación de la salud pública que, sin dudas, es lo más preocupante para las compañeras. Se resolvió poner en pie una organización de mujeres en todas las localidades presentes para organizar, desde allí, delegaciones que viajen al próximo Encuentro Nacional de Mujeres en Mar del Plata.


La multitudinaria marcha final de la pasantía deja planteado un gran movimiento unitario en la provincia en defensa del trabajo y la tierra. De regreso, desembarcamos en el acampe en la avenida 9 de Julio, donde el conflicto de las distintas comunidades originarias adquirió una proyección nacional.


Como decía la bandera de la Fuba en la marcha contra Insfrán: «Campesinos, originarios, trabajadores y estudiantes, unidos y adelante».

En esta nota