02/02/2006 | 932

Juró en El Bolsón nuestra convencional

La lucha contra las multinacionales

Con estas palabras, nuestra compañera Leticia García asumió el 28 de enero -en el marco del 80º Aniversario de El Bolsón- el cargo de convencional para el que resultó electa el pasado 23 de octubre.


 


La Convención municipal que reformará la Carta Orgánica de la localidad, aún no ha determinado su agenda. El Ejecutivo municipal mantiene un total hermetismo, con la clara intención de que la Convención se agote rápidamente.


 


Hemos iniciado una campaña de denuncia de los objetivos reaccionarios que persigue la Convención, que es adecuar el marco normativo legal que le permita avanzar en la entrega de tierras del ejido municipal a las multinacionales (particularmente a Hidden Lake, del multimillonario inglés Charles Lewis) y en librar centenares de lotes urbanos fiscales a la especulación inmobiliaria.


 


La nueva Carta Orgánica se propone eliminar el status de “área protegida” que tienen varios parajes aledaños a El Bolsón, pretendidos por Lewis, en particular la denominada Pampa de Ludden, donde nacen las aguas que hoy riegan numerosas chacras del cinturón productivo de El Bolsón… lo que a su debido tiempo plantearía el desplazamiento de numerosos campesinos, entre ellos familias mapuches que habitan estas tierras desde hace más de un siglo.


 


Para facilitar este enorme negociado -y el no menos importante de la especulación con terrenos urbanos- el oficialismo plantea “ampliar” los poderes del Intendente municipal, al mejor estilo K.


 


Junto a la denuncia, y a una campaña de abierta oposición al saqueo y a los “superpoderes”, el Partido Obrero de El Bolsón se empeñará en desarrollar sus propios proyectos, dando respuesta a las necesidades y requerimientos de los trabajadores y la juventud, difundiéndolos ampliamente en las tomas, en los colegios y en las barriadas laboriosas, mostrando, de cara a la población, las posibilidades que ofrecería una convención de contenido popular, basada en el debate colectivo de los pobladores, una verdadera Asamblea Popular Constituyente que permita a los trabajadores tomar el futuro en sus propias manos.


 


Finalizada la jura, “el pequeño pero bullicioso grupo de simpatizantes del PO” (al decir de los medios locales) que acompañó a Leticia, nos trasladamos a la entrada de la Feria regional, donde colocamos nuestra bandera y piqueteamos 17 prensas y tres El Obrero Internacional, comenzando a cumplir, de esta manera, con el juramento de nuestra compañera.