03/02/2011 | 1164

Más que nunca, con los derechos políticos del Partido Obrero

Por Jacyn

Por disposición de la Cámara Nacional Electoral, en el último año caducaron las personerías electorales de 149 partidos políticos, esto como consecuencia de la llamada «reforma política», impulsada por el kirchnerismo con la complicidad de la UCR.

Tras su aprobación en el Congreso, el Poder Ejecutivo vetó dos artículos de esa ley que morigeraban sus alcances más restrictivos: uno postergaba hasta fines de 2011 la aplicación del piso de afiliados para la manutención de las personerías, y otro establecía que las caducidades vinculadas con los resultados electorales se aplicarían a partir de los comicios posteriores a su entrada en vigencia.El veto presidencial a la ley sancionada en el Congreso todavía se encuentra pendiente de tratamiento en el Senado para su ratificación o rechazo -los diputados ya se pronunciaron por su rechazo. Los bloques oficialista y radical, que dominan la Cámara Alta, han cajoneado su tratamiento ex profeso. Ambas fuerzas comparten el objetivo de tratar de forzar mediante una ley del Estado, una polarización electoral, y hasta contener su propia disgregación, aunque la proliferación de candidatos y colectoras en ambos bandos revelarían que están fracasando en ese sentido.

La Justicia electoral, copada por el kirchnerismo, ha hecho caso omiso de la falta de definición en Senadores y ha tomado como causales de caducidad resultados electorales anteriores a la nueva legislación. A la vez, puso en vigencia exigencias leoninas para la captación de nuevos afiliados. El Partido Obrero ha interpuesto un recurso extraordinario ante la Corte Suprema por aquellos distritos en los cuales nos hemos visto perjudicados por esta aplicación discrecional de la nueva legislación.

Por una alternativa obrera y socialista a la estafa K

Resulta evidente que una «reforma política» sobre la que se pretende montar una polarización entre bloques políticos patronales está apuntada especialmente a la proscripción de una oposición por izquierda al gobierno, como lo revela la profusa difusión brindada por los medios K y sus bloggeros a la caída de personerías electorales del Partido Obrero en algunos distritos. El gobierno desinforma, porque la personería nacional del PO se mantiene vigente y hemos apelado ante la Justicia los dictámenes de caducidad en aquellos distritos en los que nos vimos afectados. La divulgación sesgada y mal intencionada de los dictámenes de primera instancia de la Cámara Electoral forma parte de la campaña oficial contra el PO, que busca desacreditarnos como alternativa política a la estafa del kirchnerismo y marginarnos de la contienda electoral de 2011.

El Partido Obrero, su militancia y sus simpatizantes, sin embargo, protagonizaron durante el último año una enorme movilización en defensa de sus derechos políticos.

Actualmente, el Partido Obrero se encuentra en el tramo final de una fuerte campaña por la renovación de sus personerías y por la formación de nuevas en varios distritos. Es una campaña centrada en el desarrollo de una alternativa independiente desde la clase obrera y del pueblo que sufre la carestía y la pauperización, en la que llevamos reunidos casi 30 mil nuevos afiliados, especialmente entre la juventud y los trabajadores. El Partido Obrero participará de los próximos comicios con representación en 16 distritos.

Apoye con su firma la lucha del Partido Obrero contra la proscripción, para que los trabajadores tengamos nuestra propia voz en las elecciones de este año.

En esta nota