Partido

3/4/2008

|
1031

UNA LUCHA DE CINCUENTA AÑOS | Pastajeros y productores del Ingenio La Esperanza

Marchas, cortes de ruta , viajes a Capital Federal, congresos regionales… ¿Qué más tienen por hacer los más de 400 pastajeros y pequeños productores de La Esperanza que trabajan la tierra improductiva o abandonada por la empresa desde hace más de medio siglo? La quiebra no sólo compromete a la caña de azúcar, sino un remanente abandonado de casi 50.000 hectáreas.
El punto clave en discusión para los productores es la titularización de las parcelas. La venta del ingenio cercenaría la posibilidad de colonizar y producir para el mercado regional; de darse la entrega del ingenio a un pulpo privado, estas familias engrosarían las villas miseria como ya sucede con los expulsados del campo.

San Pedro: "Capital provincial de la agricultura"
Los pequeños productores diseminados a orillas del río San Pedro denuncian la escasez de agua en pleno apogeo de cosechas y siembras, desde la zona de Los Pericos hasta El Ramal. Esto porque grandes fincas tabacaleras se apropian del agua con acuerdo de Recursos Hídricos; la poca que baja la acaparan los amigos del poder. Para los chacareros, el agua es intocable. La llamada "cuna de la agricultura jujeña" es la muestra clara de que los sectores beneficiados fueron los Jorge (últimos dueños de La Esperanza), los Torino, los Francini, los Blaquier (Ingenio Ledesma) y los tabacaleros, en detrimento del pequeño productor jujeño.
Los trabajadores del campo conviven con la desigualdad, la arbitrariedad, el despotismo y la complicidad del gobierno; peronistas y radicales aprovechan "la crisis del campo" para blanquear sus negocios con los patrones.
Reclamamos: titularización de las tierras, ninguna venta del Ingenio La Esperanza; municipalización bajo control de trabajadores y vecinos; desarrollo productivo; agua para todos los que viven de los cultivos; impuestos progresivos a los terratenientes; por un polo de pastajeros y pequeños productores en beneficio de San Pedro y La Esperanza.

Mario Leguiza

En esta nota