¿Donde está Diego?

A un mes de su desaparición dentro del Ceamse y sin que ninguna autoridad se haya hecho responsable, mientras la presión para que se cierre la causa es cada día mayor, no vamos a permitir que esto quede impune. El negocio de las ocho mil toneladas diarias de residuos que recibe esta empresa es lo que nos está costando la salud, la integridad física y tal vez la vida. Han comenzado una campaña de extorsión en los barrios linderos (Costa Esperanza, Barrio Libertador, Barrio El Libertador, Puerta 8, Lanzone, Suárez y Carcova) prometiendo la entrega de material reciclable a cambio de “que no jodan en la marcha”. Denunciamos la extorsión que realizan Benito Roggio y Cía, montada sobre el hambre y la desesperación de centenares de familias desocupadas que día a día buscan en el reciclaje unos pocos pesos para la olla.


Si Diego se escondió es porque sabía lo que le esperaba si lo encontraba la “seguridad” (nada más ni nada menos que la Bonaerense de la 5ª de Billinghurst): palos, amenazas, golpes, violaciones, vejaciones y palizas hasta “el coma” (un vecino quedó en terapia después de que lo encontraran llevándose unos plásticos para revender). ¿Quién tiene a Diego? La misma Bonaerense que secuestró a Axel Blumberg, la misma que encubrió al “Nene” Sánchez, la misma que mantuvo agonizando a Sebastián Bordón hasta su muerte… ¿Ellos van a encontrar a Diego? ¿La misma que patrulla nuestro barrio intimidando a los vecinos para que no realicen las denuncias? ¡Fuera la Bonaerense y la Gendarmería de los barrios! Hacemos responsable a Solá de nuestra seguridad dentro y fuera del barrio.


Este lunes 19 de abril, a las 10 horas, iniciaremos una huelga de hambre frentre a la sede central del Ceamse hasta lograr el retiro de la Policía y la Gendarmería de nuestros barrios, para que los verdaderos responsables vayan a prisión.