fbnoscript
6 de julio de 2012 | #1229

¿Roggio deja el Subte?

Han empezado a circular versiones que indican que el grupo Roggio dejaría la gestión del subterráneo, dada la situación financiera de la empresa. De acuerdo a sus voceros, Metrovías dejó de recibir 140 millones de pesos en lo que va del año (BAE, 02/07). Esto se debería a que el gobierno nacional gira un 50 % de los subsidios, comparado con el año pasado. Pero incluso de ese 50%, Metrovías sólo recibe la mitad, pues el gobierno nacional deposita el resto en una cuenta "fiduciaria para obras" del gobierno de la Ciudad, que Macri no toca porque supondría hacerse cargo de hecho del servicio del subte. El aumento del boleto, del 127%, no logró compensar el 50% del subsidio que le hubiese tocado poner a la Ciudad, porque se produjo una caída de la cantidad de pasajeros del orden del 20%.
Si Roggio dejara la gestión del subterráneo, éste volvería a la Ciudad, que es la propietaria, por medio de la empresa Sbase. De ese modo, se lograría lo que quiere el gobierno nacional: traspasarle el servicio del subte a la Ciudad, para que "Macri se haga cargo" -como reclama Pianelli, el dirigente kirchnerista del sindicato del subte- de llevar adelante el ajuste y pague el costo político de un tarifazo mayor. El empantanamiento en la cuestión del transporte es total. El diario BAE informa que aunque se le transfirió el servicio de los ferrocarriles Sarmiento y Mitre así como los subsidios millonarios a la Ugofe dirigida por los grupos Roggio y Romero, aún no hay nada firmado. Circula también la versión de un segundo traspaso, esta vez a la empresa estatal Sosfe, dirigida por el abogado de la burocracia de la Unión Ferroviaria Juan Anaya. Volviendo al subterráneo, es necesario señalar que aún no se resolvió la paritaria de sus 4.000 trabajadores. Roggio afirma que reunió los fondos para el aguinaldo con dificultad y que no tiene capacidad para aumentar los salarios si no se incrementan los subsidios o tarifas. Esto hace prever que en las próximas semanas, se plantearán cuestiones decisivas. Es preciso enfrentar el ajuste kirchnerista-macrista con un plan de lucha independiente de los trabajadores. El PO apoyará esta perspectiva, además, con una campaña para terminar con el esquema privatizador menemista aún vigente, con una nacionalización del trasporte bajo control de los trabajadores.

Compartir

No cars.

Comentarios