fbnoscript
6 de julio de 2012 | #1229

Otro paso de ruptura de los trabajadores con el gobierno

Hace sólo siete días, los medios oficialistas presentaban a la movilización de la CGT en Plaza de Mayo como un “fragote de la oposición y las corporaciones mediáticas”. Habrá que ver lo que dicen ahora de los paros y movilizaciones convocados por Yasky y Baradel contra el pago del medio aguinaldo en cuatro cuotas -o sea en ocho parcelas. Para los trabajadores, no es sólo el gobernador quien carga con la responsabilidad de esta crisis, aunque CFK juegue a la distraída.
En cualquier caso, la quiebra bonaerense es apenas la expresión visible de un derrumbe en la organización económica y social del Estado. Dieciocho provincias presentan problemas de pagos con sus trabajadores y proveedores. En previsión de lo que se viene, Binner ha propuesto a Cristina un “gobierno de concertación nacional”. Es que en dos meses, “la provincia debería desdoblar también el pago de salarios” (AF, 4.7). El dislocamiento de los estados tiene otra expresión en la huelga policial de Santa Cruz, el aparato de represión que viene asegurando el “ajuste” contra docentes, estatales y petroleros. En Chubut, los obreros tercerizados de la construcción pelean a brazo partido contra el pulpo Pan American y todos los poderes del Estado. Así funciona la ‘recuperación de la soberanía energética’. Derrumbe económico Los golpes a salarios y aguinaldos así como la paralización de la obra pública, son un mazazo a la actividad económica. Una mayoría de especialistas asegura que hay una recesión industrial. La tentativa de pesificar el movimiento inmobiliario ha fracasado y los permisos de nuevos obras han caído un 50% respecto de junio del año pasado. Los voceros de la construcción privada consideran que “el megaplan del gobierno para construir viviendas será imposible de cumplir” (AF, 19.6). El boom de los precios de la soja, por la sequía norteamericana, acentúa los desequilibrios, porque financia los subsidios a las privatizadas que crecen aún más que la inflación. La posibilidad de que el precio de la soja se derrumbe, porque “China ya se encuentra en caída libre” (AF, 3.7), acentúa la presión para que se apure la devaluación del peso y los tarifazos. Los relevos En este cuadro de disolución del gobierno kirchnerista, la reforma constitucional reeleccionista sólo levanta rechazos. Es el caso del presidente de la Corte. El “ultra K” Alperovich, campeón del bioetanol y la desnutrición infantil, acaba de reunirse con los intendentes de su provincia, Tucumán, para apoyar las pretensiones de Scioli en 2015. En la Legislatura bonaerense, el FpV perdió la mayoría a fuerza de divisiones; ¿es un anticipo de lo que podría ocurrir en el Congreso Nacional? La asociación empresarial IDEA, que acunó a Menem cuando éste era aún un ‘indeseable’, asegura que “gran parte del establishment ve últimamente (en Scioli) una alternativa política válida para los próximos años”. (La Nación, 23.6). Pero es una alternativa que deberá pasar antes por el “ajuste”, salvo que se haga echar para volver en 2015. Alternativa política Algunos comparan a la actual crisis con la que enfrentó al kirchnerismo con el capital agrario, en 2008. Es al revés: en lugar de sojeros, hay obreros; los capitalistas operan desde la retaguardia, favorecidos por los ataques del ‘progresismo’ contra la ‘aristocracia obrera’. El XXI Congreso del PO va a debatir las condiciones y las tareas para ese desarrollo político.

Compartir

Comentarios