fbnoscript
26 de julio de 2012 | #1232

CFK-Scioli, "la paz en Siria"

CFK apuró a los fotógrafos que la registraban junto a Scioli. con una frase de antología: “vamos chicos; si no, parece la paz en Siria”. Para el kirchnerismo la cruzada contra el gobernador es lo más parecido a “una jihad islámica”. Lo que hizo recular al gobierno nacional fue la certeza de que las huelgas contra el desdoblamiento acabarían cruzando el Riachuelo. Todos saben, por otro lado, que la firma de una paz en Siria es lo más cercano a lo imposible. Cristina no volteó a Scioli, pero colocó en la agenda el ajuste en la provincia, lo cual le dará motivos de sobra en los próximos meses para renovar la ofensiva con el gobernador “teflón” -si a ella no la pone contra las cuerdas el ímpetu de una devaluación del peso. No hacen falta encuestas para verificar que la comprensión política de los trabajadores ha cambiado de carácter. El 12 de julio, en la primera y gran manifestación popular -que abrió el proceso huelguístico, con 15.000 personas bajo la lluvia- los cánticos contra Cristina se impusieron desde abajo, abrumadoramente, e incluyeron a Scioli. Scioli tampoco depuso las armas. Y esto por la simple razón de que se ha convertido en la pieza de choque que los partidarios de un cambio de rumbo económico han elegido para confrontar con el oficialismo nacional. Es así que avanzó con la concesión de los juegos por 15 años -por decreto- a catorce de los más de 40 concesionarios de bingos y casinos, actividad que aporta más de 2.000 millones a las arcas provinciales. Con esta maniobra, Scioli arrima 400 millones al contado y va sellando alianzas con sus propios socios. Entre los K, esto ha hecho germinar una idea curiosa: estatizar el juego, pero sólo en el ámbito bonaerense, donde los tahúres del kirchnerismo se encuentran en minoría -aunque los hipódromos de Cristóbal López (tragamonedas) no son moco de pavo. Para aguantar al cristinismo, Scioli está creando un equipo político en las sombras, el cual incluye a Lavagna, a Sarghini y a Alberto Fernández. Designó a Telerman en Cultura y coquetea con el moyanismo dentro de los límites que le imponen algunos intendentes enfrentados a Moyano. No falta tanto para las listas de 2013. La crisis conocerá nuevos y renovados capítulos en el plano económico. El pago de salarios -sueldo anual complementario- con créditos es una evidencia de la inviabilidad de las finanzas provinciales. La provincia está peor que la Comunidad Valenciana, en el Estado español, y que la quebrada Sicilia, en Italia. La burocracia sindical, sea cristinista o de centroizquierda, se apuró a levantar los paros sin planteamientos a futuro. Una verdadera dirección habría convocado a un congreso obrero para discutir la preparación de fuerzas en las próximas batallas.

Compartir

Comentarios