fbnoscript
26 de julio de 2012 | #1232

La CTA convoca a Congreso para sindicalizar a la Policía

El sábado 21, mientras estábamos emitiendo el programa de radio “Patagonia Obrera” por la News, se acercó un grupo de integrantes del Sindicato Policial de Chubut, quienes estaban desde hacía unos días manifestándose en Río Gallegos para solidarizarse con los policías de Santa Cruz -nosotros ya sabíamos que en el acampe policial se estaba escuchando nuestro programa. Los invitamos al estudio. A continuación transcribimos la parte más destacada del reportaje realizado a Carlos Michia -secretario general- y a Dante Rocha.
-¿Cuándo se constituyó el sindicato de policías en Chubut? CM: Se constituyó en 2003, como cualquier otro sindicato de trabajadores. Los policías consideramos que somos parte del pueblo, entonces tenemos los mismos derechos y las mismas condiciones para acceder a la sindicalización. Esta es una herramienta muy eficaz, no solamente a los efectos de luchar por los derechos laborales y sociales de los trabajadores. Las experiencias internacionales han demostrado -especialmente en Europa, donde existen sindicatos policiales- que los índices de inseguridad son menores, así como es menor la corrupción policial. -¿Se los reconoce legalmente? DR: En el país y en todas las provincias pasa lo mismo. La Organización de las Naciones Unidas ha aconsejado a los Estados miembro la sindicalización de sus fuerzas policiales. Nosotros somos cuerpos civiles uniformados, al servicio de la comunidad y de los habitantes. De ahí nace la gran confusión que hay, por la que a nosotros se nos pasa a considerar como parte de las fuerzas armadas o de los cuerpos militarizados, cosa que no somos, porque no hemos tenido esta formación. Nosotros decimos que somos fuerzas de la democracia. Yo los escuchaba a ustedes, cuando hace rato hablaban de la utilización que se hace de las fuerzas policiales como elemento de represión del Estado. Esto también lo venimos a plantear desde el movimiento sindical policial hace muchísimo tiempo. La Federación Argentina de Sindicatos Policiales ha nacido en 2000; no es una cosa nueva, aunque ahora se ha instalado gracias a este conflicto de Santa Cruz. La CTA está convocando para el mes que viene a un congreso, en el que se va a hablar de la sindicalización policial. El Estado nos niega el derecho, porque prefiere usarnos como herramienta de represión, que no es una función específica que nosotros tengamos que cumplir. Por ejemplo, una de las experiencias más ricas que hay en Latinoamérica es el Sindicato de Policías del Uruguay, el cual no permite que sus hombres sean utilizados como elementos de represión del Estado. -¿Lo tienen como parte de los estatutos? DR: Está asentado en el seno de la Central Unica de Trabajadores del Uruguay y por ley en Uruguay. En Argentina hay un vacío legal, porque no existe una prohibición expresa en lo que hace a la sindicalización; entonces, todo aquello que no está prohibido está permitido -artículo 19° de la Constitución Nacional-; somos hombres de derecho. Lo que ocurre es que nos han utilizado siempre como elementos de represión del Estado y hoy se encuentran con un grupo de policías que piensan distinto, que actuamos de manera distinta. Somos concientes de que nos queda un trabajo muy duro para realizar dentro de cada una de las dependencias policiales y para hacerle entender este mensaje que hoy estamos transmitiendo a la comunidad, a los hombres y mujeres que hoy integran las distintas policías del país. En ese camino estamos, y vamos a seguir en la pelea para que se respete la libertad sindical y para que los policías podamos estar definitivamente sindicalizados a lo largo y lo ancho del país. -¿Cómo ven el reclamo de Santa Cruz? CM: Nosotros, en principio, como sindicato de base de la Federación de Policías y Penitenciarios, venimos a apoyar esta lucha legítima que hay que destacar por su manera pacífica, donde los policías solamente ejercen el derecho de peticionar a las autoridades. Creo que los policías no solamente de Santa Cruz, sino de todo el país ganan la mitad de lo que necesitan para vivir. Acá estamos hablando de una canasta básica de 12.000 pesos y los policías no ganan ni siquiera la mitad. Y aun con este pequeño aumento que se les va a dar, muchos siguen estando por debajo de la línea de pobreza. Entonces, se trata de una situación muy difícil: los sindicatos policiales luchan por estas cuestiones, por la justicia salarial que debe tener este conjunto de trabajadores. Nosotros estamos muy contentos por las ganas, por la garra que le puso esta policía. Hubo más de dos cuadras de manifestantes y otras dos cuadras de autos. Eso nos enorgullece y nos motiva para seguir luchando en pos de este derecho, al que hoy el gobierno viene negando sin argumentos válidos. El Ministerio de Trabajo de la Nación niega la constitución de sindicatos policiales, porque traería aparejada la “rotura de mandos”. Esto queda por tierra con lo que pasa en la provincia de Santa Cruz, porque sin que haya un sindicato policial, la cadena de mandos hoy no existe. Evidentemente, lo que quiebra la cadena de mandos son las injusticias, las amenazas y las presiones. El sindicalismo policial viene para luchar por todo esto, pero no solamente por las cuestiones sociales y laborales de los compañeros policías: una policía mejor remunerada, más capacitada, más profesionalizada, sin el molde militar y democratizada será una policía más eficiente para combatir el delito. Nos vamos muy contentos de esta provincia y felicitamos a los compañeros, a los familiares y a los retirados, quienes han estado todos juntos en esta lucha. -Hay planteos oficialistas de sindicalización policial sin derecho a huelga. ¿Qué opinan? DR: -Ocurre que el derecho a huelga es un derecho constitucional y los trabajadores no debemos nunca renunciar a nuestros derechos. Se podrá limitar, por tratarse de un servicio esencial que se presta a la comunidad; pero nunca renunciar a ese derecho. El Estado debe entender que no lo puede prohibir. Todavía la medida de fuerza en Santa Cruz no se ha levantado y no se va a levantar hasta que no haya documentación respaldatoria de que no va a haber sanciones, porque todas esas son consecuencias que el movimiento sindical de los policías sufrimos. Nosotros en Chubut, en el mes de abril, tuvimos una dura batalla contra el gobierno de la provincia, tratando de lograr alguna reivindicación salarial, y terminamos detenidos. Allí, la jueza y la fiscal entendieron que no había delito y nos liberaron inmediatamente, por eso seguimos siendo miembros activos de la policía de Chubut y seguimos trabajando en el sindicalismo, porque estamos convencidos de que es la herramienta válida para solucionar un montón de problemas. Muchas gracias.

Compartir

Comentarios