fbnoscript
13 de septiembre de 2012 | #1239

Neuquén: Iniciativa legislativa del Partido Obrero

La expropiación de Zanón fue votada por la Legislatura neuquina hace tres años (Ley 2656/09), pero el Estado neuquino no avanzó en la aplicación de la misma. Mientras tanto, Cerámica del Valle ya cerró y Stefani también se encuentra en una situación precaria.

La caída de la actividad industrial y de la construcción refuerza la concentración a favor de los mayores monopolios del rubro. Para Zanón y Cerámica del Valle cae la demanda y aumenta el costo de materias primas y productos, mientras que, a la vez, aumenta el deterioro y la caducidad de equipos y maquinarias.

Entre altas y bajas, lo que cae frente al costo de vida es el salario de los obreros y, sobre todo, el de los que sostienen las cooperativas, quienes resignan parte de su esfuerzo laboral para sostener la producción. La presión de la crisis cumple el papel de disciplinamiento y explotación obrera que las patronales ejercían antes en forma directa.

La aplicación de la ley de expropiación lleva tres años en la congeladora. Mientras avanza en acuerdos con la ‘patria contratista’ local o nacional, condena a la agonía a las ceramistas bajo gestión obrera, cuando su producción se podría aprovechar para la reactivación de la obra pública.

El proyecto

La iniciativa, que el Partido Obrero impulsa en el marco del Frente de Izquierda, es un proyecto de ley en defensa de las fábricas recuperadas ceramistas de la provincia que obligue al Estado provincial (patronal).

a reconocer el carácter de proveedoras exclusivas a las ceramistas neuquinas, en función de un plan de obras públicas -sean estas de ejecución directa o mediante terceros.

Plantea que el Estado deberá adquirir los productos manufacturados por las empresas a título oneroso, es decir pagarlos -no a cambio de la devolución del pago a los acreedores privilegiados (como Iadep, Sacmi y la Corporación Financiera Internacional) que establece la ley de expropiación de Sapag.

El proyecto establece incluso los volúmenes a adquirir, para que el Estado no compre productos en cantidades simbólicas. Asimismo, establece los precios unitarios y el ajuste por el índice de construcción (de la Cámara Argentina de la Construcción), plazos de entrega de la mercadería y pagos de la misma.

El proyecto plantea que ante un retraso en la ejecución de la obra pública, no se interrumpa la absorción de la producción de cerámicas mediante un sistema de acopio.

También establece la creación de un Comité de Aplicación a los efectos de garantizar el cumplimiento de la ley, integrada con la representación de los trabajadores, para garantizar que los beneficios y los montos resultantes que surjan de la aplicación estén destinados a conservar, ampliar los puestos de trabajo actuales y para preservar y mejorar las condiciones laborales y salariales de los trabajadores. Y que cualquier modificación, indefectiblemente, deberá ser más beneficiosa para los trabajadores y deberá contar con su aprobación previa.

Hemos presentado el proyecto en la bancada del Frente de Izquierda y en las fábricas, para ser debatido y enriquecido con todos los aportes de los propios obreros que ya lo tienen en sus manos. Ya se ha abierto un gran debate.

Algunos compañeros se preocupan por darle forma a los anexos (volúmenes de compra, precios, costos, infraestructura, etc). Otros, a anticipar los obstáculos políticos y elaborar una gran campaña para ganar la adhesión popular activa que supo tener la lucha de Zanón.

Este proyecto es un planteo integral de defensa de la mayoría de la población trabajadora frente a la crisis: un plan de obras públicas para superar la necesidad de viviendas, escuelas y hospitales. O sea: ligar los problemas más urgentes de la población neuquina.

Llamamos a todos los trabajadores a movilizarse y reclamar a la Federación Nacional (Focra) para que apoyen el reclamo neuquino por Zanón y Stefani -que es, en definitiva, una salida a favor de los trabajadores de conjunto.

El proyecto está sobre la mesa. Es más que un planteo legislativo: es el punto de referencia de una movilización y lucha a escala nacional.

Patricia Jure

Compartir

Comentarios